LA MARINA PLAZA

visauto mercedes denia xàbia javea benissa
Periodismo, pase lo que pase
Publicado: Martes, 4 Julio, 2017

Otro estudio de la Uned alerta en Dénia de una nueva clase de «trabajadores pobres»

  • El análisis detecta a jóvenes con «dificultades básicas de alfabetización» pese a tener estudios académicos, lo que les impide acceder al mercado laboral
  • Censura la «dependencia cada vez mayor» del turismo y alerta de graves injusticias en el sistema para las mujeres

Jaume Tortosa y los concejales Paco Roselló y Eva Ronda, durante la presentación del análisis ayer en la Casa de la Cultura.

La segunda fase del análisis del sistema sociolaboral de Dénia sobre formación, empleo y empresa, realizado por la Uned a instancias del ayuntamiento y de su Mesa Municipal de Empleo,  arroja algunas conclusiones alarmantes y un largo camino todavía por recorrer a la hora de luchar contra la lacra del paro en esta ciudad. El sistema económico basado en una dependencia «cada vez mayor» del sector servicios y en concreto de la hostelería está provocando graves problemas de índole social.

Entre otros, el análisis, que fue presentado ayer por la tarde, enumera en sus conclusiones un «desempleo estructural muy acusado» y la existencia de un nutrido grupo de ciudadanos que sólo encuentran trabajo en aquellas temporadas de mayor animación turística. E incluso alerta de que se puede hablar en Dénia de un «nueva clase de trabajadores y trabajadoras pobres, personas que disponen de diferentes trabajos poco remunerados e inestables en el tiempo, por lo que sus ingresos no son suficientes para mantener sus cargas familiares».

El trabajo, desarrollado por el Observatorio de la Igualdad de la Uned, dirigido por Jaume Tortosa y codirigido por Raquel Martí, alerta de otros colectivos en una situación de riesgo: mayores de 55 años que pierden su empleo habitual y que, pese a tener experiencia, no encuentran otro trabajo; o mujeres con cargas familiares sobre las que han caído los recortes del estado de bienestar en su trabajo no remunerado y cuya capacidad de empeabilidad también se ha reducido gravemente, sobre todo si proceden de otro país.

Incluso se han detectado jóvenes con dificultades básicas de alfabetización: pese a que disponen de certificaciones académicas, disponen de grandes carencias que les impide la inserción laboral. Este tipo de perfil «pone en cuestión la eficiencia del sistema educativo actual». Se constata, así mismo, que cuanto mayor tiempo se permanece desempleado, más complejo se hace encontrar algún trabajo.

Pese a todo, se produce una paradoja: según las encuestas realizadas a lo largo del trabajo, existe entre la población de Dénia una «perspectiva más positiva» a la hora de encontrar un puesto laboral que la que hay en el resto de la Comunitat o del Estado, quizás por la apariencia de «movimiento económico» que se produce en la capital de la Marina Alta.

En lo que respecta al empleo se detecta una «brecha de género» en los salarios y que las mujeres abandonan más los empleos para dedicarse a cuidados relacionados con la dependencia.

A la hora de la formación, la Uned ve que Dénia y la comarca se enfrentan a otro obstáculo: la desconexión en las comunicaciones y la falta de transporte público, máxime cuando muchos ciudadanos han de acudir a formarse a otras ciudades. Esta tara tampoco facilita la contratación. Lógicamente, los estudios universitarios siguen siendo aquellos que dotan a la población de «mejores capacidades emprendedoras y habilidades personales».

Falta de formación en la tecnología, el mar o la construcción

Como ya se señalara en el primer informe, existe en Dénia una «necesidad de buscar nuevos nichos de empleo más sostenibles y estables» para no continuar dependiendo tanto de las temporadas estacionales del turismo. En este sentido, «existen carencias en la oferta formativa en los sectores tecnológicos, medioambientales, marítimos, náuticos y de construcción», a pesar de que esos trabajos son los que más futuro tienen -o deberían tener- en Dénia.

En época de crisis los entramados relacionales cercanos (familiares y amigos/as) se han convertido en las «verdaderas redes de solidaridad sustento».

El análisis también aborda las peculiaridades de la empresa en Dénia asegurando que «el tejido empresarial y el formativo se deben acercar en sinergías comunes que proyecten y flexibilicen las demandas reales» para facilitar el empleo. Además, como las las pequeñas empresas de la comarca  son básicamente familiares «han de crear sinergias que potencien sus cualidades intrínsecas».

Por fin, «existe una brecha tecnológica entre las empresas y una necesidad de éstas por mejorar» en este sentido, máxime cuando «la tecnologización aparece como un elemento a tener en cuenta en este nuevo mapa laboral en un mercado laboral estacional débil.

Etiquetas: , , , , , , , ,
Contenido patrocinado
La Marina Plaza. Noticias. Diario de la Marina Alta.

Pin It on Pinterest