LA MARINA PLAZA

Hidraqua
Periodisme, passe el que passe
Publicat: dimarts, 24 maig, 2016

El IES de Gata de Gorgos aplica el innovador método educativo Flipped Classroom

Autora: Sara Torres Signes, alumna de 1º de Bachillerato del IES Matemàtic Vicent Caselles Costa, Gata de Gorgos.

IMPORTANTE: Este artículo de opinión se corresponde con una práctica de redacción del alumnado en el marco del programa La Marina Plaza a l’Escola. Su contenido no tiene por qué corresponderse necesariamente con la realidad.

 

En enero de 2016, el profesor de filosofía se dio cuenta de que el método tradicional de dar clase no estaba funcionando, por lo que utilizó el “flipped classroom” en su aula. Esto implicaba una mayor dedicación por parte suya, pero también de sus alumnos. Creó un blog (latemperaturadelaigua.blogspot.com), en el cual colgó las tareas que sus alumnos tendrían que hacer.

Sorprendentemente, el experimento fue exitoso, pues los 35 alumnos se implicaron en esta nueva manera de dar clase. Consistía en, primero, inventar un personaje incluyendo sus aspectos morales e ideológicos para seguidamente crearle una utopía. Dicha utopía podía estar basada en los pensamientos de sus personajes, implantando leyes, administrando y justificando el poder, entre otros. Al final del curso, deberán presentar un trabajo final en el cual reflejen todos los conocimientos que hayan ido adquiriendo.

flipped-graphic_reinertcenter

El Flipped Classroom, o Aula Invertida en español, es definido como “un enfoque pedagógico en el que la instrucción directa se mueve desde el aprendizaje colectivo hacia el aprendizaje individual, y el resultante se transforma en un ambiente de aprendizaje dinámico e interactivo en el que el profesor guía a los estudiantes a medida que se aplican los conceptos y puede participar creativamente”.

Sin embargo, “flippear” trata de enfocar la clase combinando la enseñanza directa con métodos que incrementan el compromiso e implicación de los estudiantes con el contenido del curso y mejorar su comprensión.

Jonathan Bergmann y Aaron Sams, dos profesores de química en un instituto estadounidense, fueron los primeros en llamar a dicho método: “Flipped Classroom”. Bergmann y Sams se dieron cuenta de que los estudiantes frecuentemente perdían algunas clases por determinadas razones. En un esfuerzo para ayudar a estos alumnos, impulsaron la grabación y distribución de videos, pero además, se dieron cuenta que este mismo modelo permite que el profesor centre más la atención en las necesidades de aprendizaje de cada estudiante.

En resumen, la innovación educativa que supone este modelo aporta principales beneficios tales como: permitir al profesor dedicar más tiempo a la atención a la diversidad, proporcionar al alumnado la posibilidad de volver a acceder a los mejores contenidos generados o facilitados por sus profesores y crear un ambiente de aprendizaje colaborativo en el aula.

Contingut patrocinat
La Marina Plaza. Noticias. Diario de la Marina Alta.