LA MARINA PLAZA

Baleària Dénia
Periodismo, pase lo que pase
Publicado: jueves, 30 noviembre, 2017

Viaje al siglo que cambió Dénia para siempre a través de 800 personajes

  • El profesor Javier Calvo presenta Más dianenses del siglo XIX y principios del XX, obra en la que rescata a los actores que provocaron la transformación de la ciudad en un emporio comercial internacional. Muchos, habían sido olvidados
  • El informe de Hemingway sobre Juan Chabás para el FBI. El alcalde-médico que luchó contra el cólera. Cuando Dénia era el lugar con el mejor clima de España. El héroe que rescató a 600 soldados franceses de un naufragio. Una ciudad con 3 teatros. Caciques con nombre de marqués.
  • La investigación se presenta este viernes en Públics presentada por Josep Antoni Gisbert

Nombres de empresas de Dénia sobre una perspectiva de la época.

Escritores de talento, héroes marineros, políticos del caciquismo, visionarios, fotógrafos espiritistas, ingenieros y militares,  mujeres valientes, comerciantes, terratenientes y navieros pero también carpinteros, maestras, sastres y hojalateros, intelectuales, médicos y abogados, exiliados que jamás regresaron… Todos ellos protagonizaron y también sufrieron las impresionantes transformaciones acaecidas en Dénia durante el siglo XIX y primera parte del XX. Sin embargo, y en una ciudad que no siempre ha mimado demasiado a sus hijos, muchos habían sido olvidados.

A rescatar su memoria se ha dedicado el doctor en Historia y profesor del instituto Chabàs y de la UNED Javier Calvo en su libro Más dianenses del siglo XIX y principios del XX, una obra monumental y caledoscópica, repleta de historias tremendas y deliciosas anécdotas, que saca a la luz 800 nombres y apellidos que forjaron aquella Dénia que pasó de 2.000 a 12.000 habitantes, se vanaglorió de multiplicar periódicos, teatros, cafés y cantantes, transitó de una agricultura de subsistencia a un monocultivo de exportación, el de la pansa, y transformó su arcaico comercio de cabotaje en otro de rango transnacional.

Plaza Redonda. ADPA.

También fue la Dénia que sufrió hondas desigualdades sociales, con un alto índice de mortalidad en las clases más populares –había muchos más muertos en Baix la Mar que en Marqués de Campo- y fuertes tensiones sociales que acabaron desembocando en el traumático proceso de la Guerra Civil.

Mas dianenses del siglo XIX y principios del XX será presentada este viernes en la librería Públics 1 de diciembre a las 19.30 horas. Al acto, además del propio autor, acudirá también el director del Museo Arqueológico Josep Antoni Gisbert, que se encargará de la introducción de la obra.

En su trabajo, Calvo ha puesto el foco en los actores de aquel poderoso drama: en el marinero que en 1868 lideró el rescate de la tripulación de un paquebote francés con 600 soldados a bordo con destino a Argelia que naufragó frente a las costas de Dénia, una epopeya que tuvo más repercusión en la prensa francesa que en la local; o en una de las primeras médicas españolas, que desarrolló su labor a partir de 1918; o en auténticos filántropos que se preocuparon por mejorar las condiciones de vida de los trabajadores o los pescadores y que también han sido injustamente olvidados.

Los Chabás, Hemingway y el FBI

Con casi un millar de fotografías, Calvo ordena a esos personajes por orden alfabético. En la B, podemos encontrar por ejemplo a Manuel Bielsa, un escritor dianense cuyo rastro se pierde porque tras la guerra de 1898 decide quedarse en Cuba y no repatriarse.

Y es que hay mucho de exilio en el libro. Especialmente tras la Guerra Civil. En la C destaca el propietario y abogado Juan Chabás Bordehore, que partiría al exilio a La Habana y en la época de la Segunda Guerra Mundial conocería a Ernest Hemingway, quien estaba realizando pesquisas para el FBI sobre militares comunistas. Calvo reproduce en el libro un documento excepcional: un informe del FBI sobre la conversación de Hemingway con Chabás.

El informe del FBI.

Este último fue además el padre del escritor Juan Chabás Martí, el autor de Sin velas desvelada (1924) Puerto de sombra (1928) quien también abandonaría España con sus padres. Y es que éste es un apellido de peso en la historia de Dénia: el libro también se detiene en la figura del historiador y eclesiástico Roc Chabàs.

La ciudad en 1882. Historia de Dénia de Roc Chabàs.

Dénia buscándose la vida

Recolección de la pansa, en la prensa de 1919.

La obra desmonta mitos: el de que la irrupción de la filoxera y sus efectos sobre el cultivo de la pansa provocó un desastre económico sin solución en los primeros años del siglo XX. En primer lugar porque esa crisis ya había llegado antes, debido a la fuerte competencia de otros productores internacionales y nacionales; y en segundo, porque ya para entonces la ciudad –precisamente sus personajes– se estaban buscando la vida con otras alternativas económicas.

