LA MARINA PLAZA

Baleària Dénia
Periodismo, pase lo que pase
Publicado: jueves, 14 diciembre, 2017

El tesoro que escondía un barrio de Dénia destruido en el siglo XI

  • El Museo Arqueológico cataloga 30 piezas de lujosas cerámicas localizadas en una zona junto al puerto islámico demolida cuando se amuralló el arrabal de El Fortí y que demostrarían que Daniya fue el principal importador de productos de Túnez y Argelia del Al-Andalus
  • Los hallazgos confirman la verdadera ruta comercial de la ciudad árabe por el Mediterráneo, mucho más al sur de lo atestiguaban algunas hipótesis
  • Gisbert anuncia la traducción de tres cartas que el señor de Dénia envió al de Túnez para afianzar los vínculos comerciales

Algunas de las cerámicas descubiertas en El Fortí y procedentes del Magreb. Museo Arqueológico de Dénia

Nunca un hecho siempre tan traumático como la destrucción de un barrio tuvo sin embargo consecuencias tan afortunadas para la historia. El que nos ocupa, ubicado frente al puerto de la Daniya islámica, fue demolido en el siglo XI cuando se alzó la muralla occidental del arrabal de El Fortí, al que pertenecía. Sin embargo, lo que quedó bajo sus ruinas ya no se tocó nunca más y ha permitido a los arqueólogos obtener una fotografía bastante exacta de cómo era la vida en aquellos años iniciáticos de la taifa islámica de Dénia.

El símbolo de “Ruinas” indica el emplazamiento exacto del barrio derruido.

Especialmente a lo largo de la última década, las excavaciones han permitido la localización de unas 30 piezas de lujosa cerámica que desde principios de este año están siendo investigadas y catalogadas por el Museo Arqueológico de Dénia y que según su director, Josep Antoni Gisbert, fueron importadas en aquel siglo XI desde algunos de los principales puertos del Magreb, de lugares que son auténtica joyas históricas hoy declaradas Patrimonio de la Humanidad, como Qàlat Bani Hammad, en Argelia o Qairawan y su satélite Khartago, en Túnez.

Los fragmentos e incluso piezas enteras de esas vajillas halladas en esa zona de Dénia muy próxima a la Senda dels Lladres constituyen así un auténtico tesoro: confirman que Daniya fue el principal puerto importador de esos exclusivos productos de Túnez y Argelia de todo el Al-Andalus. Y «certifican la poderosa presencia comercial de la taifa en el Mediterráneo y su estrecha relación con el Magreb ». Junto a Daniya, otros puertos andalucíes se afanaron también por captar esos productos de lujo: Almería, Cartagena o Mertola, en el actual Portugal.

Una de las piezas enteras halladas frente al puerto islámico de Daniya.

Unas cartas entre soberanos

Pero la relación de Dénia con Túnez fue tan profunda que no se limitó a las mercancías. Gisbert reveló que de cara al próximo año está prevista la traducción de tres cartas que el visir del segundo rey de Daniya, Alí, envió al señor de Túnez, aproximadamente entre 1050 y 1055. En ellas se pronuncian elogios y se presentan regalos para afianzar las relaciones comerciales entre ambos soberanos.

No es por cierto la primera vez que aparecen misivas de estas características: hace unos meses ya provocó un notable impacto otra carta del visir de Alí redescubierta por Dénia y enviada en este caso al señor de El Cairo. También será traducida.

Navegando mucho más al sur de lo previsto

Desde Dénia a Ifriqiya (actual Argelia), Túnez, la costa Libia y Alejandría, ya en Egipto.

Los hallazgos de cerámica focalizados en El Fortí comportan más consecuencias. Plasman que los tránsitos comerciales desde Daniya habrían seguido una ruta meridional: desde esa ciudad y en apenas 3 días de navegación las embarcaciones podían alcanzar Argelia y después proseguir efectuando escalas en Túnez hasta alcanzar Alejandría.

