LA MARINA PLAZA

visauto mercedes denia xàbia javea benissa
Periodismo, pase lo que pase
Publicado: Sábado, 8 Abril, 2017

Cómo Dénia y Valencia asistieron al auge mundial y caída del Tenor Cortis

LA GRAN EXPOSICIÓN SOBRE UN TENOR DE FAMA MUNDIAL (II)

  • Auge: Convertido en La Habana en el primer tenor que salió a hombros de un teatro, dividía los meses de julio entre las fiestas patronales de Dénia y la feria de julio valenciana
  • Guerra Civil: Actuó en la Barcelona de Azaña y al acabar el conflicto en el Teatro Principal de Valencia, en el primer «año de la victoria»
  • Decadencia: Las compañías líricas apadrinadas por Mussolini acabaron con su carrera

El tenor Cortis, en una de sus últimas fotografías, sobre una imagen de Dénia de los años 50, década de su fallecimiento.

Hubo una época maravillosa: de conciertos en óperas de Europa y de América, de amueblar con generosidad una casa lujosa, de fiestas estivales en jardines de villas con los amigos donde siempre cantaba una ópera, de portadas en todos los periódicos, de aplausos que se prolongaban minutos eternos. Y después llegó otra en la que los conciertos se fueron espaciando, las luces del mundo se apagaron y se avinieron olvido y declive.

Hasta su fallecimiento en 1952, el tenor Cortis vivió, como tantas otras grandes figuras del farragoso siglo XX, ambos rostros del destino con dos ciudades como testigo: Dénia, su pueblo natal, y Valencia. Una exposición en el Centre d’Art de la capital de la Marina Alta con motivo del 125 aniversario de su nacimiento, y de la que este diario ofrece aquí su segunda entrega, así lo cuenta.

De la Habana y Chicago al julio de Dénia y Valencia

5 de julio de 1922: en pleno preludio de las fiestas de la Santíssima Sang, el alcalde de Dénia propone el nombramiento de Antonio Montón Corts y de su hermano, el barítono Juan Bautista, como hijos predilectos de la población. La propuesta se aprueba por unanimidad. No podía ser de otra forma: durante aquellos años, y según describe el comisario de la exposición y director del Museo Etnogràfic, Josep Antoni Gisbert, los dos hermanos siempre asistían a cualquier acto que se organizara en Dénia y sobre todo a la programación musical y religiosa de la Santíssima Sang, con canto en la misa mayor el día de la festividad incluido.

Plaza Redonda, a principios del siglo XX

Dénia supo agradecer tanta deferencia. Cuatro años después, en agosto de 1926, la antigua Plaza Redonda, donde su madre había desempeñado la dura tarea de aguadora en la infancia del cantante, fue rebautizada como plaza del Tenor Cortis –designación que aún conserva en la actualidad– a través de una moción municipal que justificaba la propuesta de esta forma:

Ésta es la única forma, que al sentir de la inmensa mayoría de los Ciudadanos, se le pueda pagar el desinterés con que [el tenor Cortis] contribuyó a dar realce á las fiestas de nuestra patrona “La Preciosa Santa Sangre”, y a la vez, que dada la fama mundial que tiene dicho Señor, Denia debe honrarlo cual se merece, ya que se honra a si misma, al honrar a sus hijos ilustres.

Lo de fama mundial no es exagerado: el Tenor Cortis se encontraba en la cúspide de su carrera y había conquistado las américas. Fue el primer tenor de la historia en salir a hombros de una ópera, en La Habana, donde también se produjo una deliciosa anécdota: sobre el escenario estaba el gran Enrico Caruso (1873-1921) pero quien cantaba en realidad escondido tras el telón era Cortis. Pues bien, las crónicas señalaron que aquel día Caruso había cantado como nunca.

Por lo demás, Cortis conquistó también los escenarios europeos –la Italia amante de la ópera incluida así como Chicago– pero siempre reservaba julio tanto para Dénia como Valencia donde, como resalta Gisbert, «su presencia era omnipresente en los programas musicales de las fiestas de julio de la capital».

De hecho, también Valencia tributó en julio de 1926 un homenaje al tenor por parte de la Asociación de la Prensa Valenciana, que organizó un banquete en su honor en el distinguido restaurante de las Arenas al que asistieron familiares y amigos, incluidos el barón de la Casa Soler y el alcalde de Dénia. Gisbert agrega que «muchos de los presentes cerraron el viaje con la asistencia a la representación por parte de Cortis de Tosca  en la plaza de toros de Valencia que, por supuesto, fue todo un éxito».

