LA MARINA PLAZA

Benissa Fira i Porrat 2018
Periodismo, pase lo que pase
Publicado: miércoles, 10 enero, 2018

Rescatan un documento inédito de 1629 sobre las labores de vigía en las torres de Xàbia

  • La Fundació CIRNE ha adquirido este legajo que sitúa el municipio como uno de los puntos estratégicos de vigilancia en la Península después de la expulsión de los moriscos el año 1609

  • La fundación también ha presentado dos interesantes adquisiciones más: los prospectos de películas que se repartían para anunciar un estreno en los cines municipales y una serie de postales con fotos de las colonias escolares que visitaban Xàbia en la Segunda República

Una página del documento original.

La expulsión de los moriscos, en 1609, fue uno de los acontecimientos más trascendentes del reinado de Felipe III. El rey y su privado, el duque de Lerma y marqués de Dénia, con la connivencia del patriarca Juan de Ribera, fueron los pilares de esta decisión. Los primeros moriscos deportados son los del Reino de Valencia. Y los primeros embarques ocurren en Dénia. Esta medida tuvo un fuerte impacto en la economía y en la sociedad valenciana, especialmente en la Marina Alta. Así, 47.600 moriscos abandonaron, despojados de bienes, por el puerto de Dénia, su país. De esta manera lo relata el arqueólogo municipal de Dénia, Josep Antoni Gisbert, en su artículo Remembrança dels moriscs.

Después de esto existía el miedo a una ofensiva del norte de África. Y Xàbia, uno de los puntos más sobresalidos al este de la Península, fue un emplazamiento estratégico de vigía. Así lo confirma un documento original del año 1629 que ha recuperado la Fundació CIRNE de Xàbia. Todo un hallazgo histórico de un valor incalculable que fue a parar, curiosamente, a manos de un anticuario del País Vasco. El secretario de la Fundació, Toni Espinós, dio con esta pieza inédita en una búsqueda por Internet y no dudaron en adquirirlo. Ahora lo ponen a disposición de historiadores e investigadores.

Se trata de una especie de legajo en el que se recogen los lugares de vigilancia así como los detalles de las personas que durante 20 años —las tareas de vigilancia se inician el año 1629 y finalizan, según el documento, en 1649— realizaron este servicio. La Torre de San Antón, en el cabo de Sant Antoni; la Torre de la Mesquita, en el puerto; el Castillo de Sant Martín, en el Arenal; la Torre del Cap Prim; la Torre del Descobridor, según el documento en el Portitxol, y la Cala de la Branca, junto a lo que hoy conocemos como Ambolo, son los puntos estratégicos que recoge el documento.

El presidente de la Fundació CIRNE Enric Martinez, y el secretario, Toni Espinós, presentan las últimas adquisiciones.

Además —y a pesar del paso de los más de 400 años sobre esta reliquia—, se puede observar cómo, escrito a mano y con diferentes tintas y letras, se van anotando breves descripciones sobre los trabajadores que iban pasando por los diferentes puntos de vigilancia:

“Juan Roig. Natural de Ibiza. De 48 años. Mediano de cuerpo, sirve de tiempo a esta parte de soldado de a pie en dicha torre”.

“Bartolomé Torres. Hijo natural de Ibiza. De 40 años. Barbiblanco redondo de cara que sirve desde el primero de noviembre”.

“Vicente Morató. Hijo de Guillem, natural de Xàbia. De 44 años. Buen cuerpo. Señal en medio de la cabeza”.

“Rafael Martí. De Xàbia. 37 años. Bajo de cuerpo. Sirve desde el día 1 de noviembre”.

Llama la atención, según advierten Enric Martínez y Toni Espinós, responsables de la Fundació CIRNE, que a partir del año 1631 aparecen muchos vigilantes procedentes de Baleares, sobre todo de Ibiza. ¿Se trataba de gente contratada que venía explícitamente a trabajar o de los repobladores de la comarca?

Este aspecto y otros como por ejemplo la toponimia podrían ser estudiados a través de este legajo. De hecho, desde la misma fundación animan a los expertos a ponerse en contacto con ellos. “Tiene que ser una persona especialista la que pueda estudiar el documento”, advierten. Transcribir todas las anotaciones, que son difíciles de leer dado el estado del papel, sería el primer paso para empezar a descifrar esta joya histórica.

Las colonias escolares en Xàbia y los prospectos cinematográficos

Además de este documento, la Fundació CIRNE también ha presentado dos interesantes adquisiciones más. Se trata de los prospectos de películas que se repartían para anunciar un estreno en los cines municipales y de una serie de postales con fotos de las colonias escolares que visitaban Xàbia en la Segunda República.

Las colonias escolares tenían el objetivo de que los niños del interior de la Península pudieran conocer el mar. Eran una especie de terapia que promovieron médicos como el xabienc Rafael Bover o el dianense Doctor Chabás. A principios del siglo XX, la medicina moderna advierte de los beneficios de estos baños de agua. Como la provitamina D, que se activa gracias al sol, o el agua del mar, beneficiosa para paliar el tiroidismo. Medicina preventiva pero también higiene, buena alimentación y ejercicio físico. Porque hasta esta época no era común que los niños se bañaran.

Deja tu comentario

Contenido patrocinado
La Marina Plaza. Noticias. Diario de la Marina Alta.