LA MARINA PLAZA

Periodismo, pase lo que pase
Publicado: viernes, 14 abril, 2017

Larouch: camisetas y personalización de todo tipo de herramientas pero con unos valores muy claros

EMPRESAS SINGULARES

Con la sección Empresas Singulares, La Marina Plaza pretende dar visibilidad a aquellos proyectos comarcales que surgen sin un gran apoyo económico y que apuestan por la originalidad, creatividad o el compromiso social, valores con los que comulga este diario.

En esta ocasión la empresa que centra el interés de este diario está situada en la localidad de Ondara. Su nombre es Larouch y se trata una empresa muy peculiar, que tiene dos actividades muy marcadas, en las que prima el dibujo, el arte y cómo no el spray. Y es que, por un lado realiza todo tipo de personalización de materiales y herramientas de todo tipo y por otro venden camisetas con lemas distintos a los hasta ahora visto. Todo con un estilo muy propio y con unos valores únicos. Quique y Ricardo son los creadores y los que la están llevando a flote en un mundo (el artístico) en el que se debe tener muy claro que camino seguir para triunfar. 

Quique a la izquierda y Ricardo a la derecha, con algunos de sus productos

Nos reunimos con ambos en su pequeña tienda en Ondara. Está situada en un lugar muy céntrico: en el Carrer de l’Esglèsia Nº22. Eso les permite poder estar cerca de la gente, y tener un escaparate de lo que hacen de cara al público. Tanto Quique como Ricardo tienen 39 años y ambos tienen estudios superiores. El primero ha estudiado diseño industrial y es por ello que él es quien se encarga de realizar los diseños. Luego, por otro lado, Ricardo es el aplicador, porqué él es quien siempre ha pintado. De hecho, en palabras suyas, “siempre he sido grafitero”. Allí hablamos durante largo rato y la conversación es así de interesante:

Quique y Ricardo son dos artistas de Ondara que tienen muy claro que su empresa debe tener un significado para ellos y que se niegan a dejar de hacer lo que les gusta

“No siempre hacemos lo que el cliente dice. Si nos dicen: haz esto y nosotros no nos gusta pues optamos por no hacerlo porque nuestra premisa es hacer lo que nos gusta, lo que nos llene.

Larouch lo forman dos secciones: la de los productos para vender, como las camisetas y la de la personalización de herramientas, por demanda de clientes. Personalizan todo tipo de productos desde caravanas hasta capazos

¿Quienes són Ricardo y Quique?

Ricardo: Yo soy Ricardo, vecino de Ondara. Yo no he estudiado nada que tenga que ver con el arte. Siempre he tenido inquietudes en lo que respecta al arte y la creatividad. Pero yo realmente soy un grafitero que llega una edad en la que ya no puedo hacer las tonterías de ir pintando por la calle porque ya, casado y con hijos, no es algo que sea bueno para mí. Si me pillan pintando ahora ya es un marrón … (ríe). Por eso cojo un camino en el que empiezo a personalizar cosas con un estilo mío. Me profesionalizo en el tema del spray en el mundo de las plantillas. A raíz de ahí empiezo a hacer todo tipo de cosas desde grafitis en paredes, en láminas, en capazos. A partir de ahí ya viene la demanda del público, de amigos, gente que te conoce, etc. Y en ese momento ya creo Larouch (hará unos cinco o seis años). Creé la marca que poco a poco va siendo más demandada y llega un momento en que necesito un socio para empezar a hacer cosas en serio, porque yo no se diseño. Entonces busco a Quique, que ahora es mi socio.

Quique: Yo soy Quique, también de Ondara. Y yo soy ingeniero en diseño industrial por la UPV. Al terminar me metí de profesor. Y es en 2007 cuando comienzo, con una empresa propia, en el tema del diseño gráfico industrial y poco a poco comienzo a intentar cosas nuevas, cosas que van saliendo de dentro y yo intento pasarlas a productos vendibles. Entonces es cuando nos unimos Ricardo y yo, que nos conocíamos de toda la vida y empezamos a crear un producto que va creciendo en las redes. Mejoramos varias cosas y vamos teniendo más presencia por internet con algo más serio y nos organizamos como estamos: yo en el ordenador y él aplicándolo con los dibujos.

