LA MARINA PLAZA

Hidraqua
NO + VIOLENCIA DE GÉNERO
Publicado: jueves, 13 julio, 2017

Dénia. Cincuenta años de caos en los autobuses resueltos con una estación… provisional

  • La capital de la Marina Alta ha tardado décadas en lograr una terminal que ni siquiera será definitiva, un problema que Xàbia o Calp tienen solucionado hace años
  • Antes de trasladarse en los años 70 a Arxiduc Carles, un espacio que entonces aún estaba por construir, el desconcierto era todavía mayor: cada compañía paraba en un lugar distinto de la ciudad

AÑOS CINCUENTA: Autobús estacionado en la calle Marqués de Campo, antes de su traslado a Arxiduc Carles. Fotografía: Guillén.

AÑOS OCHENTA: Arxiduc Carles en la famosa nevada de 1983. Tal día como hoy podría obtenerse la misma imagen, sólo que sin nieve y con autobuses más modernos. Fotografía: José Antonio Pérez Martínez.

 

2017: El cartel de la nueva terminal… provisional.

Sólo los sufridos usuarios de los autobuses en Dénia saben lo que cuesta subirse a uno en esta ciudad: recorrer la plaza Arxiduc Carles de punta a punta a ver dónde para tu autocar porque nade lo sabe, incluido el chófer; arrastrar maletas, bultos y niños sorteando el tráfico mientras las propia empresa advierte del riesgo de que te atropelle un coche en el empeño; o pedir al camarero de alguno de los bares de la plaza que te deje por favor ir al baño porque como no hay estación no hay aseo público. Así durante lustros.

Este verano será el último en que se pase por ese tormento. Ahora, y tras múltiples promesas incumplidas sí que se puede decir : los autocares abandonarán Arxiduc Carles para trasladarse por fin a una estación se supone que de verdad, sufragada por los fondos del Plan Confianza que tanto se han retrasado y ubicada en el parking de tierra situado detrás de los juzgados. Se pone así fin a cincuenta años de caos en los autobuses de Dénia… aunque no del todo.

Esa estación será provisional. Cuando se apruebe el PGOU se determinará un emplazamiento definitivo. Por increíble que parezca, a Dénia medio siglo no le ha bastado para encontrar una solución firme para una terminal de la que hace años que disponen otras capitales comarcales e incluso ciudades de la Marina Alta que no lo son.

Por cierto que lo de medio siglo no es exagerado. Vean si no.

Cuando toda Dénia era una estación

Uno de los autobuses empleados por la compañía El Zurdo, durante los años treinta, con parada final en Dénia. Por cortesía de Juan Pedro Pachés.

Encontrar hoy en día a alguien que recuerde dónde recogían sus viajeros los autobuses antes de que lo hicieran en Arxiduc Carles no es sencillo. Ni extraño. Entre otras cosas porque durante buena parte del siglo XX, cada compañía utilizaba un lugar diferente para dar cobertura a sus pasajeros, con lo que el caos en este servicio era todavía mayor.

Había por lo menos cuatro paradas en la población. Los autobuses de El Zurdo, que enlazaban Dénia con Pego, El Verger o Xaló, se detenían en la Glorieta. En la calle Campo, enfrente de lo que fue Mi Garaje, paraba la Unión de Benissa, una mercantil que después sería Ubesa y más tarde acabaría absorbida por la actual Alsa, de capital asturiano; de hecho, uno de los socios de aquel histórico taller, Frau, también lo era de la histórica Unión de Benissa.

Por otro lado, para subirse a un autocar con destino al interior de la comarca o a Alcoi había que ir también a la calle Campo, pero en un tramo más próximo a la Glorieta, enfrente del actual restaurante La Sureña, donde tenía su sede la compañía Llodrà.

Billete de la Unión de Benissa, de 1967, con los horarios «directos y combinados» a València y Alicante de autobús y tren. Por cortesía de Toni Reig.

Y por fin, en la calle Diana paraba la empresa Venturo, con convoys destino a Xàbia.

Cuando Arxiduc Carles era virgen

Esa dispersión se solucionó en la década de 1970, cuando todas las compañías quedaron centralizadas en un único lugar que iba a servir de estación sin serlo, una explanada ubicada en lo que hoy se conoce como plaza de Arxiduc Carles y que entonces era un lugar casi virgen: estaban trazadas, urbanizadas y señalizadas las calles, pero apenas había edificios si se exceptúa la vertiente más próxima al casco urbano.

Con los años, comenzó a construirse en toda esa zona, inmersa en el desarrollo de lo que se convirtió en el barrio más populoso de Dénia, París Pedrera. Y lo que en principio era un lugar ideal, apartado convenientemente del centro urbano (aunque muy próximo al mismo), se convirtió casi en el mismo centro, en una plaza cercada por el tráfico con destino al puerto o a Les Rotes.

Pasajeros buscando su autobús entre el tráfico.

Y transcurrieron los lustros. Y mientras otras poblaciones próximas como Calp o Xàbia construían sus estaciones, Dénia, pese a ser la población de la comarca que más enlaces semidirectos tiene con València y Alicante, era incapaz de hacerlo. Hasta ahora.

Cuando se encuentre una solución definitiva

Recreación virtual de la plaza Arxiduc Carles, una vez que los autobuses dejen de estacionar allí.

Ahora se van afrontar no una sino dos obras del Plan Confianza vinculadas a esta cuestión: la citada estación provisional en el entorno de los juzgados y la reurbanización de Arxiduc Carles para convertirla en un parque/jardín, de esos de los que Dénia anda tan necesitada. Y en los próximos meses (y conociendo los ritmos de esta ciudad puede ser que años) el ayuntamiento buscará una estación definitiva.

El emplazamiento final de la misma aún no está claro. Por diversas razones ya se han desechado algunas soluciones tanto provisionales, como el uso de las dársenas en la estación marítima de Baleària, como definitivas, caso del solar donde en la actualidad se ubica el parking de Miguel Hernández y que finalmente será destinado a lo que fue concebido en un principio, a centro de salud.

Por su parte, el borrador del nuevo Plan General de Dénia contempla la terminal en Madrigueres, una opción que no ha despertado demasiado entusiasmo. Y un reciente estudio de la Universidad de Alicante avalado por el actual gobierno municipal contempla una estación intermodal tanto para el futuro tren con Gandia como para los autobuses en la zona de La Pedrera.

Así que el desenlace final de esta historia es todavía una incógnita. Todavía.

Mostrando 2 Comentarios
Danos tu opinión
  1. Juan Acevedo dice:

    No entiendo como en un articulo tan largo se pueda hablar incluso de intermodalidad y se omita el modo de transporte marítimo.
    El mundo esta cargado de prejuicios de los que no de libran los periodistas.
    Ya que omitís el barco ahorraros el término intermodalidad, es un insulto a la inteligencia.

Deja tu comentario

Contenido patrocinado
La Marina Plaza. Noticias. Diario de la Marina Alta.