LA MARINA PLAZA

Hidraqua okko
Periodismo, pase lo que pase
Publicado: Martes, 25 Julio, 2017

Carlos Samper, escritor: “¿Cómo podía ser que nadie hubiera escrito sobre el preventorio de Aigües?”

La editorial ondarenca Dilatando Mentes publicó el pasado 3 de julio su último libro: Preventorio, del alicantino Carlos Samper, y La Marina Plaza ha querido saber un poco más acerca de esta historia de terror.

Licenciado en Ciencias del Mar en la Universidad de Alicante, es profesor de ciencias desde hace ya muchos años. Le gusta escribir, leer, jugar a videojuegos (aunque esa época parece muy lejana ya…), el fútbol, los zombies, los cómics y pasar tiempo con los suyos. Autor de relatos como En lo profundo del lago, ambientado en el universo Lovecraft, y de la novela El retorno de las Hechiceras Negras (Editorial Amarante, 2014) una historia de fantasía ambientada en el Reino de Calüin que va ya por su tercera edición, ahora vuelve a la acción con Preventorio.

Dilatando Mentes es una pequeña editorial levantada en Ondara por Ángel de Dios García y Maite Aranda que empezó su andadura a principios de 2016 y que ahora ya tiene nueve libros publicados. Una editorial con especial querencia por el género fantástico en todas sus vertientes: terror, fantasía, ciencia ficción… y también hace hueco para obras de carácter oscuro, decadente y subversivo.

“En el principio de la novela cuento que van dos parejas al preventorio y eso es verdad. Nos fuimos a cenar, me contaron que existía ese lugar que yo desconocía y les propuse ir a la una de la madrugada”.

“Me siento un privilegiado por haber sido seleccionado para formar parte del catálogo de novelas de Dilatando Mentes porque trabajan genial”

Carlos Samper.

¿Qué lleva a un profesor de Ciencias a dedicarse también a las letras? ¿Desde cuando tienes esta afición?

Las ganas de contar alguna historia. A raíz de ahí han salido las dos novelas que tengo escritas. La primera la escribí hace ya muchos años y la tenía guardada. Hasta que vi que un compañero de trabajo había publicado una novela y empecé a moverla y conseguí publicarla en 2014. A raíz de eso, me puse más las pilas y el verano siguiente empecé a escribir y salió Preventorio. Fue bastante rápido, lo escribía por las noches, hasta las tantas de la madrugada.

¿Por qué Preventorio? ¿Qué te lleva a escribir la novela?

Un día, fui al Preventorio de Aigües, en Alicante, con dos amigos. En el principio de la novela cuento que van dos parejas y eso es verdad. Fuimos dos parejas a la una de la madrugada. Nos fuimos a cenar, me contaron que existía ese lugar que yo desconocía y les propuse ir. Nos fuimos hacia Aigües y nos metimos allí de noche, sin linterna, con la luna y los móviles de antes que no tienen nada que ver con los de ahora. La verdad es que estuvo muy bien, yo me quedé alucinado de lo que había allí.

Más adelante, volví de día. Tenía que verlo a pleno día, con luz. Me encantó el lugar, es una pasada. A raíz de ahí, no paraba de preguntarme a mí mismo cómo podía ser que nadie hubiera escrito nunca nada sobre ese sitio. Me pareció una materia prima buenísima para contar una historia, sobre todo de miedo. Allí han ido a hacer psicofonías, fotos, ha salido en Cuarto Milenio… al final lo han convertido en un mito de algo que en realidad no fue pero que hoy en día todo el mundo lo ve así.

Portada del libro.

Cuéntales a nuestros lectores un poco acerca de la novela…

Se trata de dos historias que van en paralelo. Una transcurre en 1951 y la otra en la actualidad. En la de 1951 yo me invento cómo era la vida allí, con los enfermeros, los niños con tuberculosis, los enfermos y todo lo que pasaba allí, que no era del agrado de nadie. Paralelamente a eso, voy contando cómo los cuatro jóvenes van al preventorio y empiezan a meterse por todos sus recovecos. Siempre tratando de enlazar hechos que ocurrieron en el pasado, en una sala determinada, buscando un nexo de unión entre las dos historias. Además, una de las chicas que va en el presente al preventorio tiene una sensibilidad especial con la que puede captar cosas.

