LA MARINA PLAZA

ASESORÍA 3.0 DENIA ASESORÍA LOW COST
Periodismo, pase lo que pase
Publicado: Viernes, 30 Junio, 2017

La lucha abierta por el poder en Marina Salud: vencedores, vencidos y un difícil futuro

La decisión de Marina Salud de nombrar a Luis Carretero como su nuevo hombre fuerte en la comarca en sustitución del incombustible gerente de los últimos ocho años, Ángel Giménez, es el resultado de dos cosas: una lucha por el poder que se ha ido gestando durante mucho tiempo entre las entretelas de la empresa; y la necesidad de encauzar el rumbo de una concesionaria que bajo la gestión de Giménez había acumulado un grave desprestigio y que se enfrenta a un complicado futuro, incapaz de competir con la sanidad pública.

Luis Carretero, a la izquierda, y Ángel Giménez.

1.El resultado de la batalla: DKV gana a Ribera Salud

Y, ¿quién ha ganado en esta lucha por el control de la empresa? Como es bien sabido Marina Salud está formado por dos socios: DKV, que tiene el 65% de las acciones, y Ribera Salud con el 35%. Pues bien, aún a riesgo de simplificar un tanto las cosas, el nombramiento de Luis Carretero significa la victoria de DKV, la aseguradora alemana, frente a Ribera Salud, el gigante sanitario que controla el resto de concesiones sanitarias de la Comunitat Valenciana.

Y eso es así porque después de muchas, muchas batallas, DKV ha logrado imponer al frente del Hospital de Dénia y de sus centros de salud a uno de los suyos –Carretero era el director de Servicios de la aseguradora germana desde noviembre de 2015– y despedir a Giménez, un fiel de Ribera Salud: no en balde desembarcó en la gerencia de Marina Salud en 2009 procedente del Hospital de Alzira, el centro desde el que Ribera comenzó su reinado por las concesionarias privadas de la Comunitat.

DKV ha forzado este cambio porque está muy cansada de los últimos avatares de Ribera Salud: ya no sólo a nivel local de las continúas críticas que bajo la tutela de Giménez ha recibido el Hospital de Dénia; sino sobre todo, en un ámbito más autonómico, de su grave enfrentamiento con el Consell de Ximo Puig a causa de sus presuntas irregularidades en varios hospitales valencianos y que han acabado en los juzgados.

Así que ahora lo que ha hecho la aseguradora es alejar a Dénia y a la Marina, y alejarse ella misma, de la guerra entre la Generalitat y Ribera Salud. Ni más ni menos.

La operación, lógicamente, ha sentado muy mal en Ribera Salud, que se ha dedicado a filtrar algunas cosas no demasiado halagüeñas de Luis Carretero, como por ejemplo que durante una etapa anterior al frente de la sanidad en Castilla-La Mancha bajo el gobierno de María Dolores de Cospedal fue el artífice de importantes recortes en los centros de salud y hospitales de ese territorio. Lo cual, por cierto, es verdad.

2. A qué se enfrenta ahora Carretero en Dénia

DKV ha impuesto el cambio por otra razón. Quiere asumir el control férreo del departamento de salud de la Marina Alta pase lo que pase con él a medio plazo. Que no se sabe.

En principio era la aseguradora alemana la que quería desembarazarse de sus acciones y venderlas o bien a la propia Ribera Salud –algo que la Conselleria de Sanidad ya ha dicho que no es posible– o bien a la propia Generalitat. Esto último significaría que la gestión sanitaria de la comarca volvería a manos públicas antes de tiempo, toda vez que la concesión acaba en 2023.

Y Marina Salud y el Consell han estado negociando desde hace tiempo porque esa reversión fue prometido por todos los partidos –PSPV, Compromís y Podemos– que firmaron el Pacto del Botànic. Pero ha pasado ya el tiempo y sigue sin haber acuerdo. Y a lo mejor no lo hay, porque las arcas autonómicas no pueden ofrecer el dinero que pide DKV .

Y si finalmente no hay acuerdo, entonces es muy posible que lo que quiera DKV de Carretero es un buen gestor –mejor gestor que Giménez– para pilotar la nave de Marina Salud al menos hasta 2019, que es cuando hay elecciones autonómicas. Porque si las gana el PP es factible que el modelo sanitario privado que Ximo Puig quiere desmantelar vuelva a afianzarse e incluso que los populares sí dejen a DKV vender sus acciones a Ribera Salud. Y todo seguiría igual.

3. Una herencia envenenada

Ahora bien, hasta ese 2019 Carretero va a tener mucho trabajo. En el ámbito de los recursos humanos, Marina Salud cada vez lo tiene más difícil para competir con el resto de hospitales valencianos sobre todo después de la decisión de la conselleria de ofrecer en los próximos tres años nada más y nada menos que 14.000 plazas para la sanidad pública: es de esperar que muchos facultativos y profesionales quieran irse a la pública, con más ventajas laborales que un hospital de Dénia con una plantilla sobrecargada de trabajo y cuyos salarios se vieron recortados después de los ajustes que Giménez impuso hace unos meses.

Y es que Marina Salud pierde talento de forma constante. Se han ido algunos de sus profesionales más talentosos, en una fuga que es constante. Por ejemplo, el hospital cambia de cardiálogos cada seis meses.

El nuevo gerente se enfrenta a más retos derivados de la herencia envenenada que le dejó Giménez: que los usuarios recuperen la confianza en un hospital que acumula un derroche de denuncias por déficits asistenciales a causa de la falta de recursos; que se dejen de cerrar servicios por criterios mercantilistas; y que hasta los propios ayuntamientos recuperen el diálogo con la empresa: con Giménez ni siquiera los alcaldes querían reunirse.

No es extraño por eso que la despedida que Marina Salud tributó a su ya exgerente fuera muy curiosa: por un lado elogió «su aportación fue decisiva para su desarrollo y el excelente servicio ofrecido a la ciudadanía de la Marina Alta»; pero por otro, justificaba la llegada de Carretero en la necesidad de «dar un nuevo impulso a la gestión para ofrecer un mejor servicio a los usuarios». Señal pues de que ese servicio es mejorable.

Mostrando 1 Comentario
Danos tu opinión
  1. Campanilla dice:

    Dónde están los que prometieron recuperar la gestión pública de la Marina Alta? Atajo de mentirosos

Deja tu comentario

Contenido patrocinado
La Marina Plaza. Noticias. Diario de la Marina Alta.