LA MARINA PLAZA

Fira Ondara 2017
Periodismo, pase lo que pase
Publicado: jueves, 9 noviembre, 2017

Benissa pide un consultorio auxiliar para la costa y advierte a Sanidad de la falta de personal en el ambulatorio

  • El pasado miércoles, los miembros de la corporación municipal transmitieron a la Directora General de Alta Inspección de la Conselleria de Sanidad, Isabel González, las demandas del municipio en materia de sanidad
  • El pasado mes de octubre se inició la ronda de inspecciones a los centros de salud y consultorios de la comarca para evaluar posibles deficiencias e incumplimientos por parte de la concesionaria Marina Salud
  • Xàbia, Gata de Gorgos, Jesús Pobre, Ondara, Dénia y Pedreguer son los municipios que han recibido ya la visita de la Directora General de Alta Inspección

Visita de la Directora General de Alta Inspección de la Conselleria de Sanidad, Isabel González, al Centro de Salud de Benissa.

El pasado miércoles la Directora General de Alta Inspección de la Conselleria de Sanidad, Isabel González, visitó Benissa acompañada de la Directora Territorial de Sanidad, Encarna Llinares. En la visita, las responsables del Gobierno Valenciano han conocido de primera mano las solicitudes y demandas de la corporación municipal en materia de sanidad.

Estas solicitudes, transmitidas por el alcalde, Abel Cardona, y los concejales de Sanidad y Urcanismo, Carol Ivars y Manuel Juan, se centran en la necesidad de aumentar el personal sanitario y administrativo en el ambulatorio, al mismo tiempo que se ha recordado la demanda que se hizo hace tiempo de un consultorio auxiliar para toda la zona de costa del municipio, dado el importante volumen de población que ha fijado ya allí su residencia.

En esta misma visita, las responsables de sanidad han contrastado información y han unificado criterios en relación con la inminente reversión de centros al sistema público de salud, anunciada en su momento por el Consell.

Hay que recordar que la situación del personal en el ambulatorio fue una de las primeras medidas que Abel Cardona, responsable de Personal al Ayuntamiento, tuvo que gestionar, ante las dificultades que generaba la supresión de una plaza administrativa en las dependencias y que, finalmente, Marina Salud declinó, después de una mediación con Cardona.

Inspecciones en la Marina Alta

La Conselleria de Salud lleva pendiente de la situación sanitaria en la Marina Alta mucho tiempo. Y por dio el primer paso el pasado mes de octubre con el inicio de la ronda de inspecciones a los centros de salud y consultorios de la comarca para evaluar posibles deficiencias e incumplimientos por parte de la concesionaria Marina Salud en materia de infraestructuras y recursos humanos.

El centro de salud de Xàbia —el del pueblo, junto a la plaza de la Constitución— fue el escenario elegido para inaugurar esta ronda de visitas el pasado 5 de octubre. Ese mismo día la Directora General de Alta Inspección de la Conselleria de Sanidad, Isabel González, aprovechó para visitar también el centro del Duanes de la Mar de Xàbia, el de Gata de Gorgos y el consultorio de Jesús Pobre.

La primera inspección de la comarca, en Xàbia.

Pasados unas dos semana, el día 18 de octubre visitó los centros de Ondara y Dénia, donde tomó nota del colapso y la falta de personal en todos ellos. En Dénia, además, quedó patente la necesidad de construir el nuevo centro de salud que prometió la concesionaria Marina Salud y que en vez de ello, reformó las dependencias de Urgencias del antiguo hospital comarcal de La Pedrera como nuevo CSI, que agruparía las funciones de centro de salud y centro de especialidades.

Pedreguer, uno de los centros de salud en peores condiciones de la Marina Alta, fue el último en recibir la visita de Isabel Gómez antes que Benissa. Allí, el Ayuntamiento exigió la reforma del viejo ambulatorio, que Marina Salud tiene presupuestada desde principios de año, y la construcción de uno nuevo que, según el alcalde, Sergi Ferrús, ” la ciudadanía debería estar disfrutando hace tiempo”.

En este centro, denuncian desde el Ayuntamiento, “no está adaptado para personas con movilidad reducida, los ciudadanos y profesionales han de soportar estoicamente el olor a alcantarillado que con frecuencia se extiende por la planta baja, y no existe algo tan básico como un ascensor, lo que obliga a los médicos del primer piso a bajar a la planta baja cuando algún paciente está demasiado grave para subir las escaleras o simplemente va en silla de ruedas o muletas”.

Contenido patrocinado
La Marina Plaza. Noticias. Diario de la Marina Alta.