LA MARINA PLAZA

Feslalí Alcalalí en Flor
Periodismo, pase lo que pase
Publicado: viernes, 20 octubre, 2017

Así será el nuevo Raset

  • El consistorio dianense aprobará en el pleno de este mes las modificaciones pertinentes de la ordenanza de la ocupación de la vía pública y los cambios se verán a partir de marzo

El Ajuntament de Dénia aprobará en el pleno de este mes una modificación puntual de la ordenanza de ocupación de vía pública relacionada con el cambio de imagen de la fachada marítima de la ciudad, que ha sido trabajada y consensuada con los propietarios de los negocios de la zona. La modificación, que ya ha sido presentada a todos los grupos políticos municipales en comisión informativa, tiene como objetivo dotar de una imagen “más homogénea y moderna” a la actual fachada marítima,desde la plaza de Benidorm hasta el final de la explanada Cervantes. “Una zona que necesita esa reforma para convertirse en un espacio más atractivo y que no empañe la vista del paisaje urbano con el que linda”, el barrio típico marinero de Baix la Mar, con elementos del patrimonio arquitectónico local, según ha indicado la concejala de Territorio y Calidad Urbana, Maria Josep Ripoll.

El ayuntamiento ha consensuado con los establecimientos mantener las pérgolas en algunos puntos, pero dotándolas de una imagen más homogénea y de menor impacto visual. Se establece que las estructuras han de ser de techos planos, con predominio del color blanco, perfiles muy ligeros, de 20 centímetros máximo, en los que se integre el nombre del establecimiento, y la retirada de toda la cartelería y pancartas que aparecen actualmente en la vía pública. Se permitirán, asimismo, los cerramientos de mobiliario urbano utilizando maceteros, de 0,80 centímetros de altura, que podrán tener unos cristales adosados que actúen como cortavientos.

En otro tramo de la fachada marítima, la explanada Cervantes, sólo se permitirá a los establecimientos la colocación de sombrillas en la vía pública. “Lo que se pretende, en definitiva, es una ocupación que sea lo más efímera posible”, ha añadido Ripoll.

El concejal de Seguridad Ciudadana, Javier Scotto, ha incidido en que estos cambios “no modifican sustancialmente los metros de ocupación, sino que los ordenan”. Asimismo, ha recordado que la ordenanza establece que debe haber una distancia de 3 metros entre la fachada de los edificios y los elementos que ocupan la vía pública. En los casos en que la anchura de la acera no lo permita, esta distancia se rebaja a 1,5 metros. Asimismo deberán dejarse pasillos de 1,5 metros entre unidades donde sea necesario para el paso de peatones y deberá guardarse una distancia de 1,2 metros entre los alcorques y el mobiliario urbano existente y los elementos que ocupen la vía.

El vicealcalde, Rafa Carrió, ha manifestado que estos cambios constituyen una decisión “muy importante” adoptada por el equipo de gobierno con la que se conseguirá un espacio que también puedan transitar las personas. Los establecimientos que ocupan la vía pública en la fachada marítima tienen de plazo hasta el 1 de marzo de 2018 para adaptar sus infraestructuras a esta nueva normativa.

Contenido patrocinado
La Marina Plaza. Noticias. Diario de la Marina Alta.