LA MARINA PLAZA

Hidraqua
Periodismo, pase lo que pase
Publicado: Jueves, 27 Julio, 2017

Los rostros del tenor Cortis y de la baronesa de Casa Soler se quedan en Dénia para siempre

  • El nieto de la aristócrata dona a la ciudad dos bustos realizados por el propio cantante en tiempos de la II República
  • También se conservará una foto dedicada del músico de 1929
  • Todas las piezas pasarán a engrosar el nuevo museo de la Casa de la Marquesa Valero de Palma cuando al fin se acometan las obras de rehabilitación

Los bustos de la baronesa y del tenor junto a la fotografía dedicada a la izquierda.

Ya están en casa. Dos de los bustos de terracota realizados por el tenor Cortis, uno de la baronesa de Casa Soler y otro un autorretrato escultórico del propio cantante, se quedan en Dénia para siempre. Este jueves el nieto de la baronesa, Carlos Soler d’Hyver de les Deses, ha hecho entrega oficial a la ciudad de las dos obras, que fueron realizadas por el tenor en los años de la II República según detalló el arqueólogo municipal Josep Antoni Gisbert. Aunque la donación es en depósito, Soler dejó entrever que las esculturas se quedarán de forma definitiva en el municipio.

Vicent Grimalt, Carlos Soler y Rafa Carrió, esta mañana en el Etnogràfic.

El lote incluye también una fotografía del álbum de los barones de Casa Soler que el cantante (Antonio Montón Corts, Dénia, 1891, Valencia, 1952) dedicó a una de las muchachas que trabajaban en esa finca de Campotorres en 1929. En el acto también estuvieron presentes en el Museo Etnográfico el alcalde, el socialista Vicent Grimalt, y el edil de Cultura, Rafa Carrió (Compromís).

Todo el conjunto escultórico había estado ya en la exposición que Dénia instaló durante meses en el Centre d’Art de l’Estació para celebrar el 125 aniversario del nacimiento del artista. Y ahora pasan a ubicarse en el Etnográfico, si bien Gisbert subrayó que su emplazamiento definitivo será en el edificio de al lado, la Casa de la Marquesa Valero de Palma, cuando al fin se afronte su rehabilitación con cargo al Plan Confianza.

La fotografía con la dedicatoria.

La realización de ambos bustos dan una idea del carácter polifacético de Cortis, que no sólo cantó en escenarios de toda Europa y América, sino que también fue compositor y escultor. Por ejemplo, también realizó el busto de otro tenor histórico, Lauri Volpi (1892-1979), de quien fue cotáneo.

En cuanto a los bustos que ahora se quedan en Dénia, Cortis habría esculpido el suyo mirándose a un espejo, si bien Soler matizó que es muy probable que también utilizara una fotografía de uno de sus conciertos para lograr una obra más fiel de sí mismo: así lo probaría el traje que se encuentra labrado en la escultura y que podría pertenecer a una representación suya de la ópera La Giaconda.

Por otro lado, el busto de la baronesa de Casa Soler, Rosario Moreno Carbonell, confirma la relación social que los Cortis mantuvieron con el entorno de esta aristócrata, «una de las figuras más importantes del siglo XX en Dénia», según Gisbert. De hecho, la casa donde habitaron los Soler y que ya no pertenece a la familia, la famosa finca de Campo Torres o finca de la Baronesa, fue uno de los símbolos sociales de aquella Dénia de finales del XIX y principios del XX próspera gracias a la pansa.

Soler, junto al busto de su abuela.

En este sentido, Gisbert reveló que el Museo ha podido digitalizar toda una serie de fotografías de aquella vivienda gracias también a una cesión temporal para la exposición de Carlos Soler. Este último rememoró que la finca fue en un principio un riu rau después transformado y que tenía otro nombre más familiar, La Zenia, lo que demostraría la presencia de agua y su uso agrícola.

Soler, Gisbert, Carrió y Grimalt.

En el acto, Grimalt y Carrió agradecieron la «gran sensibilidad» de Carlos Soler por haber realizado esta donación, que viene a servir de «colofón» a la «magnífica» exposición del tenor Cortis.

Deja tu comentario

Contenido patrocinado
La Marina Plaza. Noticias. Diario de la Marina Alta.