LA MARINA PLAZA

Baleària Dénia
Periodismo, pase lo que pase
Publicado: jueves, 23 noviembre, 2017

Dénia revierte por primera vez desde la crisis su saldo migratorio al llegar más gente de la que se va

  • El último año llegaron a asentarse a la ciudad 2.214 personas mientras se marcharon 1.763; hacía años que la cifra de inmigrantes no superaba a la de emigrantes

Pasados los años de la crisis, aunque sus consecuencias sigan todavía afectando a muchos ciudadanos, Dénia ha conseguido por fin revertir su saldo migratorio. Por primera vez en años, se reduce el número de vecinos que tienen que abandonar la ciudad. En cambio, crece el de inmigrantes que vienen a establecerse en ella. Los datos recién actualizados por el Institut Valencià d’Estadística así lo acreditan.

Con la crisis, el número de personas que llegan de fuera para establecer su domicilio en Dénia tocó suelo en 2013, cuando fueron 1.793. Desde entonces, la cifra ha ido remontando: 2.049 en el año 2014; 2.112 en 2015; y 2.214 en 2016.

En cambio, lo más significativo de la estadística es que el pasado año Dénia pudo cortar la sangría de la emigración, las personas que abandonaban la ciudad en busca de otro lugar de residencia. En el año 2013 llegaron a ser 4.527. Tras un descenso en 2014, la cifra volvió a subir en 2015 y es en 2016 cuando vuelve a caer.

De hecho, puestos en común los números de inmigraciones y emigraciones es cuando se aprecia que este último año Dénia consiguió por primera vez revertir su saldo migratorio, por cuanto logró que llegaran a la ciudad más personas de las que la abandonaron.

En cuanto a los inmigrantes, la mayor proporción (45,8%) llegó desde otros puntos de la Comunitat Valenciana, mientras que un 26,1% lo hizo desde otros lugares del Estado y un 28,1% llegaba del extranjero.

En cambio, llama la atención que en lo referente a quienes abandonaron Dénia en 2016, la mayor proporción se marchó al extranjero (38,3%). Mientras, un 36,5% se fue a otros puntos de la Comunitat Valenciana y el 25,2% a otra comunidad autónoma.

El cambio de tendencia en el saldo migratorio tiene su reflejo, lógicamente, en el padrón municipal. No en vano, justo el año pasado el de Dénia se incrementó por primera vez tras un lustro de continuos descensos en su número de habitantes. La crisis económica provocó un doble efecto emigratorio: por un lado, muchos de quienes en años anteriores habían llegado a Dénia a buscar un futuro se vieron forzados a regresar a sus países de origen; por otro, la falta de perspectivas hizo que muchos jóvenes tuvieran que salir al extranjero en busca del empleo al que aquí no podían acceder.

Deja tu comentario

Contenido patrocinado
La Marina Plaza. Noticias. Diario de la Marina Alta.