LA MARINA PLAZA

Hidraqua
Periodismo, pase lo que pase
Publicado: viernes, 12 enero, 2018

Cuarenta años haciendo régimen (de financiación)

  • Compromís impulsa la campaña #TracteJust para denunciar que la Comunitat lleva desde 1978 desnutrida en materia de financiación y reclamar una mayor aportación económica del Estado y mayores cuotas de autogobierno
  • Gerard Fullana recalca que las comarcas alicantinas como la Marina Alta todavía están peor financiadas que el conjunto del territorio valenciano

Cuarenta años haciendo régimen forzoso, que no voluntario. Desnutrida en materia de financiación. Así lleva desde 1978, cuando se articuló con la Constitución el Estado de las autonomías, la Comunitat Valenciana. El que muchos llaman régimen del 78 tiene una deuda con los valencianos cuya cuantía acumulada supera los 20.000 millones de euros. Esos son los mensajes que Compromís ha querido trasladar este viernes en la Marina Alta, con la presentación en Dénia de su campaña #TracteJust, con la que reclaman una mayor financiación para la Comunitat. Para ello han contado con la presencia del diputado en el Congreso Joan Baldoví, la coordinadora general del Bloc y co-portavoz de Compromís en les Corts, Àgueda Micó, el diputado autonómico Josep Nadal o el provincial Gerard Fullana. Y con la presencia de alcaldes y concejales de Compromís en toda la Marina Alta.

Un momento de la presentación de la campaña.

Ejercía de anfitrión el vicealcalde de Dénia, Rafa Carrió, que comenzaba ironizando al respecto del asunto a tratar. “Vamos a hablar de algo nuevo, que viene de 1978”, decía. Otro “mal d’Almansa” que llevan ya 40 años padeciendo los valencianos.

Los números cantan y los sintetiza la campaña lanzada por Compromís. La población de la Comunitat representa el 11% de la del Estado; su PIB, el 10%, En cambio, la inversión real en las comarcas valencianas se queda en un exiguo 3,5%.

No cabe duda de que esa infrafinanciación lastra la capacidad de acción y de autogobierno de la Comunitat, y eso es lo que pretende visibilizar la campaña. “Si un problema no se hace visible, no se soluciona”, señalaba Àgueda Micó en una versión políticamente más correcta que la del ‘quien no llora no mama’. Y es que, en su opinión, es es lo que “nos ha pasado al pueblo valenciano durante mucho tiempo”. Dejar patente ante Madrid la discriminación que sufre la Comunitat en materia de financiación.

Lo que viene a reclamar Compromís es justicia en el reparto de los fondos del Estado. Incluso que la Comunitat disponga de “corresponsabilidad fiscal y de gestión”, según reclamaba Josep Nadal. En definitiva, com ha señalado Carrió, “necesitamos más autogobierno y tener el dinero para decidir lo que queremos hacer, pues somos nosotros los que conocemos las necesidades de nuestro territorio y de nuestros ciudadanos”.

El acto lo han seguido militantes, alcaldes y concejales de Compromís.

Y es que los valencianos están, exponía la concejala ondarense Raquel López, “doblemente discriminados” en materia de financiación. Por ser “la comunidad peor financiada” y, a la vez, “el territorio que menos inversión recibe de todo el Estado”. En definitiva, lamentó que “el Gobierno central nos trata como a ciudadanos de segunda”.

Sin embargo, el diputado provincial Gerard Fullana ponía el acento en que las comarcas alicantinas, como la Marina Alta, aún están peor. “Si los valencianos estamos marginados, los que vivimos en las comarcas de Alicante estamos supermarginados”. En 2017, la inversión del Estado en la Comunitat fue de 119 euros por habiante; en la provincia de Alicante, no llegó a 100.

Joan Baldoví: “En el País Valenciano hace más obra pública la Generalitat que Fomento”

El diputado en el Congreso Joan Baldoví remarcaba la desventaja con la que juega la Comunitat para desarrollarse en este Estado de las Autonomías. Puso como ejemplo que el País Vasco ha aprobado un plan a cinco años para ayudar a empresas, dotado con 5.000 millones de euros, algo que en la Comunitat Valenciana no se puede ni plantear. “Yo me conformaría -decía- con la quinta parte”, poder dedicar mil millones a “que nuestras empresas sean competitivas y, por tanto, creen más puestos de trabajo”.

Asimismo, resaltaba que “en el País Valenciano es mayor la inversión pública que hace la Generalitat que la del Ministerio de Fomento”, según datos de la Cámara de Contratistas de Obra Pública de la Comunitat Valenciana.

De la teoría a la práctica: los efectos de la infrafinanciación sobre el territorio y las personas

En la presentación de la campaña, los representantes de Compromís hicieron un esfuerzo para que la reivindicación no quede en un mero recuento de cifras. Y es que esos números tienen traducción directa en la capacidad de la administración valenciana para actuar sobre el territorio y sus personas, y devienen mucho más visibles si se ilustran con las consecuencias reales de la infrafinanciación.

El propio Baldoví exponía un asunto bien conocido en la Marina Alta: el de la ausencia de inversión en infraestructuras de comunicaciones, con una autopista de Peaje, una N-332 insuficiente para absorber el tráfico y un tren entre Dénia y Gandia que la Marina Alta y la Safor llevan ya casi 44 años esperando.

Aún comarcalizó más el asunto Raquel López, al enumerar algunas de las cuestiones a las que se podría hacer frente con una financiación justa: rescatar la sanidad comarcal y mejorar los centros de salud; hacer el Tren de la Costa; liberar la AP-7; mejorar las carreteras, los polígonos y la industria; hacer el acceso de Pego al Mar o el Camí de la Mar a Ondara; realizar infraestructuras contra inundaciones; rehabilitar el patrimonio histórico; hacer políticas contra el paro; o mejorar las infraestructuras educativas.

La propia cartelería de la campaña #TracteJust traduce también a ejemplos prácticos lo que supone la falta de financiación, como se puede ver en la imagen que acompaña a estas líneas.

Deja tu comentario

Etiquetas: , , , , , , , , , ,
Contenido patrocinado
La Marina Plaza. Noticias. Diario de la Marina Alta.