LA MARINA PLAZA

Mezquida Denia plagas mosquitos ingeniería
VOLEM EL TREN
Publicado: Viernes, 19 Mayo, 2017

Dénia con menos cacas

  • Tras un año desde la puesta en marcha de la rompedora campaña para reducir los excrementos de los perros en la ciudad, la Policía Local asegura que los resultados son positivos
  • En doce meses se han retirado más de 365.000 bolsas de los expendedores, a la vez que los agentes han puesto más multas que en los siete años anteriores

El año pasado el Ayuntamiento de Dénia puso en marcha una rompedora campaña de concienciación que acabó dando la vuelta a España. Dénia sin cacas, se llamaba, y dio mucho que hablar. Y el objetivo, el de una ciudad sin excrementos en sus calles, parece inalcanzable. Se trataba, sin duda, de acercarse lo máximo posible a él, y casi doce meses después, la Policía Local dianense asegura que los resultados están siendo positivos.

La campaña incluía un juego para limpiar de cacas la imagen de la ciudad.

Lo hacía público este viernes la propia Policía Local a través de las redes sociales. La campaña, “pese a la polémica creada, funciona”, asegura. Alude, para ello, a la información recabada por el ayuntamiento por parte de los sectores implicados, y que permite concluir que “se aprecia un descenso y, por lo tanto, una mejoría en la presencia de excrementos de perro en los parques y jardines de la ciudad”. No es una Dénia sin cacas, pero ya es una Dénia con menos cacas.

Para el intendente jefe de la Policía Local, José Martínez Espasa, la mejora es “constatable por la información de los departamentos implicados, que describen un aumento del civismo ciudadano”. Aunque admite la “dificultad de cuantificar el resultado”. Vaya, que no hay cifras sobre el número de excrementos presentes en las calles como, por otra parte, era lógico deducir.

La Policía atribuye ese buen resultado a diversos factores. A una mayor dedicación de agentes a este asunto, a un incremento en el número de multas y a un mayor civismo ciudadano. En este sentido, señala que la actuación del cuerpo municipal de seguridad “ha sido mucho más intensa respecto a este problema durante el último año”. Se ha incrementado la vigilancia en las zonas cero, aportando más personal tanto de uniforme como de paisano para poder sancionar a los infractores que hasta ahora basaban su incivismo en la impunidad. De hecho, desde el mes de mayo de 2016 se han impuesto 18 multas a dueños de perros, bien por no recoger las deposiciones, bien por llevarlos sueltos.

Este dato es significativo, ya que en solo un año se han puesto más multas que en los 7 años anteriores, que solo registraron dos actuaciones sancionadoras, “lo cual indica la importancia que se le está dando desde el Consistorio a este problema de respeto a la ciudad y sus vecinos”. No obstante, añade la Policía, “no todo han sido multas, ya que los agentes destinados también se encargaban de agradecer a los dueños de las mascotas que sí recogían los excrementos su actuación, fomentado esta práctica tan necesaria y ejemplar”.

Según explica el escrito, el buen resultado de la campaña se deduce de la información obtenida en las reuniones de barrio (en todos los distritos la ciudadanía expresó la sensación de mayor limpieza, excepto en los barrios Centro y Campaments), de la empresa suministradora de expendedores y reposición de bolsas, así como por la presencia del material usado en papeleras y contenedores que ha detectado la empresa de limpieza. Según los datos de la empresa adjudicataria de los puntos de recogida, se han utilizado 365.500 bolsas durante los últimos 10 meses.

Javier Scotto: “Todavía queda mucho por hacer”

El concejal de Seguridad Ciudadana, Javier Scotto, ha señalado que “estos resultados nos animan a continuar trabajando para mejorar el civismo en la ciudad y que siga descendiendo la presencia de deposiciones de animales en la vía, pero que todavía queda mucho por hacer”. Scotto ha añadido que “si bien hemos dado un paso, en las reuniones de concejales de barrio el tema de las cacas y los orines de perros sigue siendo uno de los problemas más señalados. Por tanto, debemos seguir trabajando para continuar reduciéndolo año tras año. Teníamos claro que el problema de los excrementos y del incivismo de unos pocos precisa de un trabajo a medio plazo. La campaña ha tenido efecto pero debe tener continuidad en el tiempo”.

Las zonas críticas: el centro, el entorno de la caldera del gas y el Camí de la Colònia

Para ello se seguirá intensificando el control policial en las áreas más problemáticas, como la zona centro, la zona de la caldera del gas y el Camí de la Colònia, se volverá a trabajar en reubicación de la señalización de las zonas cero para que vuelva a llegar el mensaje de los paneles de la campaña a la ciudadanía, se difundirán mensajes de concienciación en las redes sociales y se seguirán poniendo a disposición de la ciudadanía bolsas para la recogida.

Contenido patrocinado

Pin It on Pinterest

La Marina Plaza. Noticias. Diario de la Marina Alta.