LA MARINA PLAZA

Benissa Viu l'Estiu 2017 cine excursions gastronomia mercats
Periodismo, pase lo que pase
Publicado: Lunes, 24 Julio, 2017

La genial fusión de ritmos ibéricos de Coetus & Carles Dénia ponen el broche de oro a Música al Castell

  • Una original combinación de músicas de toda la Península interpretadas con instrumentos peculiares y únicos protagoniza el último concierto de esta edición del festival

Después de cinco intensos conciertos muy variados que han tenido una gran acogida por parte del público de Dénia y comarca, este domingo pasado tocaba cerrar la edición 25+1 de la Música al Castell. Los encargados eran los miembros de uno de los grupos que más expectación había levantado: Coetus y el cantaor Carles Dénia. Y en absoluto defraudaron: tras casi dos horas de ritmos, canciones y fusión, el público reconoció con una sonora ovación la pericia de los músicos, las tres voces del grupo, así como su original propuesta fundamentada en instrumentos sorprendentes y cotidianos puestos en valor por la formación.

Noche de domingo, noche de verano con calor, pero con una brisa lo suficientemente agradable como para poder disfrutar de la música en el mejor escenario posible que brinda Dénia, su Castillo. Eran las 23:00 horas cuando salieron los músicos y se escucharon los primeros ritmos de los percusionistas Aleix Tobias, Martí Hosta, Dídac Ruíz, Bernat Torras, Angelo Manhenzane, Antonio Sánchez, Acari Bertran, Alberto Carreño, Mariona del Carmen, Anna Tobias, Marc Vila y Fran Lucas, y con ellos, el bajo de Guillem Aguilar, la guitarra de Mario Mas, el saxo de Martí Serra y los instrumentos de viento de Xavi Lozano. Enseguida se les unió la impactante voz de Carles Dénia, que se dejó el alma ya en el primer tema. ¿El  resultado? Coetus, en tan sólo cinco minutos, se había puesto al público en el bolsillo.

Tras este ovacionado arranque, entraron en escena las otras dos cantantes protagonistas, Ana Rossi y Rosó Sala. Desde ese momento, tema tras tema, se desarrolló un interesante juego en el que se entrelazaban las voces: en unas ocasiones predominaba una de las solistas femeninas, otras veces era el cantaor de Gandia quien asumía el tema para luego dejar el rol principal al dúo Rossi y Sala, pero los momentos más plenos llegaron cuando se combinaron las tres voces, y así lo fue reconociendo un público agradecido.

Una de las claves del concierto fue la versatilidad, y es que éste es uno de los rasgos distintivos del grupo surgido en Cataluña hace diez años y que ya ha conseguido un importante prestigio en el campo de la música tradicional. La incorporación en 2016 de Carles Dénia a la formación -con su dominio de palos tan variados como el jazz, el flamenco o la canción valenciana- ha reforzado sin duda esta característica de Coetus, y es que en el Castillo demostraron que sus intérpretes son capaces de adaptarse a muchos tipos de ritmos, estilos y canciones, consiguiendo que los espectadores emprendieran un viaje musical por gran parte de la Península Ibérica, en un recorrido que incluyó desde temas populares valencianos a canciones típicas de Cataluña, Galícia o las Islas Baleares, entre otros territorios. Además, se atrevieron con versiones de cantautores tan reputados como Maria del Mar Bonet, por ejemplo, pero siempre con el sello personal de Coetus.

Como ya sabían los conocedores del grupo, la percusión tiene su peso específico en su manera de interpretar. Tambores, platos, zambombas,  ngonis y otros peculiares instrumentos de percusión adquirieron en cada tema un protagonismo que sorprendió al numeroso público reunido para la ocasión. También los instrumentos de viento brillaron con luz propia, destacando la maestría de Xavi Lozano con todo tipo de flautas, algunas hechas con utensilios tan extravagantes como una valla de obra.

Con estos ingredientes, fueron muchos los sabores que se disfrutaron: melancolía, amor, tristeza, fiesta… Hasta llegar al momento final de la actuación, en el que los músicos bajaron del escenario con sus instrumentos para fusionarse con el público en un apoteósico y cómplice baile de despedida.

La sensación tras este animado fin de festival era unánime: Coetus, con su rica combinación de sonidos y ritmos, sin lugar a dudas ha supuesto el broche de oro a Música al Castell 2017, una edición que será recordada no sólo porque el Festival regresaba a la explanada de la fortaleza dianense, sino también por la entidad y heterogeniedad de los conciertos programados.

Festes Tarbena fiestas Hotel Villa Casa Lemhy



Etiquetas: , , , , , ,
Contenido patrocinado
La Marina Plaza. Noticias. Diario de la Marina Alta.