LA MARINA PLAZA

Hidraqua
Periodismo, pase lo que pase

Calp, el municipio que menos empleo creó en 2017 y Dénia el que más

RADIOGRAFÍA DEL MERCADO LABORAL 

  • Poblaciones de más de 10.000 habitantes El paro en la villa del Penyal  apenas bajó durante todo el año pasado un 1,1%, frente al 10% de Dénia, una de las mejores cifras entre las grandes ciudades de la provincia. En Xàbia, Benissa y Teulada se generó ocupación sólo por debajo de la media de la Comunitat
  • Poblaciones de más de 3.000. Pedreguer, Benitatxell, Pego y Ondara obtuvieron las mejores cifras de la comarca. En cambio, El Verger apenas creó trabajo y Els Poblets fue la única localidad donde ascendió el paro
  • Mucha precariedad. Casi un 90% de los  contratos son temporales (en 11 pequeñas poblaciones no se firmó ni uno solo indefinido) y los sindicatos alertan de que casi la mitad de la gente que abandona el Servef en realidad no ha hallado trabajo

Camareros en una terraza hostelera en El Raset de Dénia.

Al menos desde la pura estadística, 2017 fue un año bueno para el empleo. Superados los años de plomo de la crisis, el paro descendió en todos los lares. En la Marina Alta lo hizo un 8,6%, algo mejor que la media de la Comunitat Valenciana, que cerró el año pasado con una bajada del 7,9. Ahora bien, no a todos los municipios de la comarca les fue igual. Hubo llamativas diferencias.

Los grandes núcleos del litoral

El panorama más sombrío corresponde a Calp, donde durante 2017 el paro apenas se recortó un pírrico 1,1% con respecto al pasado año. Un dato más que preocupante, sobre todo si se tienen en cuenta dos cosas: que la población en la villa del Penyal sufrió un descenso oficial (por muy poco ha logrado quedarse por encima de los 20.000 habitantes); y que el gobierno local sigue apostando por el modelo turístico combinado de grandes hoteles y apartamentos que por el momento no está generando demasiadas oportunidades laborales. Y eso que en 2017 se inauguró el primero de esos macrocomplejos turísticos que se avecinan, el Suitopia.

Otros municipios de la costa estuvieron más entonados. Fue el caso de Dénia, donde el paro descendió casi un 10,4% precisamente en el año en que se está debatiendo aquí su modelo urbanístico y económico en el futuro con el nuevo PGE. Este buen guarismo cobra valor añadido si se amplía el zoom y se revisa toda la provincia de Alicante: las grandes poblaciones más favorecidas fueron industriales, no las turísticas; pues bien entre ellas se ha colado Dénia, sólo por detrás de Ibi (-10,9) y por delante de otras dos ciudades con ese carácter industrial, Alcoi y Villena.

La capital de la Marina Alta superó al resto de ciudades turísticas o de servicio de la provincia, incluidas las dos grandes ciudades, Elx (-6,3) y Alicante (-6%) y núcleos comparables a Dénia como Benidorm (-5,2%) o Torrevieja con un -4,8%. En realidad -y eso habla bien de la salud turística de la Marina Alta- otros dos grandes núcleos costeros de la comarca también superaron a Benidorm: fueron Benissa (-6,7) y Xàbia, que redujo su paro un 6,5%. La que peor parada salió fue Teulada, con sólo un -4,8%, en el furgón de cola de estos destinos turísticos como Torrevieja.

Los pequeños núcleos del litoral

En la costa de la comarca hay además dos localidades de un tamaño demográfico mucho menor. Y, durante el año pasado fueron la cara y la cruz: la cara, Benitatxell, donde el paro descendió un 13% (más que en Dénia); la cruz, en cambio, Els Poblets, la única población de la Marina Alta mayor de 3.000 habitantes donde no sólo se redujo el desempleo sino que subió y además en una cifra llamativa, más de un 6%.

Las grandes sombras

Ahora bien, sobre este descenso del paro más o menos generalizado (más allá de las excepciones anotadas) se siguen cerniendo grandes sombras. Aunque se haya repetido mil veces, no deja de ser verdad que el trabajo que nace en la Marina Alta es muy precario: un 87,8% de los contratos que se firmaron durante el pasado mes de diciembre fueron temporales, la misma cifra que hace un año.  Ni siquiera Dénia tiene derecho a sentirse optimista: es de todas las grandes poblaciones comarcales la que más temporalidad contractual tiene.

Y además, Comisiones Obreras ha enfriado más ese optimismo al advertir de que no todas las bajas en la lista del paro son de gente que se ha puesto a trabajar: por el contrario, casi la mitad de las mismas (un 45%) obedecen al efecto desánimo por el que ciudadanos abandonan el Servef, jubilaciones, abandono de las poblaciones donde se estaba residiendo hasta el momento o simplemente no renovación del periodo del paro.

Poblaciones de entre 3.000 y 20.000 habitantes

La denominada franja prelitoral de la comarca, donde se concentran además de los servicios mayor actividad industrial e incluso agrícola, obtuvo en general datos bastante buenos. De hecho, tres de esas poblaciones lideraron junto a Benitatxell y Dénia la bajada del paro en la Marina Alta: Pedreguer (-14,3%), Pego (-12%) y Ondara (-12%). Gata tuvo una reducción menor de las colas del Servef (-8,3%), pero aún mejor que la Comunitat Valenciana.

La gran excepción fue El Verger, donde en cambio el paro se redujo sólo en un pírrico 0,2%. O, por decirlo de otra manera en 2017 únicamente había un parado menos que en 2016 en esa población, tal y como se detalla en el cuadro que aparece en el inferior.

MUNICIPIOPARADOS 2017PARADOS 2016%+/-
PEDREGUER56566014,3%
PEGO56865313%
BENITATXELL14216513%
ONDARA63872512%
DÉNIA3.6664.09510,9%
LA MARINA ALTA11.85112.9768,6
GATA3974338,3%
MEDIA COMUNITAT VALENCIANA  -7,9%
BENISSA7417956,7%
XÀBIA1.6721.7896,5%
TEULADA5545814,8%
CALP1.6041.6321,7%
EL VERGER4184190,2%
ELS POBLETS123115+6,9%

En once poblaciones, no se hizo ni un sólo contrato fijo

El presente análisis se ha basado en las grandes poblaciones de la Marina Alta. En cuanto a las de menores dimensiones, hay dos datos que llaman la atención. El primero, que hubo otra localidad donde se engrosó la cifra de parados, Llíber, con un abultado +12%.

Y en segundo lugar, y en una prueba palpable de la precariedad laboral antes comentada, que hubo hasta 11 pequeños municipios de la comarca donde no se hizo ni un sólo contrato indefinido y todos fueron temporales: l’Arzúvia, Benigembla, Benimeli, Llíber, Murla, Parcent, Sanet, Tormos, Vall d’Alcalà, Vall d’Ebo y Vall de Gallinera.

 

Deja tu comentario

Etiquetas: , ,
Contenido patrocinado
La Marina Plaza. Noticias. Diario de la Marina Alta.