El Preventorio, situado en el municipio de Aigües, es un edificio con mucha historia. ¿Cómo es el proceso de documentación para la novela? Cuéntanos un poco sobre su historia.

Estuve entrando en un montón de páginas web, intentando conseguir información, fotografías… aunque ya conocía parte de la historia porque me la había contado gente que había vivido por aquella zona, en Aigües. La verdad es que fue bastante entretenido. Entre las fotos que yo tenía, lo que encontré en Internet y las historias que me contaron hice un popurrí y salió toda la novela.

El pasado 3 de julio salió al mercado el libro y ya lo has presentado en la Feria del Libro de Alicante y en la Librería Pynchon&Co de Alicante. ¿Cómo ha sido el recibimiento por parte del público?

La verdad es que estuvo bien. Lo que más le gusta a un escritor es que la gente conozca la novela y se la lea. ¿Que vienen amigos y familiares? Sí, obviamente. Pero en la Feria del Libro de Alicante también vino gente que no conocía. Ver que hay gente que no conoces y que va a comprar tu novela te reconforta bastante, es bastante motivador. Vino gente que a lo mejor vivía en Aigües, que había visitado en preventorio y quería leer la novela… Vendimos bastantes libros.

En Pynchon&Co hizo la presentación Elena Merino, que es periodista y escritora, y estuvo muy amena y entretenida. Vino bastante gente, hicieron preguntas…

Anteriormente has publicado una novela de fantasía titulada El retorno de las Hechiceras Negras. Por lo que veo, que desenvuelves en los géneros de fantasía y terror como escritor. ¿También como lector?

Sí, la verdad es que leo un montón, tengo una gran cantidad de libros. Los devoro, leo uno detrás de otro. Intento alternar terror con fantasía porque me gustan mucho esas dos vertientes.

¿Tienes algún referente en esos dos géneros?

En el terror, aparte de Stephen King, que es el habitual de todos los amantes del terror, me gusta muchísimo Adam Nevill. Tengo todos sus libros que han salido traducidos y me encanta. También me gusta Toni Giménez, que es español y que ha publicado su último libro con la editorial Dilatando Mentes, o Dean R. Koontz, que más de thriller y suspense. Esos son los que más me han influenciado.

En fantasía, lo que he leído últimamente se aproxima más a la fantasía de terror. Ahora me voy a leer Sombra y hueso, de Leigh Bardugo, me acabo de terminar uno de Trudi Canavan, que es El gremio de los magos. Esos son los autores que más me gustan de fantasía. Luego, J.J.R Tolkien también me gusta pero la lectura es un poco ardua, con muchas descripciones. Me he leído sus libros pero no me han terminado, es demasiado recargado. Me gusta mar ver las películas, por ejemplo. Eso sí, las historias de Tolkien son chulísimas. Bebí de ellas para escribir El retorno de las hechiceras negras.

El preventorio de Aigües.

Dilatando Mentes, una editorial familiar y de reciente creación de nuestra comarca, la Marina Alta, ha sido la encargada de publicar la novela. ¿Por qué la escogiste? ¿Cómo ha sido trabajar con ellos?

La verdad es que ha sido una cosa increíble. Me siento un privilegiado por haber sido seleccionado para formar parte de su catálogo de novelas porque trabajan genial. Yo vi que apareció la editorial hace poco. Decían que no aceptaban manuscritos pero yo insistí y se lo mandé. Fueron leyéndolo, lo terminaron y les gustó. Entonces pulimos unos detalles y escribí un par de capítulos más.

Trabajan genial, tienen unas maquetaciones espectaculares. Si comparas el primer libro que tengo con este, no tienen nada que ver. Este está súper trabajado, con los detalles finales, con su epílogo y su prólogo. Trabajan muy bien y promocionan muy bien. Yo quería trabajar con ellos porque estaba seguro de que iba a salir bien, Además, tratándose de una historia sobre el preventorio de Aigües, aquí en la provincia iba a tener una repercusión porque es un sitio muy visitado.

Contenido patrocinado
La Marina Plaza. Noticias. Diario de la Marina Alta.