LA MARINA PLAZA

Fira Ondara 2017
NO + VIOLENCIA DE GÉNERO
Publicado: viernes, 5 mayo, 2017

Cien años de la apertura de la calle Marqués de Campo al mar de Dénia

  • Se cumple un siglo de la finalización de la principal arteria de la ciudad, lograda tras derribar tres almacenes que impedían su conexión con el puerto
  • En aquel 1917, el municipio estaba a punto de cerrar una época gloriosa de la que este ensanche fue ya centro neurálgico: Teatro Principal, Cinema Sol, dos líneas de tren… dotaciones de las que ahora la ciudad carece

1915. E Marsal. Edición Postales 1989. «El carrer Campos, ahir». Museu Etnogràfic de Dénia.

Aquel acontecimiento supuso la confirmación de los sueños de grandeza de una ciudad cuyo entramado urbano aún estaba formado por las enrevesadas calles estrechas que habían concebido los árabes casi mil años antes. En 1917, el derribo de tres almacenes permitió a la calle Marqués de Campo conectarse al mar. Concluía así la construcción del nuevo ensanche que era ya punto neurálgico de la ciudad, cuyo centro urbano por primera vez se trasladaba fuera del recinto medieval que un día estuvo amurallado. De eso hace ahora un siglo.

1915. E Marsal. Edición Postales 1989. Museu Etnogràfic de Dénia.

En realidad, los anhelos de la burguesía local por contar con una arteria señorial había comenzado casi cuarenta años antes: en 1880 se iniciaron las obras de la calle; y el primer tramo de la misma, entre Diana y Carlos Sentí, se dio por terminado en 1890 con la inauguración del hotel El Comercio, un precioso edificio de inspiración modernista con azulejos originarios de Portugal y motivos geométricos considerado el primer establecimiento turístico de la localidad y que ha sobrevivido con entereza a la histórica destrucción del patrimonio de la ciudad.

1915-1920. J.A.G. Postal de propaganda del Hotel Comercio. Edición Postales 1989. Museu Etnogràfic de Dénia.

Junto a El Comercio, la calle Campo albergó en su memoria de décadas otros edificios emblemáticos que en su mayoría sí han desaparecido: fue el caso del Teatro Principal –construido cuando la calle sólo era una idea, en 1869–, el Cinema Sol, el fenecido Bar Mediterráneo –alzado en los años treinta y derruido hace apenas dos días– o el Cine Condado, reconvertido ahora en una sala de fiestas.

El desaparecido en Mediterráneo en noches de reunión. Lapislazuli Botella. Vídeo Marqués de Campo desde 1905.

1915. J.A.G. Ediciones Folqué. Edición Postales 1989. Museu Etnogràfic de Dénia.

En el ámbito privado destacaron también edificios suntuosos, como el que hoy aún puede apreciarse en el número 7 (esquina con la calle Diana), construido entre 1873 y 1900 con orgullosas balconadas. Una anécdota ilustra muy bien aquella tendencia al lujo del nuevo ensanche: cuando en 1922 se inauguró en la esquina entre Colón y Diana el edificio de El Penal, recibió este nombre precisamente por la reducida dimensión de sus apartamentos en comparación con los amplios hogares de la calle Campo.

1910. J.A.G. La Industria Fotográfica. Sucesor de A. Fabert. Edición Postales 1989. Museu Etnogràfic de Dénia.

La unión de  Marqués de Campo con el mar constituyó además un emblemático esfuerzo por racionalizar el centro urbano de la ciudad, cuya conexión con el mar siempre ha sido muy complicada como lo prueban aún hoy los casos del paseo del Saladar y de la avenida del Marquesat, separados del puerto por una barrera de edificios, o el de la avenida Joan Fuster, interrumpida en el mismo anhelo por la vía del tren.

Cómo era la Dénia de 1917

1915-1920. J.A.G. Fototipia Thomás. Barcelona. Edición Postales 1989. Museu Etnogràfic de Dénia.

