LA MARINA PLAZA

visauto mercedes denia xàbia javea benissa
Periodismo, pase lo que pase
Publicado: Lunes, 17 Abril, 2017

Dénia, Calp y Xàbia apenas han recortado un 4% de paro en el «año de la recuperación»

  • En los últimos doce meses, ninguna de las tres grandes poblaciones de la comarca ha logrado reducciones significativas del desempleo, a pesar del indiscutible esfuerzo de sus ayuntamientos por  desestacionalizar la oferta turística

Las cifras macroeconómicas que manejan tanto el Gobierno Central como la Generalitat no sólo hablan de recuperación económica sino también de que la misma se está dejando ver al fin en el mercado laboral. Sin embargo, los datos concretos por municipios que ofrece el Servef empañan ese optimismo. En el último año, Dénia, Xàbia y Calp, que no son sólo los enclaves de la Marina Alta más habitados sino también aquellos que ejercen de motores turísticos de comarca, apenas han logrado meterle mano al desempleo.

Así lo demuestra la última tasa interanual del Servef, la que corresponde a marzo de 2017 y que compara este mes con el mismo del año anterior. Una media entre las poblaciones aludidas demostraría que en estos últimos doce meses las tres únicamente han logrado reducir el paro un 4%. Es decir, que el desempleo ya no crece de forma desbocada como lo hacía en los tiempos de plomo de la crisis, pero tampoco baja de forma ostensible.

De las tres poblaciones, Dénia es donde en este periodo de análisis más bajó el paro, si bien eso también es debido a que es la que tiene más desempleados en términos absolutos: pasó de 4.201 vecinos en la cola del Servef durante marzo de 2016 a 3.858 en marzo de este 2017, una reducción de un 8,1%.

De cualquier forma la capital comarcal lleva ya tiempo rondando siempre la cifra de los cuatro mil parados –todo depende de si hay o no temporada turística–, un dato que fue calificado como una «barbaridad» ya no sólo por cualquier sindicato sino por una patronal de pequeños empresarios como es la Asociación de Comerciantes (ACE), cuyos representantes utilizaron esa expresión en una reciente comparecencia pública.

En Xàbia y Calp, la bajada del paro está todavía mucho más estancada. En Xàbia se pasó en este último ejercicio de 1.727 desempleados a 1.691, es decir apenas un 2% menos. Y en la villa del Penyal, el porcentaje es muy similar, de un -2,6%. O lo que es lo mismo, de 1.612 calpinos y calpinas sin trabajo hace un año se ha pasado ahora a 1.570.

El futuro de ambas poblaciones encara además sombras preocupantes en sus respectivas economías: en el caso de Calp, la drástica reducción del padrón, lo que se traduce en menos contribuyentes y menos ayudas supramunicipales; y en el de Xàbia, la posible desconexión de la localidad por parte de los residentes británicos a causa del Brexit.

Y todo eso teniendo en cuenta otra circunstancia preocupante: la Semana Santa en 2016 cayó precisamente en marzo, lo que se supone ayudó a rebajar las cifras del paro. Si hubiera caído en abril, como es el caso de este 2017, probablemente la reducción internanual del desempleo aún habría sido menor.

Paradójicamente, estas malas noticias en torno al mercado laboral se producen a pesar de que en la Marina Alta las últimas temporadas turísticas han sido buenas. Excelentes. Ese fue el caso de la Semana Santa y del verano de 2016. Y la Semana Santa de 2017 va por el mismo camino.

¿Qué pasa entonces?

Pues dos cosas: que el turismo por sí solo no es capaz de erradicar el paro que ha dejado la crisis; y que, como no se cansan de repetir las centrales sindicales en los últimos tiempos, las campañas turísticas duran muy poco y crean empleo temporal y precario que se acaba cuando regresan el otoño y el invierno.

Haber analizado los dos últimos meses de marzo tiene por eso un valor añadido: se trata justo de la última mensualidad invernal y deja muy a las claras cuál es el desempleo estructural que tiene esta comarca, del que hay gente que escapa cuando son contratados de forma efímera por hoteles y restaurantes al venir los turistas y que vuelve a caer en él cuando esos visitantes se van.

Para decirlo todo, es cierto que las tres poblaciones se están rascando la cabeza a la hora de buscar nuevas alternativas económicas, sobre todo intentando que el turismo se desestacionalice y se cree empleo estable durante todo el año: es el caso de Dénia, con la marca ciudad gastronómica y la creación de una mesa del empleo, Xàbia con su radical apuesta por el turismo ambiental y cultural o Calp buscando turistas europeos de invierno para sus hoteles.

Pero por el momento esos esfuerzos se topan con la frialdad de los datos. Estos, por desgracia, son incontestables.

Deja tu comentario

Etiquetas: , , , , , , ,
Contenido patrocinado
La Marina Plaza. Noticias. Diario de la Marina Alta.

Pin It on Pinterest