Entre las mismas destaca la intención de convertir Dénia en una estación climática a través de la denominada Sociedad de Amigos del Clima que difundía las bondades meteorológicas de la población, hasta el punto de que de las corbatas de sus miembros colgaban termómetros que siempre marcaban 18 grados. Evidentemente se soslayaba la cuestión de que había épocas del año en que Dénia pasaba mucho más calor o frío, pero denota la intención de desarrollar una primera industria turística.

El Heraldo de Madrid. 1930.

En aquella preocupación por buscarse un nuevo futuro también hay que encuadrar la creación del primer sanatorio naturista (en realidad vegetariano) en Benialdà, en 1926. Y nuevas industrias como las de harinas o las jugueteras.

En tal tesitura desarrollarían un papel principal algunos personajes de forma incomprensible atrapados ahora en la desmemoria. Es el caso del médico Augusto Gómez Porta: alcalde de Dénia entre 1897 y 1901, se prestó voluntario para ejercer de médico de beneficiencia ante la falta municipal de fondos, luchó para prevenir el cólera y planificó la escena urbana de la calle Campo y otros viales actuales. Pertenecía a la citada sociedad del clima. Su vida merece un artículo aparte.

Otros personajes muy de la época fueron más peculiares: como Claudio Planchart, fotógrafo espiritista nacido en 1821 que se dedicaba a capturar las almas de los muertos y que por eso al morir no pudo ser acogido en camposanto católico. O Salvador Tarrasó, que a partir de 1911 patentó los logos de las marcas de cerveza, sidra o champagne que comercializaba.

Conquistas fracasadas, pucherazos políticos y otros alcaldes

Dénia en 1848.

En sus orígenes cronológicos, la obra aborda los principales protagonistas de la Guerra de la Independencia y una noche de octubre de 1812 en el que el militar británico Rufane Donkin pese a contar con el apoyo de 1.200 soldados y el apoyo de dos navíos de guerra no pudo conquistar la población defendida por los franceses.

Y se detiene con generosidad en la azarosa vida política del siglo XIX, repleta de pucherazos electorales, turnos de partidos y caciques como el marqués de Valero de Palma emparentado además con otra poderosa familia local, la de los Morand.

En el recuadro inferior de la prensa, foto del marqués de Valero de Palma.

Junto a los intrincados caminos del poder político y económico, Calvo desliza deliciosas anécdotas: como la de un líder político que tuvo una aventura amorosa con la mujer de su partido rival; o el hecho de que las vidrieras de la iglesia de l’Assumpció que daban al benigno sol llevaban el nombre de los caciques mientras que las de la oscura sombra eran para sus enemigos liberales.

Las constantes irregularidades en la vida pública produjeron provocaron airadas protestas sociales, altercados, detenciones y controversias en los periódicos, que favorecerían o atacaban al político de turno según sus propias creencias o propietarios.

Los periódicos de la época.

Dénia dio alcaldes dignos de estudio como Juan Serrano, cuya evolución política fue de lo más peculiar: primer edil durante la dictadura de Primo de Rivera, en 1937 tenía carnet del Partido Socialista y acabó siendo el representante comunista en el ayuntamiento. Otro alcalde en los tiempos previos a la II República, Francisco Doménech, acabaría muriendo pobre en el hospital en 1939.

Cuando funcionaban tres teatros a la vez

El libro plasma la impresionante vida cultural que atesoraba la espléndida Dénia de la pansa en el tránsito entre los dos siglos analizados. Funcionaban tres teatros a la vez –nombres míticos, el Principal, el Circo– y acudían estrellas de la canción que habían triunfado en las grandes capitales españolas. Era la Dénia de los ecos de la Sociedad.

Más de 70.000 fichas consultadas

El de Calvo ha sido un ingente trabajo de investigación, con la consulta de más de 70.000 partidas parroquiales y constantes búsquedas por los registros eclesiásticos y civil. Se ha basado siempre en fuentes escritas y en un escrutinio de la prensa de la época. Como «la muerte nos dice de las personas muchas más cosas que su nacimiento», el cementerio ha sido otro lugar clave de su trabajo y muchas de las fotos de sus personajes son de sus lápidas.

En 2001, Calvo ya lanzó una primera obra, Dianenses del siglo XIX, fruto del trabajo invertido en su tesis doctoral. Pero desde entonces han pasado muchas cosas que han merecido esta nueva obra: su labor a partir de 2005 para catalogar el Archivo Parroquial  de Nuestra Señora de la Asunción o la posibilidad que internet ofrece para llegar a nuevas fuentes y personajes. A nuevos destierros del olvido.

Deja tu comentario

Etiquetas: ,
Contenido patrocinado
La Marina Plaza. Noticias. Diario de la Marina Alta.