LA MARINA PLAZA

Benissa Viu l'Estiu 2017 cine excursions gastronomia mercats
Periodismo, pase lo que pase
Publicado: Domingo, 13 Agosto, 2017

El cangrejo azul: peligro en el Marjal, manjar en el plato

  • El crustáceo de origen americano, de enorme envergadura, fortaleza y vistosidad, coloniza las aguas del parque natural y supone una amenaza para la fauna autóctona
  • En su lugar de origen, el Atlántico oeste, es cotizado por su sabor; de hecho, en otros lugares donde ha llegado, como el Delta del Ebro, ya se ofrece en las cartas de los restaurantes

A primera vista, por su envergadura, puede parecer un centollo. Pero tiene una característica coloración azul que descarta pronto esa hipótesis. Es, en realidad, una especie exótica originaria del Atlántico oeste muy abundante en el Golfo de México y, advierten los expertos, está colonizando el Marjal de Pego y sus ríos Bullent y Racons-Molinell desde sus desembocaduras hasta las partes más altas. El fenómeno tiene una doble vertiente:la más preocupante, la medioambiental, como especie invasora de enorme fortaleza que desplaza a la fauna autóctona; la otra, la culinaria, pues es un plato apreciado, cotizado e incluido en las cartas de los restaurantes allí donde llega.

¿Cómo ha llegado hasta aquí? Es todavía una incógnita. Lo que está certificado es que hace unos cinco años se detectó por primera vez en el delta del Ebro. Después, en la Albufera de Valencia. Y ahora en el Marjal. Parece evidente que se está extendiendo. Este periódico ha sido, además, testigo de la captura de un ejemplar también en el mar, en la costa de les Deveses de Dénia, aproximadamente a un kilómetro al sur de la desembocadura del Molinell.

El biólogo marino Frederic Alemany conoce bien esa evolución. Trabaja en el delta del Ebro con la producción de diversas especies marinas pero conoce perfectamente el Marjal y les Deveses. No tiene duda de que los cangrejos azules (Callinectes sapidus es su nombre científico) “se están reproduciendo y dispersando por mar gracias a sus fases larvarias”. Una sola hembra puede poner varios millones de huevos. Éstos, “después de dos semanas de incubación en el abdomen de la madre, eclosionan y estarán más de dos meses en la columna de agua nadando y formando parte del placton mientras completan sus dos fases larvarias (zoea i megalopa), para acabar mudando y convirtiéndose en un nuevo cangrejo ya en el fondo”, explica el experto.

Un ejemplar de cangrejo azul.

El cangrejo azul es un animal marino, pero tiene la capacidad de adaptarse a aguas salobres, como la de los espacios citados. En el Marjal, ya se ha detectado incluso en la parte alta, (la Parada de Sant Pere, Blau de Calapatar) donde el agua es prácticamente dulce. “La primera vez que vi uno en el Marjal de Pego fue en el concurso de pesca del año pasado”, comenta Alemany. Lo capturó el ganador del certamen. Entonces, añade, “los pescadores del Molinell me dijeron que también habían pescado otros”. El caso es que ahora, un año después, “el Bullent y el Molinell están minados y hay incluso en la parte alta del Marjal”.

La afección medioambiental

Dos cangrejos azules capturados en el Marjal de Pego.

Desde el punto de vista medioambiental, la proliferación del cangrejo azul representa un problema serio por su envergadura, fortaleza y capacidad de adaptación, así como por su facilidad para la reproducción. “Tiene el cefalotórax (la cabeza) muy duro, dos grandes espinas laterales, y todo el caparazón recubierto de pinchos; es como un acorazado, además posee dos pinzas prominentes y es muy agresivo “, describe el biólogo. Asimismo, tiene una enorme fuerza y con gran capacidad de natación que le confieren sus últimas patas nadadoras. Es decir, que no tiene rival, y eso es una amenaza para las especies con las que interactúa. Una amenaza como en la que su día representó el cangrejo Americano, convertido ahora en víctima y principal perjudicado. “El impacto sobre las otras especies y sobre el medio és impredecible”, dice Alemeany.

La vertiente culinaria

En su área de origen el cangrejo azul es un plato cotizado y tiene, por tanto, un destacado valor comercial. Como curiosidad, se consume cuando el cangrejo muda y su esqueleto es blando, recibe el nombre de Jaiba suave o Soft shell. Pero no sólo allí. Empieza a ser también apreciado a nivel culinario por estos lares.
En el Delta del Ebro, la primera zona donde apareció en el Mediterráneo peninsular, se ofrece ya en la carta de algunos restaurantes. “Han sustituido el bogavante por el cangrejo azul en el arroz meloso -comenta Frederic Alemany- por la curiosidad que tiene la gente por probarlo”. Esta demanda le confiere un precio en lonja de entre 8 y 12 euros por kilogramo.

Incluso aquí, en la Marina Alta, empieza a ser buscado ya por los pescadores aficionados. Habrá que ir acostumbrándose, advierte este biólogo. Esto, dice, “va para largo”.

Deja tu comentario

Denia XTREMESUB BUCEO BAUTISMO DE MAR PECIOS



Etiquetas: , , , , ,
Contenido patrocinado
La Marina Plaza. Noticias. Diario de la Marina Alta.