LA MARINA PLAZA

Hidraqua
Periodismo, pase lo que pase
Publicado: jueves, 9 noviembre, 2017

Los ciudadanos de la Marina Alta no han votado a Marina Salud

EDITORIAL

  • La gestión privada convierte a los pacientes que la sufren en ciudadanos de segunda sin derecho democrático a poder mejorar el servicio sanitario sustituyendo con su voto a unos gestores políticos por otros. Las elecciones pasan y Marina Salud sigue.

El gerente de Marina Salud, Luis Carrerto, la consellera de Sanidad, Carmen Montón, y el alcalde de Pedreguer, Sergi Ferrús.

El Hospital de Dénia ha vuelto a alcanzar fenomenales niveles de colapso: su concesionaria, Marina Salud, ya no da citas en cinco especialidades diferentes (Oftalmología, Dermatología, Traumatología, Cirugía o Aparato Locomtor) simplemente porque no hay personal y los principales especialistas se han fugado. Y lo siguen haciendo: baste decir que en los últimos tres meses se han ido 4 anestesistas. Cuatro. Se dice pronto.

Si la Marina Alta estuviera sometida directamente a la sanidad pública, como lo están en la mayoría de territorios valencianos, la cosa sería sencilla: la ciudadanía de esta comarca tomaría buena nota del desastre sanitario y votaría en consecuencia en la próxima cita autonómica con las urnas contra el gobierno responsable de ese desaguisado. Pero aquí no pasa eso: aquí la sanidad depende de una empresa a la que nadie ha votado y que continúa dirigiendo el hospital de Dénia y todos los centros de salud por la única razón de que tiene un contrato en vigor que se mantiene mientras las elecciones van pasando y desfilan fuerzas políticas de todos los colores.

Por eso es tan nocivo el sistema de gestión privada que implantó el PP de Francisco Camps. Porque podrá dar mejor o peor servicio asistencial (el de la Marina Alta es un desastre) pero convierte a los pacientes que lo sufren en ciudadanos de segunda a los que hurtan su derecho democrático de poder cambiar el servicio sanitario sustituyendo con su voto a unos gestores políticos por otros.

Veamos otro ejemplo. La consellera de Sanidad, Carmen Montón, tiene razón cuando dice que si su departamento paga con dinero público el ansiado centro de salud de Pedreguer le estaría haciendo un regalo a Marina Salud, que hace ya mucho tiempo que tenía que haber hecho esas instalaciones.

Pero más razón tiene el alcalde de ese municipio, Sergi Ferrús, cuando alerta de que sus convecinos no tienen la culpa de esta circunstancia y de que mientras tanto tienen que soportar un centro de salud cercado por humedades y goteras, y donde los médicos tienen que bajar a recepción al rescate de familias con carrito de niño o personas con diversidad funcional porque no hay ascensor.

En los presupuestos de Sanidad para 2018, Montón ha anunciado la construcción de nuevos hospitales o centros de salud en València, Ontinyent, Gandia, Malilla, Castelló, Oliva o Vinaròs. Estos son los ciudadanos de primera. Es de suponer que si la Marina Alta estuviera bajo el sistema público, también habría presupuestado el de Pedreguer o sus usuarios habrían tomado medidas contra el partido de Montón en las próximas autonómicas. Pero como la comarca está bajo otro sistema, la consellera se desentiende del tema. Mientras, Marina Salud sigue a lo suyo (a tener más beneficios que gastos) y los ciudadanos de Pedreguer, como los del resto de la comarca, pagan los platos rotos. Ésa es la perversión del sistema.

Máxime cuando los mecanismos de la Generalitat para fiscalizar la labor de la empresa y velar porque los ciudadanos de la Marina Alta reciban una buena atención sanitaria no están funcionando: ni lo hacían antes ni lo hacen ahora, como lo demuestra el actual caos en el Hospital de Dénia. Tampoco la tan prometida reversión sanitaria, el único camino para acabar con esta pesadilla, da aún resultados concretos.

Por cierto, que en esta última Montón incurre en una curiosa contradicción: si dice que era Marina Salud la que debía haber construido el ambulatorio de Pedreguer, ¿por qué no rescinde mañana mismo el contrato con la mercantil en base a ese y a otros incumplimientos, como la edificación pendiente de los centros de salud de Dénia o Calp, y devuelve al fin la sanidad de la Marina Alta a los mecanismos democráticos del que gozan la mayoría de los valencianos?

Deja tu comentario

Etiquetas: , , , , , ,
Contenido patrocinado
La Marina Plaza. Noticias. Diario de la Marina Alta.