LA MARINA PLAZA

Baleària Dénia
Periodismo, pase lo que pase
Publicado: jueves, 27 julio, 2017

La Marina Alta, paraíso del buceo (II): 11 rutas bajo el mar de Xàbia

  • El litoral xabienc a alberga magníficos fondos marinos idóneos para la práctica del submarinismo

Sin dudarlo, el buceo se ha convertido en una de las más aclamadas actividades en la Marina Alta. El incremento de la demanda alcanza niveles del 30%. Y es que nuestra costa cuenta con lugares que destacan por la riqueza de sus fondos. Por este motivo La Marina Plaza inició el pasado verano una serie dedicada a las principales rutas de buceo de la comarca. Esta es la segunda entrega.

Un buceador en un fondo marino de Xàbia. Foto: Ayuntamiento de Xàbia.

Así que empezamos: visitantes y residentes de la Marina Alta, novatos y deseosos de iniciarse en esta práctica, así como buceadores experimentados… ¡Prepárense, que llegan corrientes! Les traemos una recopilación de las más espléndidas rutas de buceo que podrán encontrar a lo largo y ancho de todo el litoral de Xàbia, un auténtico paraíso para la práctica de esta afición:

1. Escull del Cap de Sant Antoni

Muy cerca del Cap de Sant Antoni, casi pegado a la costa, hay un pequeño islote conocido como La Mona. Ofrece la posibilidad de fondear junto a él en una zona en la que hay 8 metros de profundidad. Desde aquí, partiendo desde el ancla y rumbo 60º nos dirigimos al islote, cuya parte sumergida presenta diferentes caídas escalonadas hasta alcanzar los 20 metros, donde nos encontraremos un fondo más arenoso. La ruta transcurre en círculo alrededor del islote, lo que no presenta ninguna complicación dado su pequeño tamaño.

Se pueden ver curiosas formaciones de roca y una gran variedad de vida, formada sobre todo por sargos, serranos, pulpos, morenas o escorpas. También veremos espirógrafos, especialmente llamativos en los contraluces. En la parte en que el islote enfrenta el cabo se produce un estrechamiento que nos obliga a subir hasta los 5 metros para acceder a una piscina de aguas tranquilas en la que aún se pueden ver los restos de una embarcación.

2. Tangó o Pope

La cala del Tangó o del Pope, conocida popularmente así por la presencia a mediados del siglo XX de un Pope ortodoxo que la utilizaba como refugio y lugar de descanso, ofrece una inmersión sencilla pero muy gratificante. La pequeña playa, muy castigada por la erosión natural, se encuentra junto a la escollera del puerto de Xàbia y acceder al mar con el equipo a cuestas es complicado, ya que hay que sortear los restos de los sucesivos desprendimientos. El Tangó está orientada al este, con el Cap de Sant Antoni al norte. Su fondo es poco profundo y está cubierto de posidonia; alterna los claros arenosos con bloques o lenguas de roca. Es aquí donde se cobijan interesantes especies como morenas, pulpos, espetones y, en temporada, langostas.

Cala Tangó. Foto: Carla Pons.

3. Cap Prim

El Cap Prim al fondo. Foto: Blogs Comunitat Valenciana.

En el extremo sur de la bahía de Xàbia está el Cap Prim y, frente a él, un islote. Para acceder a esta ruta, como a muchas de las anteriores, es necesario hacerlo con embarcación. A unos 50 metros de distancia se observan dos 2 entradas en el suelo que son la entrada a la conocida Cueva de la Virgen. Hay que entrar con cuidado para intentar no levantar partículas del fondo, ya que se enturbiaría el agua y dificultaría la visión.

Es fácil encontrar en ella corvinas y brótolas. También se pueden ver meros, congrios, morenas, pulpos y otras especies de zonas oscuras como los reyezuelos. Al fondo de la cueva hay una imagen en azulejo pintado de la Virgen de los Desamparados. El contraluz desde el interior de la cueva es perfecto para fotógrafos, siempre que sean los primeros en entrar. En los numerosos huecos de la pared es abundante la presencia de vida y se puede encontrar alguna langosta. Se trata de una ruta de dificultad media.

4. Illa del Portitxol Nord

Esta inmersión al norte de la isla del Portitxol de Xàbia, a la que se accede mediante embarcación, suele presentar corrientes moderadas o fuertes, lo que da la ocasión de encontrar grandes bancos de peces como castañuelas, sargos y espetones. La inmersión empieza en la punta este. Aquí, al alcanzar los 18 metros de profundidad máxima, se hallará un veril de roca seguido de grandes piedras entre las que habitan meros y pulpos.

Es posible que si se mira hacia arriba se vean pasar por encima peces luna. Se recomienda recorrer toda la cara norte de la isla a máxima profundidad para iniciar el regreso entre las grandes rocas que hay pegadas a la pared. Aquí se puede disfrutar de la presencia de abundantes esponjas y anémonas de colores, así como nudibranquios de diferentes especies. El nivel de dificultad de la ruta es medio.