¿Qué es lo que haceis en Larouch?

Ricardo: Básicamente, la empresa tiene dos secciones, la parte artística, de la que me encargo yo y la parte de diseño, que es la que trabaja Quique. Para hacer un producto hay que diseñarlo y yo aplico lo que él hace. No siempre hacemos lo que el cliente dice. Si nos dicen: haz esto y a nosotros no nos gusta, pues optamos por no hacerlo porque nuestra premisa es hacer lo que nos guste, lo que nos llene.

Quique: Sobretodo, lo que nos gusta es hacer lo que nos apasiona. Si después también les gusta al resto de las personas pues mejor, pero nosotros lo que hacemos es para que nos llene nosotros. Siempre hemos tenido la necesidad de crear arte, y siempre nos ha gustado ver pintadas por todas partes. Entonces, sin pensarlo nos ponemos a hacer cosas de esas, dibujos, pintadas y poco a poco la gente va viendo como vamos creando un estilo. La gente ve algo y dice: esto lo ha hecho Larouch. Entonces cuando llegamos a ese punto, todo esto ya deriva a trabajar para otros, personalizar cosas que nos van pidiendo (locales, casas, caravanas, etc) ya partir de ahí empezamos a optar también por tener una serie de productos que podamos personalizar y que también podamos vender, tales como camisetas. Se podría decir que tenemos esas dos secciones, la de personalizar cosas que nos piden y la de productos propios. Y de este segundo aspecto nacen los capazos, que fue un punto de influencia importante para nosotros.

Ricardo: Sí, los capazos marcaron un antes y un después. Y realmente comienzan de la forma más extraña, como en las películas. Estábamos pintando en un chalet que tengo yo, que es como nuestro taller, y entonces llegaron unos recolectores de naranjas, a recoger la fruta de mi bancal. Todos ellos iban con sus capazos. Uno de ellos, para hacer la broma, me dijo que le pintara el suyo. Yo cogí dos plantillas que tenía por allí y lo hice. Después el resto de recolectores quisieron lo mismo cuando vieron el resultado. Todo esto lo colgamos en las redes y rompió los pronósticos. Subió como la espuma y empezaron a pedirnos capazos por todos lados: para escaparates, para cumpleaños, etc. Y entonces nos dimos cuenta de que ese recipiente puede servir para muchas cosas. Se le dan nuevos usos y nosotros vimos la opción de personalizarlos. Y mira, en total yo he llegado a pintar unos 800 capazos, que se dice pronto. Fue el producto estrella durante mucho tiempo pero ahora tenemos varios productos fuertes, como los vinilos, que pintamos, o las camisetas.

Uno de los aspectos importantes de Larouch es el de la personalización de cualquier tipo de elementos y herramientas cotidianas. Si podemos customizar una jaula para pájaros lo haremos. Hemos llegado a pintar un camión. Es decir, pintamos cualquier cosa que cualquiera puede pintar pero nosotros ya tenemos un estilo y ahora una marca. Pero no podemos olvidar la otra parte del producto que es la parte de diseño. La parte que Quique se encarga de diseñar a ordenador y que luego pasamos a producto vendible como camisetas o gorras. Esto ya es otra sección y en ella también intentamos entrar en un rollo nuestro, muy del terreno. Quiero decir, además de personalizar cualquier cosa, los productos que vendemos los hacemos nuestros, no hacemos cualquier diseño, sino que hacemos dibujos que significan algo para nosotros. Todos los productos tienen una parte social, una parte de valores, una parte de nuestras inquietudes. Ejemplo son la camiseta de “L’home bo” que representa la figura del arbitro en las partidas de pilota, o la de “Colombaire, tot per l’aire” o la de “Dobla el llom”. Son cosas con significado, con valores. Y bueno, estos dos apartados de los que hablamos son complementarios. Se complementan y hacen que la marca vaya creciendo poco a poco.

¿Cuál es vuestro punto fuerte? ¿A qué os estáis dedicando más ahora?