Pero detengámonos un momento más en aquel 1917, el año de la Revolución Rusa. El fin de la construcción de la calle Campo venía de una forma simbólica a rematar una época emblemática gracias a la exportación a través del puerto de la pansa y de otros productos agrícolas.

Aquella prosperidad trajo a Dénia el gas ciudad, infraestructuras culturales, casinos –en especial en la calle Diana–, teatros –como los que precisamente albergó la calle Campo– y hasta dos trenes: un par de años antes, en 1915, se había inaugurado el de Alicante; y desde 1884 funcionaba el de Gandia y Carcaixent, que cada día pasaba a muy poca distancia de esta arteria urbanística a la que no por casualidad se le dio el nombre del principal impulsor de aquella línea, José Campo Pérez (1814-1889), esto es, el marqués de Campo.

1930. E. Marsal. Edición Postales 1989. Museu Etnogràfic de Dénia.

Fue pues una época de gran animación social en la que se confiaba en el progreso económico como sólo supieron hacerlo aquellos hombres del XIX. Da cierto vértigo verificar que un siglo después Dénia carece de la mayoría de esas dotaciones culturales y por supuesto carece de cualquier ferrocarril.

Lapislazuli Botella. Vídeo Marqués de Campo desde 1905.

Bien es verdad que también hubo sombras poderosas, clientelismos y corrupción, Y que en aquel año 17 el negocio de la pansa tocaba a su fin y se cernía una honda crisis económica que nuevos negocios como la industria juguetera sólo pudieron aliviar en parte. Fue también una era de hondas fracturas sociales que iban a explotar con toda su virulencia en los años previos a la Guerra Civil.

Marqués de Campo a lo largo del siglo XX

1920-1925. J.A.G. Edición José Esquerdo. Edición Postales 1989. Museu Etnogràfic de Dénia.

En 1942, en plena posguerra, tuvo lugar la primera poda de los característicos plataneros de la arteria: costó 1622,40 pesetas de las de entonces y fue realizada por una cuadrilla profesional de la ciudad. En aquel momento y pese a todas sus ínfulas señoriales, la calzada de la calle Campo aún era de tierra. No se asfaltó hasta 1954, cuando también se ampliaron las aceras para proteger los árboles.

Lapislazuli Botella. Vídeo Marqués de Campo desde 1905.

En las décadas siguientes, la parte de la calle más próxima al mar vivió una revolución urbanística con la construcción de altas torres de viviendas impulsadas por los planeamientos urbanos de los años sesenta, tan generosos con el hormigón; en cambio, el tramo más próximo a Diana y Glorieta consiguió mantener su impronta decimonónica. Y así sigue.

La primera parte de la calle Campos conserva la misma estética. Lapislazuli Botella. Vídeo Marqués de Campo desde 1905.

Torres en el tramo final de la calle. Lapislazuli Botella. Vídeo Marqués de Campo desde 1905.

En los noventa, una nueva intervención arquitectónica confirió a sus aceras, farolas y bancos su estética actual, tan diferente del resto de la ciudad. Se produjo entonces una especie de crisis social en la calle debido a la tremenda pujanza de las sucursales bancarias y al cierre de algunos de sus establecimientos hosteleros más emblemáticos.

Dos ejemplos del destino de la hostelería en la arteria: arriba, el bar Neutro, ya desaparecido. Abajo, el Bar Paco, hoy Bar Carrió. Lapislazuli Botella. Vídeo Marqués de Campo desde 1905.

Sin embargo, en los lustros siguientes, la apuesta de la ciudad por la gastronomía y la crisis de la banca han permitido a restaurantes y comercios volver a ganar terreno en la vía, que pese a la dura competencia de otras zonas sigue ostentando  su título de centro vital de la ciudad. Y con él se enfrenta ahora a su último debate social: el de su posible peatonalización.

El vídeo de Lapislazuli Botella (La calle, desde 1905 hasta la actualidad)

 

Mostrando 1 Comentario
Danos tu opinión
  1. Pepe Alminyana dice:

    Felicitats per el recopilatori de fotos antigues,

Deja tu comentario

Contenido patrocinado
La Marina Plaza. Noticias. Diario de la Marina Alta.