LA MARINA PLAZA

Hidraqua
NO + VIOLENCIA DE GÉNERO
Publicado: miércoles, 12 julio, 2017

La odisea de llegar a la Marina Alta (o cuando falla lo último que queda: el bus)

En una comarca que ha perdido el tren por el norte y el sur, y cuyo principal eje viario, la N-332, se colapsa en estas fechas, también el servicio de autobús falla a menudo: cuando no se agotan los billetes puede suceder como este lunes, que tardó casi dos horas en hacer el trayecto Gandia-Dénia con una conductora que desconocía la ruta y tuvo que ser guiada por lo pasajeros. En Ondara, la Policía Local necesitó cortar el tráfico para poder sacar el autobús de una calle de la que no podía salir.

València, 15 horas. Estación de autobuses. Destino, Dénia. Llega el momento y no puede ser. El autocar está completo. El único transporte público que le queda a la Marina Alta para relacionarse con el exterior tampoco está a menudo a la altura.

El autobús, reculando desde la calle Verge del Roser hacia la avenida de València, en Ondara, siguiendo las instrucciones de los agentes.

Por ejemplo, este pasado lunes. El viajero en cuestión que acababa de perder el autobús de las 15 horas porque no quedaban plazas decide seguir el consejo de un conductor de la concesionaria. ‘Mejor que esperar una hora al próximo autobús, coge este que va a Gandia y ya allí compras un billete hasta Dénia’.

Parece un buen consejo, brindado además con amabilidad. No podía imaginar lo que aún estaba por venir. Se sube al autobús que va a Gandia. Para evitar el riesgo de volverse a quedar en el andén, durante el trayecto, vía internet, busca en su teléfono el billete Gandia-Dénia. El primer autobús para el que hay tiques sale a las 17 horas. Lo compra. En 55 minutos estaría en Dénia, o eso pensaba.

Porque cuando llega la hora y el autocar sale de la estación de la ciudad ducal, empiezan las sorpresas. Los propios viajeros le indican a la conductora por dónde dirigirse para salir de Gandia en dirección sur. Le señalan, también, donde tiene que ir deteniéndose, porque no sabe dónde están las paradas. Y pasa Gandia, y lo mismo en Bellreguard. Y en Oliva. Y en El Verger. “Yo ya le he tenido que indicar por dónde salir de València”, explica al resto del pasaje uno de los viajeros.

 Y llega Ondara. ‘Gire a la derecha… no! recto… no!! a la derechaaaaa!!!!!’ Y el autobús siguió recto. Se metió en ese lugar donde cualquiera que haya pasado un par de veces por allí sabe que un autobús entra, pero no sale. La calle de la Verge dels Dolors.

Un vecino se hace cruces desde una terraza. También una mujer que camina por la calle. Hacen ademanes con las manos. Por ahí no sales, parecen indicar a la conductora. Y efectivamente. El autobús se queda allí, parado, sin salida hacia adelante y con difícil retorno hacia atrás, debido a lo sinuoso de la calle y a la larga cola de coches que ya le suceden.

Así que tiene que llegar la Policía local, parar el tráfico y despejar la que antiguamente era la travesía de la N-332 para que el autocar pueda, poco a poco, recular. La maniobra no es sencilla y ahí se viven momentos de tensión. Una mujer de las primeras filas explota y la toma con la conductora y con la empresa. Desde más atrás, otro pasajero cuestiona la actitud de la viajera. Poner nerviosa a la chófer no era tampoco la solución, le argumenta. Al fin y al cabo, que estuviera allí al volante sin conocerse la ruta no era tampoco culpa suya. Alguien la habría puesto. Y se calmaron los ánimos.

LA SECUENCIA

El caso es que allí estuvo el autobús 10 minutos hasta que consiguió salir con la colaboración de los agentes y dirigirse ya hacia Dénia. Con la ayuda de los pasajeros, que volvieron a guiar a la conductora, claro. A las 18.50 horas el autocar hacía su entrada en la parada de autobuses de la plaza del Arxiduc Carles de Dénia. Una hora y cincuenta minutos después del horario de salida de Gandia, de donde, hay que decir, partió ya con algunos minutos de retraso. Casi cuatro horas después de que nuestro viajero, a las 15 horas, perdiera el autobús directo a Dénia y se embarcara en la línea València-Gandia. Por cierto, que el autobús y parte del pasaje todavía tenía que seguir hacia Pedreguer, Gata, Teulada, Benissa, Calp,… hasta Alicante.

Mostrando 4 Comentarios
Danos tu opinión
  1. Monica dice:

    No entiendo como nadie soluciona esto, llevo haciendo quejas a Alsa y ni caso, que impotencia que da y los politicos se rascan la cabeza y no hacen nunca nada, increible que pase esto en la zona con tanto turismo que trae trabajo, nos quedaremos aislados.

  2. Manuel dice:

    Comenzar un articulo con el cuento de que hemos perdido conexión via tren por el norte (via de Carcagente) y por el sur trenet de via estrecha lenta y con cortes roza la burla y la desinformaación.
    Que aun no nos apliquen en la aautopista y los pocos servicios publicos el descuento de residentes (aislados) no es solo mala gestión….
    En Dénia impera el menfot en toda su extensión.
    Mucha suerte a todos.

  3. Pep dice:

    En mi caso tardé más desde el aeropuerto de El Altet a Dénia que en llegar desde Lisboa a Madrid en avión y otro avión de Madrid a Alicante.

    • Josep Joan dice:

      I açò que tu anaves a Dènia, pep, si de Dènia hagueres hagut d’anar a qualsevol altre poble de l’interior de la Marina, l’odissea es converteix ja en desesperació simple i pura

Deja tu comentario

Contenido patrocinado
La Marina Plaza. Noticias. Diario de la Marina Alta.