LA MARINA PLAZA

Hidraqua
NO + VIOLENCIA DE GÉNERO
Publicado: martes, 22 agosto, 2017

¿Quién se esconde detrás de los nombres de las calas y playas de Xàbia?

  • En esta localidad costera hay tres playas que hacen referencia a tres personas, a tres hombres que por un motivo u otro merecieron dejar su impronta en forma de nombre

Las calas y playas de Xàbia son conocidas por ser de las más especiales del Mediterráneo. Muchas de ellas tienen nombres asociados a sus características físicas (el Muntanyar -por las pequeñas montañas que formaban las dunas petrificadas de tosca antiguamente, antes ser extraídas para construir-, L’Arenal -porque es de arena-, la Grava -por los cantos rodados que la forman-, la Cala Blanca -por su piedra caliza-…) o simplemente han sido bautizadas como la zona -la partida- en la que se encuentran: la Granadella, el Portitxol…

Sin embargo, en Xàbia hay tres calas que tienen nombres diferentes a los anteriores y que son únicos. Lo son porque en realidad hacen referencia a tres personas, a tres hombres en este caso, que por un motivo u otro merecieron dejar su impronta en forma de nombre en calas y playas. Lo cuenta un reportaje publicado por el blog del departamento de Turismo del Ayuntamiento de Xàbia.

¿Cuáles son esas playas?, estará nuestro lector pensando. No le hacemos esperar más. Nos referimos a estas tres: la cala del Pope, la playa del Benissero y la cala del Francés. A continuación, le explicamos sus historias:

La cala del Pope

Monseñor Casiano (1898-1965) era un religioso ortodoxo que a partir de los años 50 empezó a pasar largas estancias en Xàbia. Hizo carrera en la Iglesia y fue elegido obispo —por eso el apelativo de “Pope”— y llegó a ser rector del Seminario de Teología ortodoxa de París. A pesar de ser de origen ruso, vivió en Grecia y en Francia porque su familia huyó de la revolución bolchevique. Siempre que estaba en Xàbia se bañaba en la misma cala fuese la época del año que fuese.Tanto iba aquel Pope —con su túnica gris, el alto cono y un velo negro por la espalda— a tomar el baño que al final la cala se quedó con su nombre, para siempre. Esa cala, también conocida como cala Tangó, es la que está justo en el inicio de la Reserva Marina del Cabo de San Antonio, junto a la escollera, y que sufre una gran erosión por los temporales de mar.

Cala del Pope o Tangó. Foto: Ajuntament de Xàbia.

Cómo llegar:
– Por tierra: se accede desde el aparcamiento situado en el espigón norte del Puerto.
– Por mar: a nado, en tabla de surf o en kayak. La zona está balizada y no se puede acceder con embarcación a motor ni moto de agua.

La playa del Benissero

Tal como el gentilicio indica, el hombre que da nombre a esta pequeña playa, procedía de la localidad cercana de Benissa. Juan Serrat fue emprendedor, montó un negocio de gaseosas y también decidió construirse una casa junto al mar. La edificación siguió los patrones de la época: naia, tosca… como las casas que había —aún se conservan algunas— al otro lado de la carretera del Primer Muntanyar. Esta vivienda en la actualidad continúa en pie y ahora es un local de ocio conocido como La Siesta. Y la pequeña cala de cantos rodados que hay allí, justo al lado, es la Playa del Benissero.

Playa del Benissero. Foto: Ajuntament de Xàbia.

Cómo llegar:
– Por tierra: se accede por la carretera que une los núcleos del Puerto y la Playa del Arenal.
– Por mar: a nado, en tabla de surf o en kayak. La zona está balizada y no se puede acceder con embarcación a motor ni moto de agua.

La cala del Francés

Los Lambert fueron probablemente los primeros turistas que llegaron a Xàbia. Una calle y un centro cultural llevan su nombre. Dieron a conocer nuestro municipio por toda Europa. Eran los años 20 y ellos —ilustradores y arquitectos— se enamoraron del paisaje, la arquitectura, la gente… en definitiva, de todo lo que encontraron en Xàbia y la comarca de la Marina Alta. Tanto les gustó que decidieron construirse una casa —con un jardín que se estudia en los libros de paisajismo— en el Portitxol. Cerca de esta casa se encuentra una pequeña cala —entre la Cala Blanca y la Cala Sardinera—, casi secreta, que con el paso de los años pasó a ser conocida por los vecinos como la Cala del Francés, idioma que hablaban los Lambert entre ellos, si bien eran suizos.

La Cala del Francés, desde el mar. Foto: Javea.com

En el siguiente vídeo se puede ver a André Lambert-Jordan en la casa que construyeron en el Portitxol:

Cómo llegar:
– Por tierra: puedes llegar por la orilla desde la Cala Blanca.
– Por mar: a nado, en tabla de surf o en kayak. La zona está balizada y no se puede acceder con embarcación a motor ni moto de agua.

Deja tu comentario

Etiquetas: , , , , , , ,
Contenido patrocinado
La Marina Plaza. Noticias. Diario de la Marina Alta.