LA MARINA PLAZA

Baleària Dénia
Periodismo, pase lo que pase
Publicado: sábado, 9 diciembre, 2017

La foto fija del mercado laboral: precariedad, poca cualificación, economía sumergida y fuga de talentos

DIAGNÓSTICO TERRITORIAL DE LA MARINA ALTA (y IV)

Precariedad, temporalidad, escasa cualificación y economía sumergida. Son los cuatro rasgos, preocupantes todos ellos, que definen al mercado laboral de la comarca, según establece el Diagnóstico Territorial de la Marina Alta impulsado por el Creama en el seno del Acuerdo Comarcal por el Empleo y el Desarrollo Local. La radiografía comarcal del empleo constata las debilidades del modelo y a su vez es, en buena medida, consecuencia directa del modelo socio-económico de la Marina Alta, analizado también en este documento y al que La Marina Plaza dedicó los capítulos anteriores de esta serie (ver relación de reportajes al final del artículo).

Vistes del carrer Loreto a Dénia

Esa foto del mercado laboral comarcal es, desde hace mucho tiempo, fija. Por ello el estudio aboga por la adopción de las medidas necesarias para ir revirtiendo la situación. Primero, eso sí, se dedica al diagnóstico. A este respecto, el documento deja una serie de “reflexiones que ayuden a entender la situación actual de la comarca en este plano”.

Por ejemplo, que “el grueso del empleo existente en la comarca” viene a ser la suma de los siguientes factores:

  • Puestos de trabajo poco calificados por la alta dependencia de la actividad turística y hostelera. Camareros, ayudantes de cocina o servicios de limpieza…
  • Empleos derivados del turismo residencial. Mantenimiento de piscinas, jardines, fontaneros, electricistas…
  • Trabajos relacionados con el envejecimiento de la población (uno de los rasgos demográficos de la Marina Alta). Auxiliares de geriatría, servicios de asistencia,…

A estos tres nidos de empleo les une un denominador común. “La mayoría de estos puestos no exigen una cualificación profesional alta, y las necesidades formativas se cubren con ciclos y/o cursos de formación profesional, impartidos por el CDT ubicado en Dénia -referente en cursos de formación profesional en hostelería- y los diferentes IES repartidos por la comarca”. Por tanto, “se trata, en su mayoría, de puestos de trabajo temporales y precarios en los que la economía sumergida sigue muy presente, y donde la experiencia sigue pesando más que la formación especializada”.

Rasgos como la temporalidad y la economía sumergida tienen a menudo un efecto engañoso en las cifras oficiales del paro. El primero porque acaba engordando los números de contratación mensual a veces con contratos de sólo unos días. El segundo, porque directamente no figura en la estadística. Quizás eso explique que, paradójicamente, la Marina Alta tenga una tasa de paro inferior a la media de las comarcas de Alicante y también menor que la media de la Comunitat Valenciana. El estudio lo ilustra con los datos del año 2016.

TASA DE PARO
MARINA ALTA20,90%
PROV. ALICANTE23,40%
CV21,70%

Paralelamente, la estadística del paro deja también otros datos preocupantes. Como señala el documento, el porcentaje de ocupados con estudios superiores sobre el total de ocupadsos sólo alcanza el 28%, por debajo del 31,4% de la media de la Comunitat Valenciana. Confirman, por tanto, esa escasa cualificación de los profesionales de la comarca.

Esa menor cualificación va íntimamente ligada a otro fenómeno: la fuga de talento. “La gran mayoría de jóvenes con estudios superiores terminan abandonando la comarca en búsqueda de oportunidades laborales, ya que, en el territorio, la oferta de trabajo cualificado es muy escasa”. Un “efecto peligroso, ya que va ligado al fenómeno de despoblación […] y a la pérdida de competitividad de las empresas locales”.

La excepción: la náutica, la agricultura ecológica, las energías renovables o las TIC

No obstante, aunque esa sea la tónica general, el diagnóstico del Creama señala algunos nichos de empleo donde sucede justo lo contrario: “puestos de trabajo que no pueden ser cubiertos con residentes en la comarca por falta de formación en ese campo”. Y pone los ejemplos de los empleos derivados del sector náutico (patrón, mecánico de barco,…), de la agricultura ecológica, del sector de las energías renovables o del uso avanzado de las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC).

Desequilibrio territorial

Al igual que en todo el ámbito socio-laboral, también en el del mercado de trabajo aparece una Marina Alta bien distinta en el interior que en la costa. Los puestos de trabajo se concentran en las franjas del litoral y pre-litoral, “creando un efecto boomerang diario de capital humano entre el interior y dichas zonas”.

Mujer mayor y sin estudios, el perfil del desempleo

Lo que también constata el estudio es que ser mujer, tener más de 45 años y carecer de estudios son los tres factores que se levantan como mayores obstáculos a la hora de encontrar un empleo. Por contra, el perfil de quienes más posibilidades tienen de conseguir un puesto de trabajo responde a las personas de entre 25 y 35 años, con independencia de su género y su nivel de estudios.

Carencias en formación de idiomas y nuevas tecnologías

Entre las cuestiones positivas, el informe destaca que la oferta en formación ocupacional en la comarca es amplia, con entidades como Servef, CDT o el propio Creama que disponen de una oferta constante de cursos de formación orientada a la inserción laboral, tanto en formación profesional especializada (hostelería, jardinería, procesamiento de datos, manipulador de alimentos, plaguicidas,…) como en temas transversales (redes sociales, idiomas, ofimática,…). Sin embargo, recalca, “se detecta un déficit de preparación en ciertos aspectos, como el idioma -para determinados puestos de trabajo ligados al turismo- o las nuevas tecnologías”.

Insuficiente dualidad en la formación profesional

Otro aspecto a mejorar es la interrelación entre formación profesional y mercado laboral, pues “se detecta un gap entre la formación impartida y las necesidades de las empresas”. En este sentido, se constata como “necesario” propiciar un “modelo de formación profesional realmente dual, donde la formación teórica en las aulas y la formación práctica en la empresa sean compatibles, complementarias, y estén más compensadas”.

Falla la coordinación administrativa

Por último, el proceso de coordinación administrativa vendría a ser otro de los terrenos con margen de mejora. Y es que, señala el estudio, “aunque existen los recursos suficientes y las infraestructuras institucionales y sociales”, ese proceso falla “a la hora de consolidar un modelo turístico completo”. Por ello, “es importante considerar la capacidad de las nuevas formas de desarrollo del turismo como factor de reequilibrio territorial y de compensación entre el interior y la costa”.

MÁS INFORMACIÓN SOBRE EL DIAGNÓSTICO TERRITORIAL DE LA MARINA ALTA:

Las tres comarcas de la Marina Alta – Diagnóstico Territorial de la Marina Alta (I).

Los frenos al desarrollo de la comarca: transportes deficientes, envejecimiento y despoblación en el interior – Diagnóstico Territorial de la Marina Alta (II)

La peligrosa inclinación del PIB de la Marina Alta hacia el mar – Diagnóstico Territorial de la Marina Alta (III)

Deja tu comentario

Etiquetas: , , , , ,
Contenido patrocinado
La Marina Plaza. Noticias. Diario de la Marina Alta.