5. Les Termes y Banys de Neptú

Esta ruta se encuentra en la cara suroeste de la isla del Portitxol, a la que hay que acceder con embarcación y donde la profundidad es de 8 metros. Se trata de una inmersión no muy complicada en la que, con buena visibilidad, se puede disfrutar intensamente de los arcos, contraluces y desfiladeros de roca. Destaca en el fondo un gran islote hundido y, más adelante, a la izquierda aparecerán dos arcos de piedra que se pueden atravesar. En el fondo se alterna el substrato rocoso con el de arena y son frecuentes las escorpas, los sargos y las salpas. La pared del islote está además salpicada de pequeñas grietas y agujeros en los que pueden observarse crustáceos y corvinas.

6. Escull de l’Illa del Portitxol

Pasada la isla del Portitxol en dirección al Cap de la Nau (mediante embarcación) nos encontramos con un pequeño islote, conocido como la Mona o María Claudia. En esta inmersión se suele realizar una ruta circular a su alrededor. Sus paredes descienden progresivamente en suaves laderas en algunos puntos y, en otros, son abruptas y cortadas, ofreciendo huecos llenos de vida. El fondo se encuentra a una profundidad de entre 15 y 22 metros y es de arena con grandes rocas. En la ruta también podremos ver, a una profundidad de entre 7 y 11 metros, la entrada a una chimenea natural. En la misma se abren ventanas en las que se crean espectaculares efectos luminosos. Es importante que se acceda a ella con cuidado, sin aletear demasiado para no enturbiar el agua. En cuanto a la dificultad de la ruta, esta es media.

7. Cap Negre

El Cap Negre es el final de una de las calas más míticas de Xàbia: la Cala Barraca o Portitxol, que se alberga entre este cabo i el Cap Prim. La ruta subacuática del Cap Negre es de muy poca dificultad y, con lo cual, es apta para todos los niveles. Ofrece la posibilidad de ver gran cantidad de fauna, como pulpos, morenas, langostas, cigalas reales, pequeñas gambas e incluso, esporádicamente, algún mero. Se avanza siguiendo la propia pared del cabo y, mientras, se contempla cómo el fondo va cambiando hacia las praderas de posidonia. La ruta, además de la ocasión que nos brinda para ver de cerca la vida animal del área, ofrece una llamativa cueva (en realidad una especie de túnel excavado en la propia pared), de nula dificultad técnica y con espectaculares contraluces.

8. Escull de Sant Pere o Bergantí

Escull de Sant Pere. Foto: Blogs Comunitat Valenciana.

Al sur del Cap Negre y en dirección al Cap de la Nau aparece el breve islote de L’Escull. A 22 metros de profundidad, aparece la entrada de una espectacular gruta de 25 metros de longitud que lo atraviesa de parte a parte y en la que se hace la oscuridad total dada su forma de “L”. Se trata de una ruta un tanto complicada, por lo que es imprescindible contar con un buen guía. A la salida de la cueva e puede recorrer la base de la montaña, tapizada de anémona amarilla y poblada por pulpos, morenas y langostas. También es posible que nos encontremos con bancos de espetones de buen tamaño.

9. La Muntanya Submergida

Pasando el Cap Negre y L’Escull de Sant Pere, antes de llegar a Punta Plana, se encuentra la Muntanya Submergida, de difícil localización si no se conoce bien la zona. La inmersión se inicia por el lado este de la montaña. A unos 7 metros de profundidad ya se pueden encontrar diferentes recovecos llenos de vida animal en un descenso que sigue hasta los 20 metros de profundidad. En el fondo se pueden ver rocas sueltas y algún vistoso ejemplar de manta descansando en las corrientes. En la base de la montaña se abre un pasillo de unos 14 metros de largo en el que es fácil encontrar bancos de espetones de tamaño considerable. Al final de ese pasillo se alcanza la profundidad máxima (30 metros) y es posible encontrarse con meros. La ruta es de gran dificultad, solo apta para buceadores ya experimentados.

10. Illa del Descobridor

Illa del Descobridor.

Apenas pasado el Cap de la Nau aparece la illa del Descobridor, enclave de sencillas e interesantes inmersiones. El fondo se presenta salpicado de grandes rocas, alcanzando una profundidad media de -14 metros. Su pared, tapizada de llamativa anémona incrustante amarilla, sorprende con algunos túneles que, a modo de pasillos paralelos a la pared, aparecen vistosamente iluminados por grandes ventanales.

11. Granadella

Es una de las calas emblemáticas de Xàbia y de todo el litoral y ofrece una inmersión sencilla para buceadores de cualquier nivel. Se puede ganar a nado la pared izquierda de la cala y allí, a escasos 3 metros de profundidad se encuentra un pequeño arco de roca por el que pasar para seguir la ruta en paralelo a la roca. En el fondo abunda la posidonia y son fáciles los encuentros con pulpos y morenas. La profundidad máxima a la que se puede bajar siguiendo esta ruta son 10 metros. A medida que se va regresando a la playa se observan cuevas y galerías en las que se pueden encontrar corvinas, crustáceos y puede que incluso congrios. Las cuevas son cortas y sin salida, aunque algunas tengan luminosas ventanas laterales.

Granadella. Foto: Blogs Comunitat Valenciana.

Se pueden conocer las rutas de buceo en Dénia en el siguiente artículo de LA MARINA PLAZA: La Marina Alta, paraíso del buceo (I): 8 rutas bajo el mar de Dénia

Etiquetas: , , , , , ,
Contenido patrocinado
La Marina Plaza. Noticias. Diario de la Marina Alta.