Quique:  Algo que estamos intentando ahora es cuando viene alguna empresa a pedirnos camisetas, buscar hacer algo que nos distinga y algo nuestro. En definitiva, lograr que en ellas se vea nuestra marca y nuestro estilo y nuestros valores. Nosotros intentamos siempre aplicar lo que nos gusta. Lo que nos va saliendo, nos vamos acoplando, y lo que tenemos que hacer, por otra lado, es intentar abarcar el máximo de posibilidades y no cerrarnos puertas.

Ricardo: Es que, hoy por ejemplo estamos pintando la escuela del pueblo, o pintamos casas si hace falta. Esto puede hacerlo un pintor, claro, pero nos lo acaban diciendo nosotros porque nos ven creativos, porque les gusta nuestro estilo.

Quique: Sin duda, la creatividad es nuestro punto fuerte. Muchas veces la gente ya nos va conociendo y ven dibujos y saben que son nuestros. Ya tenemos ese estilo del que hablábamos.

¿Qué tenéis pensado para el futuro?

Quique: En realidad, nosotros tenemos pocos años de trayectoria fuerte y ahora ya ha llegado el momento en que necesitamos profesionalizarnos. Necesitamos rentabilizar el tiempo porqué los dos tenemos nuestro trabajo. Yo soy, aparte, profesor, y Ricardo trabaja también en otra empresa y ahora queremos intentar rentabilizar nuestro tiempo y poco a poco ir dedicándole el máximo tiempo posible a esto para, en un futuro, poder vivir de Larouch. Para tal efecto, ahora nos hemos metido a un programa de Marina Alta Emprén, para formalizarnos como empresa, que es el siguiente paso obligado. Y a partir de ahí seguiremos haciendo los productos que hacemos ahora y personalizando otros que nos piden e intentaremos entrar con empresas que nos gusta como trabajan. Aparte, nos damos cuenta de que a la gente también les gusta lo que hacemos, así que seguiremos por ahí. Todo ello lo podrá ver la gente en los stands que vamos montando, como el que realizaremos el domingo en el festival Gegant de aquí de Ondara.

No tenemos un plan más allá del de establecerse como empresa. Buscaremos reforzar las redes y tal, pero vamos a ir viendo. Obviamente vamos a fijarnos en nuestras empresas de referencia, porque siempre va bien ver lo que hacen los demás, no para copiar, pero para ver por dónde va el mercado.

Básicamente, a nosotros nos gusta la Marina Alta, que ha pasado penurias durante las últimas décadas. Nadie le ha dado el valor que tiene a nuestra comarca, que es una de las más bonitas del mundo. Nadie le da valor a las cosas nuestras valencianas. Entonces hemos querido tirar por ahí, revalorizar lo que consideramos nuestro. Por eso las camisetas que hacemos. Y por ahí vamos a seguir.

¿Alguna vez os habéis marcado algún objetivo en lo monetario?

Quique: No. La verdad es que nunca nos hemos marcado ningún objetivo en cuanto a beneficios económicos. No es algo que nos agobie ni debe agobiarnos. El único objetivo que nos hemos marcado es el de formalizarnos como empresa que es lo que vamos a hacer ahora.

¿Por qué os asentais en Ondara?

Quique: No buscamos un mercado en las grandes ciudades porque eso no es lo nuestro. No queremos vender cien camisetas, queremos vender a la gente que sienta de verdad lo que significan nuestros productos. Esto, sumado al hecho de que queremos vivir aquí, porque no nos gusta vivir en la ciudad, es lo que hace que nos quedamos en Ondara. Esto no quita que haya gente de València que nos ha comprado camisetas, así que genial.

Lo que tenemos muy claro es que no vamos a salir de aquí. No vamos a hacer algo que no nos guste, sino lo contrario. Por eso no nos agobian y obviamente que queremos vivir de Larouch y lo intentaremos, profesionalizando la empresa, pero sin dejar de hacer lo que sentimos. Le echamos horas y hacemos trabajo, pero es algo que nos gusta y entonces no nos sabe mal. No es un futuro de ganar mucho dinero, sino un futuro de hacer lo que queremos. Por mucho que yo pueda hacer algo que me sirva para ganar más dinero, si no me gusta, no voy a hacerlo.

Etiquetas: , , , , ,
Contenido patrocinado
La Marina Plaza. Noticias. Diario de la Marina Alta.