En el banquete de las Arenas hubo nombres sagrados de la prensa valenciana de la época como Maximinià Thous o el gran Félix Azzati, que le otorgó a Cortis unas encendidas palabras:

Querido y admirado Cortis: no hay actividad del espíritu que no tenga su genio entre los hijos de nuestra raza y de nuestra lengua: músicos, pintores, escultores, poetas, novelistas… Faltábamos el artista de la voz, es decir, el alma que, con la suya, cante el alma de todos nosotros y funda en su acento todo lo que hay de tierno y de profundo en el himno mediterráneo (…)
Y esa voz es la tuya, querido y admirado Cortis.

Un coche, una casa y el espíritu de Dalí

Villa Carmen. Exterior…

Más allá de homenajes y conciertos, la presencia de Cortis en Dénia se dejó notar en otros aspectos: debió quedar deslumbrada la ciudad cuando el tenor importó de Chicago el que fue el primer vehículo privado que se veía por estos lares. Y sobre todo en 1928 se construyó una casa, conocida como Villa Carmen o también la Campanera, en el corazón de los Campusos, a la que imprimió una estética indiana (tan diferente de otras casas rurales de sabor más victoriano o francés).

De hecho, Villa Carmen y otra mansión coetánea, El Cortijo, de la actriz Tina Gascó (en la actualidad de la Cámara de Comercio) coincidían en su innovación: «huían de las arquitecturas tradicionales y despuntaban en el paisaje del entorno del Montgó con elementos de las vanguardias y del nuevo arte como galerías y pérgolas abiertas al jardín o ladrillos diseñados por Dalí». Paradójicamente, Gisbert destaca que el interior de Villa Carmen era mucho más tradicional, sobrecargado de pesados muebles y estilo casticista.

…e interior.

De cualquier forma, tanto lo innovador (estéticas de Dalí incluidas) como lo tradicional han desaparecido después de que la familia vendiera la casa y ésta pasara por varios propietarios. Eso sí, uno de ellos cedió un par de cuadros y un suntuoso piano que aún pueden apreciarse en la Casa de Cultura de Dénia.

También en esta última ciudad y durante los periodos de descanso del verano, los Cortis compartían fiestas con sus amigos en los jardines de sus respectivas mansiones: entre aquellas amistades, estaba la baronesa de la Casa de los Soler, cuya villa, la finca de la baronesa, todavía malvive junto al Camí del Cementeri. El actual heredero de esa familia, Carlos Soler d’Hyver ha cedido una colección inédita de fotos familiares para la exposición, que según anunció el concejal de Cultura, Rafa Carrió, ha alcanzado ya casi 1.700 visitantes.

La Guerra Civil y la decadencia frente a los italianos de Mussolini

La Guerra Civil lo turbó todo. La vida de Cortis no fue una excepción. Famosa es su actuación en la Barcelona republicana adonde el tenor fue llamado por el presidente Azaña a través del alcalde de Dénia y que fue recogido por el diario La Vanguardia. 

Concluido el conflicto, nuestro protagonista, como tantos otros artistas, tuvo que adaptarse a las circunstancias: y, ya instaurado el nuevo gobierno, participó en la inauguración de temporada del Teatro Principal de Valencia con la representación de Madama Butterfly. Intervenía también la orquesta de la FET y de las Jons «y se inauguraba un nuevo tiempo tiempo de represión y de censura».

Para Cortis comenzaron a apagarse las luces. Se acabaron los escenarios internacionales. El tenor restringió sus actuaciones a Valencia, Barcelona, Madrid, Sevilla y Oporto. Gisbert explica que «todo había cambiado y muy pronto compañías italianas (con la bendición de Franco y de su aliado Mussolini) sustituyeron a viejas glorias como Cortis».

Desde 1948, Cortis, enfermo, «sufrió episodios de convalecencia que alternaba con la participación en galas benéficas de Valencia o Zaragoza». La enfermedad fue en aumento hasta fallecer en Valencia en abril de 1952. Fue enterrado en Dénia.

El Tenor Cortis en la Marina Plaza:

La prodigiosa Dénia con tren y teatro donde se crió un tenor de fama internacional

Toni Reig y Marta Colomer divulgan la vida de Cortis

[VÍDEO] La Agrupació Artística Musical amplía la eternidad del Tenor Cortis

[Audición] Así cantaba Cortis

Dénia dedica 2016 a un cantante de rango mundial perjudicado por sus ideales republicanos

125 años de un nacimiento en alta mar

Así cambió Dénia entre 1920 y 1974

Deja tu comentario

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , ,
Contenido patrocinado
La Marina Plaza. Noticias. Diario de la Marina Alta.

Pin It on Pinterest