LA MARINA PLAZA

Feslalí Alcalalí en Flor
Periodismo, pase lo que pase
Publicado: lunes, 12 febrero, 2018

La UE abre investigación por los vertidos de Monte Pego al Marjal

  • La asociación de vecinos lleva años denunciando que la depuradora de la urbanización no da abasto y traslado la problemática al parlamento europeo

El continuo vertido de aguas sin depurar que, según los vecinos, produce la urbanización de Monte Pego en las inmediaciones del parque natural del Marjal serán investigados por la Unión Europea. La asociación de residentes Pro Monte Pego lleva años denunciando esa situación y acabó llevando el asunto a las instituciones de Bruselas. Ahora, ha recibido, según señala en un comunicado, la aceptación de la petición que cursó al parlamento de Estrasburgo y la comunicación de la apertura de una investigación por parte de la Comisión Europea “por posibles incumplimientos de las directivas europeas de Medio Ambiente, Salud Pública, y Seguridad Alimentaria”.

Los vertidos que denuncian los vecinos de Monte Pego.

Lo que lleva denunciando hace tiempo la asociación y que en varias ocasiones ha negado la promotora de la urbanización, es que se están vertiendo aguas sin depurar junto al Marjal. Lo atribuye a la complejidad que genera la concurrencia de competencias en la zona. No hay que olvidar que Monte Pego ocupa tres términos municipales diferentes: Pego, Dénia y Benimeli. “Durante los últimos 15 años una disputa legal entre los ayuntamientos, liderados por Pego, y los desarrolladores de la urbanización Monte pego, ha impedido que la urbanización se haga pública y reciba servicios básicos urbanos de los tres ayuntamientos”, indica Pro Monte Pego.

Las disputas legales que se arrastran años tienen entre sus consecuencias, según los vecinos, que “todas las infraestructuras han sufrido mucho”. Inluido el sistema de alcantarillado, “que nunca se conectó al sistema de depuración principal, como se había planeado originalmente”. Con ello, el escaso equipamiento para de que dispone Monte Pego en esta materia, “una pequeña planta de tratamiento de residuos y una serie de tanques sépticos”, se ha mostrado insuficiente. A medida que la urbanización ha crecido, la capacidad de la vieja depuradora se ha quedado corta.

De ahí que, según denuncia la asociación, el desbordamiento de aguas residuales de la planta de tratamiento se viene produciendo como mínimo desde el año 2010, y va a parar “a un arroyo natural cercano que alimenta al parque natural”. Desde ese año, añade, Pego “paga regularmente” multas “de decenas de miles de euros” a la Confederación Hidrográfica del Júcar (CHJ), por los vertidos.

Los vecinos hablan abiertamente de contaminación y opina que el Ayuntamiento de Pego se ha escudado en las disputas legales pendientes para no resolver el problema. Eso es, señalan, lo que les llevó a poner los hechos en conocimiento de la Unión Europea con una petición a su parlamento. Ahora que se les ha comunicado la apertura de la investigación, señalan que ésta “se debió hacer mucho antes”, aunque confían en que “traiga a la urbanización el servicio que necesita: un sistema de alcantarillado adecuado y que proteja el medio ambiente”.

Deja tu comentario

Contenido patrocinado
La Marina Plaza. Noticias. Diario de la Marina Alta.