LA MARINA PLAZA

Hidraqua
Periodismo, pase lo que pase
Publicado: jueves, 14 diciembre, 2017

El tren Dénia-Gandia provoca la segunda crisis del Govern de Ximo Puig en la Marina Alta

  • La decisión de excluir la añorada conexión del Plan de Cercanías que en breve firmarán la Generalitat y Fomento desata el malestar de alcaldes y cargos públicos de PSPV y Compromís en la comarca, que muestran su apoyo a la manifestación de este sábado en Oliva
  • Es la segunda controversia a la que se enfrenta en este mandato el Consell en la geografía comarcal con responsables de su mismo color político, después de la causada por el retraso en la reversión del Hospital de Dénia

De la Serna y Puig cuando anunciaron en València el Plan de Cercanías.

Hasta ahora, al menos desde un punto de vista político, el tren Dénia-Gandia era un asunto cómodo para la Generalitat, que siempre se había situado al lado de los alcaldes y municipios que llevan 40 años exigiendo esta infraestructura y culpando de su retraso al Gobierno Central de Mariano Rajoy. Pero ya no.

De pronto, el Consell liderado por Ximo Puig e integrado por PSPV y Compromís puede pasar a engrosar la nómina de administraciones que han postergado una vez más tan anhelado ferrocarril, en la actualidad incluido en el Tren de la Costa. Sobre todo si se confirma que el Plan de Cercanías que Puig ha pactado con el ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, dotado con un jugoso presupuesto de 800 millones de euros y que se hará público poco antes de la Navidad, no incluye finalmente el añorado enlace Dénia-Gandia. Cuando el pasado 4 de octubre Puig y De la Serna adelantaron el borrador del plan, no lo estaba.

De ahí que la Safor, la otra comarca afectada por esta carencia histórica, ya haya reaccionando: el ayuntamiento de Oliva, gobernado por un alcalde de Compromís, David González, y con el apoyo de todas las fuerzas políticas incluida el PSPV, ha convocado para este sábado 16 una gran manifestación bajo el lema Donem llum al tren que exige la inclusión de esta conexión ferroviaria en ese plan y se muestra muy crítica ya no sólo con Madrid sino también con València.

González ha enviado además una carta a varios alcaldes de la Marina Alta exigiendo su apoyo a la movilización. Y lo ha obtenido. Ya han manifestado su respaldo a la misma dos munícipes socialistas, el de Dénia, Vicent Grimalt, y el de Ondara, José Ramiro; y dos de Compromís, Sergi Ferrús (Pedreguer) y Basili Salort (El Verger).

No es que ninguno de ellos se haya pronunciado de forma airada contra el Govern de su mismo color político. Pero sí que le han dicho al Ejecutivo de Puig y de Mònica Oltra que debe corregir su postura en este asunto y negociar con de la Serna este ferrocarril.

Y no han sido los únicos. Cargos autonómicos con vinculación a la comarca han dicho lo mismo. Ha sido el caso del diputado autonómico de Pego por Compromís Josep Nadal, quien ha compartido en una red social su apoyo a la protesta de Oliva advirtiendo de que en ambas comarcas “no queremos ser menos que el resto de valencianas y de valencianos”.

Mientras, se habla del Corredor Mediterráneo…

Y ante esta avalancha, ¿qué está haciendo el Consell? Pues, últimamente, no hablar demasiado del Tren de la Costa. O, más bien, nada. Los miembros del Govern han preferido focalizar la atención en otra obra ferroviaria, la de la reapertura del TRAM Dénia-Calp, que es competencia exclusivamente autonómica y que pese a ligeros retrasos avanza a buen ritmo. El pasado martes, la consellera de Territorio, Maria José Salvador, estuvo en Benissa para ensalzar esos trabajos sin referirse a la conexión Dénia-Gandia. Este ha sido el primer ejemplo.

El segundo lo dio este miércoles el propio Puig cuando estuvo de visita en la empresa Staider, donde se fabrican los nuevos trenes duales que a partir de 2019 cubrirán precisamente la línea 9 del TRAM entre Dénia y Benidorm. Allí, y según la nota oficial de la visita, Puig exigió que se concluyan las obras del Corredor Mediterráneo pero tampoco se refirió al Tren de la Costa.

… para temor de los empresarios

Y eso es lo que temían los empresarios. Alguien de tanto peso en la Marina Alta como el presidente de Baleària, Adolfo Utor, ya advirtió que cada vez que se concretara más el Corredor Mediterráneo el tren a Gandia estaría más lejos de Dénia porque es la primera infraestructura la que realmente interesa  porque es la de las largas distancias.

No extraña pues que el Círculo de Empresarios de la Marina Alta (CEDMA) también haya realizado un llamamiento a participar en la protesta del sábado en Oliva a través de su presidenta, Sonja Dietz.

Qué es lo que incluye el Plan de Cercanías

Lo que sí incluye ese plan que están a punto de corroborar Puig y de la Serna es el desdoblamiento de la línea entre Cullera y Gandia pero no su continuidad hasta Oliva y Dénia. Gana así la tesis que siempre había defendido Fomento, que en la práctica supone sin embargo un nuevo retraso, es posible que de años, para que al fin la Marina Alta pueda contar con un ferrocarril hacia el norte.

De confirmarse esta tesis, el Govern de Puig se encontraría con la segunda crisis de la legislatura en la comarca después de la que sigue latiendo con los continuos retrasos e incertidumbres en la reversión del Hospital de Dénia.

Deja tu comentario

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , ,
Contenido patrocinado
La Marina Plaza. Noticias. Diario de la Marina Alta.