Es un dato revelador. Gisbert explica que muchas hipótesis apuntaban a que las conquistas de las Baleares que realizó el primer rey de Dénia, Muyahid, y su posterior extensión a Italia tenían como meta establecer un corredor comercial por el Mediterráneo central, pero en realidad las intenciones de este último eran de carácter militar –hostigar a los reinos cristianos– y la ruta comercial de Dénia siempre estuvo mucho más al sur. Así lo atestigua la arqueología. Es decir hallazgos como los de El Fortí.

Además, antes o después de descender hacia el sur para navegar frente al Magreb, los barcos de Daniya solían hacer escala en Eivissa, que pertenecía a la taifa de Dénia. Lo sabemos porque también en la isla balear existe el mismo tipo de cerámica.

Gisbert, a la derecha, durante su participación en Granada.

Un avance de todas estas investigaciones ya ha sido presentado por Gisbert en una ponencia durante las XVIII Jornadas de Arqueología medieval sobre las taifas celebradas a finales del pasado mes de noviembre en la Fundación Euroárabe y la Alhambra de Granada. La universidad de esta ciudad la publicará.

Además está previsto que en la primavera de 2018 se efectúe una visita al yacimiento de Argelia para poder examinar uno de los lugares donde comenzó todo, donde se fraguaron las piezas que acabarían viajando a las otras orillas del Mediterráneo.

Cómo era aquella cerámica utilizada hace un milenio

Otra cerámica de estas características en este caso hallada en Mertola, Portugal. Fotografía: Museo Arqueológico de Dénia.

Aquellas cerámicas eran productos fastuosos, piezas “de gran calidad técnica y estética” en muchas ocasiones usadas como fuentes al centro de las mesas de comensales de postín y con decoraciones basadas en animales como aves y ciervos. En el Al-Andalus nunca se fabricaron. De las 30 localizadas en El Fortí, diez se encontraban enteras mientras que el resto están fragmentadas.

La conexión con París y Pisa

Una fotografía de la cerámica de Qàlat Bani Hammad idéntica a la en Dénia actualmente en Francia.

Por cierto, el antecedente más antiguo sobre la importancia de este tipo de cerámica es bien curioso. Y antiguo. A principios del siglo XX expertos franceses ya realizaron excavaciones en Qàlat Bani Hammad y hallaron piezas que fueron trasladadas a París. Allí se publicaron fotografías en las que puede apreciarse cómo la tipología de aquellas cerámicas es la misma que la de El Fortí.

Ahora bien, aquellas piezas navegaron por otras latitudes de Europa. Estudios efectuados en Pisa confirman que cerámicas de la misma génesis decoraron las iglesias de esa ciudad italiana hace también unos mil años.

Mostrando 3 Comentarios
Danos tu opinión
  1. Rene Teillery dice:

    Que bellas obras maestras de utensilios cotidianos de nuestros antepasados me emocionan y comprendo la grandeza del legado que nadie ni nada puede negar

  2. Juan José Valle dice:

    Las murallas las agrando Muyahid el amiri tras ser expulsado de Valencia por los regulos Mubarak y Muzafar, refugiándose con su esposa cristiana, su madre Judit también cristiana y su hijo Ali. Allí puso en marcha los hornos para la cerámica que también aumentó y las atarazanas para lo que ocurrió después. Respecto a Ali Ibn Muyahid (tras conseguir la huida de su hermano que quiso destronarle) se hizo inmensamente rico al enviar barcos con alimentos a Egipto donde había una terrible hambruna. Fin, me estoy enrollando demasiado.

  3. Vicent dice:

    A Dénia no paren d’aparèixer restes arqueològiques, però el museu continua amb les mateixes peces que fa 20 anys. És vergonyós. On van a parar? Per què no podem veure-les? I no em digau que és per falta d’espai perquè no m’ho crec.

Deja tu comentario

Contenido patrocinado
La Marina Plaza. Noticias. Diario de la Marina Alta.