LA MARINA PLAZA

Hidraqua
NO + VIOLENCIA DE GÉNERO
Publicado: jueves, 10 agosto, 2017

El día después de la tormenta en la Granadella de Xàbia

  • Los 133 l/m2 que se registraron el pasado miércoles en la estación de Viveros de Xàbia, cifra récord en toda la comarca de la Marina Alta, han causado estragos en todo el litoral xabienc
  • José Chulvi: “¿Qué hubiese pasado si hubiésemos continuado permitiendo el aparcamiento en el barranco? Mejor no imaginarlo”

Los 133 l/m2 que se registraron el pasado miércoles en la estación de Viveros de Xàbia —cifra récord en toda la comarca de la Marina Alta— han causado estragos en todo el litoral xabienc. ¿La más afectada? La cala Granadella, que no se libra ni queriendo de los desastres naturales. Esta necesitará una intervención urgente para recuperarse y poder seguir recibiendo bañistas lo que queda de verano.

El barranco que desemboca en la cala, y que este verano ha sido clausurado como aparcamiento, registró una considerable tromba de agua sobre la medianoche, arrastrando al mar gran parte de los cantos rodados de la playa, señalización pública y servicios de temporada como sombrillas o hamacas.

Este jueves por la mañana, el alcalde, José Chulvi, y la concejala de Servicios, Kika Mata, han estado en la zona junto con los técnicos municipales que han valorado los daños y las medidas para devolverle la normalidad. Dado las fechas que son, el Consistorio ha optado por no cerrar totalmente la cala, pero el acceso estará condicionado por los trabajos necesarios.

La cala Granadella al día siguiente de la tormenta, completamente destrozada.

También se ha empezado a limpiar de piedras y arrastres el camí de la Teulería y los tramos del barranco que se necesitan para dar accesibilidad a algunas viviendas y se han gestionado los permisos para empezar en las próximas horas a aportar gravas a la playa para regenerarla. Asimismo, se ha contactado con clubes de buceo para que ayuden a supervisar el fondo marino por si hubiera elementos arrastrados por la avenida que sean peligrosos para el baño.

Otra playa que también necesitará aportación de gravas es la Barraca, afectada en un tramo por escorrentías. La carretera de acceso se ha despejado esta misma mañana de piedras que habían cedido de los márgenes por la fuerza del agua, que también ha dañado el balizamiento y la plataforma acuática del Arenal.

Otros daños de los que se tiene constancia son el derrumbe de un muro sobre una propiedad particular en la calle Milá o varios árboles caídos en la zona de Valle del Sol. No obstante, no hay ningún vial cortado al tráfico por inundaciones.

Chulvi: «No me voy a callar»

El alcalde, José Chulvi, ha publicado unas palabras de agradecimiento en su muro de Facebook dirigidas a todos los operarios que han trabajado tanto para evitar incidentes como para arreglar desperfectos. “Su trabajo resultó imprescindible como siempre para garantizar la seguridad de las personas e ir solucionando los problemas que en viviendas, garajes, calles, etc. se fueron produciendo a lo largo de la noche”.

Ha aprovechado también para pedir calma a la población. “Os pido paciencia y comprensión porque no va a ser fácil retornar a su estado anterior la desembocadura del barranco y la cala, pero os aseguro que estamos poniendo todo de nuestra parte para que así sea”.

Pero no ha desaprovechado el momento para criticar, de nuevo —ya lo hizo en un post reciente acerca de la restauración de la iglesia de Sant Bertomeu—, a la oposición: “¿Qué hubiese pasado si hubiésemos continuado permitiendo el aparcamiento en el barranco? Mejor no imaginarlo. Tomamos una decisión que no era fácil, pero desde el convencimiento de que hacíamos lo correcto, y lo sucedido anoche nos da la razón. Esta vez no me voy a callar, y voy a recordar las burlas y comentarios que tuvimos que soportar por parte de algún concejal de la oposición cuando implementamos las medidas de cierre del barranco, pero esto lo haré en otro post”.

 

Contenido patrocinado
La Marina Plaza. Noticias. Diario de la Marina Alta.