DÉNIA FESTIVAL JAZZ 2017
Con el deporte, pase lo que pase
Publicado: Jueves, 10 Agosto, 2017

Recordando la época en que los animales tiraban de la vida

  • La Volta en Carro a la Marina es un evento anual en que los caballos y otras especies son los protagonistas, y que viaja por las dos Marinas en este antiguo método de transporte

Hace menos de un siglo en los pueblos de la Marina Alta (y del resto del país), la vida giraba en torno a cosas muy diferentes. No había coches ni motores que funcionaran para tirar de los aparejos necesarios para vivir, para labrar y trabajar el campo y eran los animales quienes debían hacer esa función. Se viajaba en carro, y no hace tanto que dejó de ser así. Eran los caballos o los bueyes o los toros mansos quienes tiraban de las carretas o quienes labraban el campo paso a paso, arrastrando pesadas herramientas. Y hace unos treinta años nacía en Benissa un movimiento que se marcó como objetivo no olvidar esa vida. Y lo siguen haciendo pese a haber pasado penurias, y siguen recordando años tras año aquella vida y dándole un protagonismo especial a esos caballos y animales que tiraban, en definitiva, de la vida.

Lo Volta en Carro a la Marina nacía en esta localidad de la comarca en el 1986. Lo hacía gracias a la iniciativa de Miquel de Caxapí, su principal impulsor. Este, al observar el cambio en la vida de muchos hombres y mujeres cuyo trabajo era el de carretero, decidió tratar de devolverles la ilusión. Y es que, para muchos de estos carreteros, la aparición del motor y la mecanización del campo significó un cambio de 180 grados. Pese a ello, seguían amando a los animales y seguían viviendo por y para los caballos. El benissero vio la oportunidad de dar de nuevo voz y de mostrar cómo se vivía en la comarca pocas décadas atrás.

Y no lo dudó y tras un año de organización montó lo que sería la Primera Volta en Carro a la Marina. Tras reunirse y montar un grupo de trabajo con aficionados al caballo de su localidad como Juan Cabrera “Pomero”, José Francisco Llopis “Benavent”, Toni Pollastre, Els Torrat, Jordi Martinez, Maties Rostoll, Toni Marxena entre otros, llevó a cabo su iniciativa. Lo hicieron gracias a la colaboración también de gente de Pego, que en aquel momento era la cuna de lo que los propios organizadores califican como “deporte hípico autóctono, como es el tir i arrossegament (tiro y arrastre)”. Contrataron carretas y carreteros de toda la comarca y expandieron la idea por todo el territorio valenciano y en julio, con una expectación digna de un evento nacional, se reunieron en la Plaça Jaume I de Benissa. Para sorpresa de los propios llegaron un total de 35 carros, cuando se esperaban menos de 10, y nació una historia que continúa hoy en día fuerte.

Todos los municipios de las dos Marinas vieron como los carros invadían sus calles, como antaño. Y así, año a año, Volta a Volta, lograron asentarse hasta incluso ampliarla por toda la provincia y la comunidad. Así durante 12 años de forma ininterrumpida porqué, tal y como explica Kiko Llop, que es miembro de la peña organizadora, “el carro en aquella época era más que un instrumento, era algo exótico, que la gente mayor recordaba como algo típico y la gente jóven no había visto nunca”. Tal fue el impacto que hasta los grupos políticos que gobernaban cada localidad por la que pasaba trataron de aprovecharla y promocionarse. Contó desde un principio con ayuda de instituciones como la Diputación de Alicante y de muchas grandes empresas. Los propios Ayuntamientos montaban fiestas y cenas a su paso. Pero entonces llegó un declive que casi acabó por hacer desaparecer la Volta.

El carro pasó de moda, dejó de ser exótico y la gente prefirió hacer otras cosas antes que participar de este tipo de actividades. La Volta no dejó de realizarse, pues quienes seguían organizándola seguían teniendo un objetivo claro: no dejar morir el estilo de vida que tanto había dado a sus padres y abuelos. Y ahora, desde hace unos años, la Volta está volviendo a coger protagonismo, la promoción vuelve a crecer, gracias en parte a las redes sociales y a una voluntad de volver al pasado de muchos ciudadanos de la comarca. Y eso ocurre pese a que en algunas localidades ya no pueden celebrar la quedada.

Si de algo sirvió aquel primer impulso que tuvo este movimiento fue, entre otras cosas, para movilizar la creación de peñas de carreteros. En todos los municipios aparecieron estos grupos de amantes de los caballos y los carros y hoy en día son estos quienes mantienen viva este tradicional acontecimiento, que se vuelve a realizar a partir de este doce de agosto a las 18:00 horas en la Plaza Jaume I de Benissa, en la que es su trigésima edición.

Peñas de Benissa, de Poble Nou de Benitatxell, Xàbia, Gata de Gorgos, Dénia, Llíber, Teulada, entre otros muchas de la comarca y de fuera de la comarca (La Vila, Altea, etc), participarán en esta edición de la Volta en Carro a la Marina, que es especial. Y es que, esta, que ya se ha convertido en una de las tres vueltas de carreteros importantes en toda la Comunitat Valenciana, cumple ni más ni menos que esos meritorios 30 años.

100 personas y 32 carros tirados por un total de unos 70 animales caminaran y montarán desde Benissa hasta Teulada y posteriormente a otras localidades de las dos comarcas a lo largo de una semana. Además, en cada parada realizarán exhibiciones y expondrán sus carros, que son como tesoros de una época pasada, para que los vecinos y vecinas puedan observarlos. Es, sin duda, un evento simbólico que como se afirmaba, tiene un afán nostálgico de recuperar una vida pasada. “Se trata de convivencia entre todos por hacer camino pasando por los pueblos como hacían los antiguos carreteros”, afirma Kiko Llop, que asegura que sirve para que “los más mayores enseñen al resto sus experiencias y los jóvenes aprendemos a entender los caballos y lo que significó este estilo de vida en su momento”.

Durante el resto del año, las peñas de carreteros que ahora se dejan ver por los pueblos marineros realizan otro tipo de actividades. Participan en desfiles, en concursos de labrado, en batidas o en muestras como la que realizan anualmente en Jesús Pobre, entre otras muchas actividades. Y es que, quienes antes vivían del carro y aquellos que siguen queriendo hacerlo han buscado otras funciones para sus animales y sus vehículos que ya de por sí no aportan nada a la modernidad de los pueblos.

Todas las peñas de carreteros de la Marina Alta y la Baixa se reunieron en Teulada para organizar esta edición y como novedad decidieron realizar una exposición fotográfica que estará en Benissa, que fue la localidad que vio nacer este entrañable acontecimiento.

Carteles de las primeras ediciones de la Volta en Carro a la Marina

Bar dianense tapas arroz paella denia desayunos



Etiquetas: , , , , , , , , , ,
Contenido patrocinado
La Marina Plaza. Noticias. Diario de la Marina Alta.