LA MARINA PLAZA

Hidraqua
Periodismo, pase lo que pase
Publicado: lunes, 13 noviembre, 2017

Cuando los vecinos deciden

La implantación de los presupuestos participativos se extiende por la Marina Alta con la incorporación de nuevos municipios para el próximo año. Sin embargo, la cuantía de las inversiones a someter a las votaciones ciudadanas dista mucho de unas poblaciones a otras. Hay, también, localidades que han optado por desterrarlos ante la escasa representatividad de los participantes en el proceso.

En muchos pueblos de la Marina Alta las opiniones de los vecinos cuentan. Tienen voz y voto a la hora de destinar parte del presupuesto municipal a través de los llamados presupuestos participativos. Pero ¿cuáles son los municipios que más en cuenta tienen a sus conciudadanos?

Una reunión de presupuestos participativos en Pedreguer.

En la mayoría de las localidades, esta partida presupuestaria suele oscilar entre los 200.000 y los 300.000 euros. Parece una cifra considerable, pero para juzgarlo es necesario no quedarse con los datos absolutos. No se puede tratar de igual modo a una población de 40.000 habitantes, como por ejemplo la de Dénia, que a una de 5.000, como Gata.

Durante este año 2017, han sido cuatro los municipios de la comarca que han contado con presupuestos participativos. Así, Teulada, Benissa, Pedreguer y Gata son de los que ya cuentan con experiencia en este aspecto. Pero dos más, Dénia y Ondara, se sumarán a esta iniciativa en 2018.

Dénia es la única población que, de momento, ha anunciado el presupuesto que destinará para el próximo año: 200.000 euros. En cuanto a Teulada, Benissa, Pedreguer y Gata, las cifras que maneja este periódico son de este 2017. Y Ondara, por el momento, no ha desvelado la cifra todavía.

Los grandes pierden

Es curioso ver cómo los resultados se encuentran totalmente invertidos en la tabla. A más población, menos presupuesto. En Dénia, tan solo 4,82 euros de presupuesto por habitante, casi 42 euros menos que en el caso de Gata, que en su primer año de experiencia ha apostado fuerte por esta iniciativa que ha dado como fruto la reordenación de la carretera que conecta el municipio con Jesús Pobre, la cual dispondrá de dos sentidos de circulación para los vehículos.

En la capital de la Marina Alta no se llevaban a cabo estas votaciones desde la legislatura 2003-2007, cuando gobernaban en coalición el PSPV y el Bloc. Este proceso de participación era uno de los acuerdos que alcanzaron PSPV y Compromís tras la elecciones municipales de 2015, cuando firmaron el Pacte del Castell.

Pedreguer, el referente

Aunque Pedreguer no es la localidad de la comarca con más dinero destinado a presupuestos participativos al año en relación al número de habitantes, sí es la que cuenta con una mayor experiencia y casos de éxito. Sus habitantes llevan ya seis ediciones disfrutando de una iniciativa pionera que año tras año ha ido ganando fuerza hasta consolidarse como una herramienta que favorece la implicación directa de la ciudadanía del municipio en la toma de decisiones sobre políticas públicas de ámbito local.

Indicadores de participación desde el año 2012. Fuente: Ayuntamiento de Pedreguer.

Desde 2012, el Ayuntamiento ha destinado 1.299.000 euros a los proyectos votados directamente por la ciudadanía, entre los que pueden destacarse el puente sobre el barranco del Marx, la pista de skate, la plantación de más árboles en calles, la pista cubierta del instituto, la recuperación y restauración de sendas, ayudas sociales, el parque infantil frente al colegio de Alfaz, el rocódromo de escalada, la adquisición de una furgoneta para personas con diversidad funcional, la colocación de una cubierta en la plaza de la Amistad, etc.

Además, la participación en las votaciones ha sido muy alta durante los últimos años. La tercera edición contó con 449 votantes, la cuarta con 521 y la quinta con 643. La fase de votación de la sexta edición permaneció abierta hasta el pasado 3 de noviembre, pero aún no han trascendido los datos de participación.

Xàbia y Pego, ejemplos de fracaso

Xàbia y Pego también pusieron en marcha este proceso en su día, pero la baja participación acabó por descartar los presupuestos participativos. En el caso de Xàbia, esta iniciativa la llevó a cabo el gobierno del PSPV de Chulvi en coalición con Xàbia Democrática y Ciudadanos por Jávea los años 2013 y 2014.

Se acabó por desestimar tras dos intentos fallidos porque, según afirman fuentes del Ayuntamiento, “el método que se utilizaba no era representativo”. “Se votaba, de entre una lista de proyectos, en una reunión presencial. Acudía poca gente y muchos lo que hacían era proponer proyectos para acciones personales y no generales para todo el pueblo”.

Además, esas mismas fuentes señalan que el cumplimiento de los proyectos votados estaba condicionado a la venta de patrimonio. “Quedaba mal después no poder hacer algo que había votado la gente porque no se pudiera vender el patrimonio para poder hacer las obras”. Ahora, advierten, esa participación ciudadana se refleja en la Edusi (Estrategias de Desarrollo Urbano Sostenible Integrado), Fondos Estructurales y de Inversión Europeos a los que pueden acceder, mediante la presentación de un proyecto, municipios de más de 20.000 habitantes.

En pego se llevó a cabo esta iniciativa el año 2016. Así, durante agosto y parte de septiembre de 2015, los pegolinos dispusieron tanto de un buzón en la entrada del ayuntamiento como de un correo electrónico para enviar propuestas. Pero después de la experiencia, la concejalía de Hacienda, declararon que lamentaban la baja participación.

Así, la página web de Radio Pego, la emisora municipal, recogía: “La primera vez que se da la oportunidad directa de participación directa en una parte de la elaboración de los presupuestos, la respuesta ha sido muy tímida. Asimismo, se ha hecho notar que la mayoría de las propuestas recibidas son más bien problemas particulares que buscan solución”.

Contenido patrocinado
La Marina Plaza. Noticias. Diario de la Marina Alta.