LA MARINA PLAZA

Orba La Vetlaeta 2017 cine teatre música senderisme
Periodismo, pase lo que pase
Publicado: Martes, 4 Abril, 2017

Buscando trabajo

FERNANDO LUJÁN, ‘FER’

Se escucha en las horas más sinceras del paso de la vigilia al sueño, cuando el segundo estado arropa el primero ondulada y lentamente: es una voz de radio nocturna que cuenta lo que todo el mundo sabe y encuentra soluciones que se desvanecen al alba.

Mitigo la resaca onírica con el primer café del día. Me desperezo y comienzo mi virtuoso ejercicio diario, aunque nada o poco sea, o el que sea, anticipe una sensación de frustrante repetición: buscar trabajo, aunque nada o poco haya, o el que haya, sea inaccesible para mayores de 45 años.

Da igual. Estoy pletórico de motivación. Me acepto en esa tribu que han generado las políticas de empleo: “los carpetillas”, y me preparo para recorrer los itinerarios de desempleo de la misma diferente forma que en los seis años anteriores, con mi portavidas de sobaquillo y embarriando en bajada. Sea siquiera por representar la búsqueda activa requerida para la concesión de los diferentes subsidios, planes activos, y rentas garantizadas. Y sea también por abonar la esperanza de que la suerte me pille en el sitio justo en el momento oportuno (o ¿era en el sitio oportuno en el momento justo?) Ya que, esto de vivir, cuentan últimamente, es más un asunto de saber moverse en horizontal que de nacer con una flor en el culo o de las diferencias en el punto de partida.

Pero antes, y por no salir desorientado al mundo, decido intentar componerme una situación objetiva del estado de las cosas. Dedico, pues, un rato a leer los periódicos, con ayuda de la wifi solidaria de mi vecino.

Desciendo desde los diarios del cotarro internacional a los del cotarro estatal y me voy diciendo: joder, cómo está el mundo; hostias, cómo está el país. Y, angustiado por la dificultad de comprensión, reduzco el perímetro y me centro en los autonómicos y locales. En estos, repito mi totalizadora perplejidad, pero me sosiego un poco al tener noticias de renovación y acción.

Afortunadamente parece que el trabajo municipal e intermunicipal se está haciendo. Se intentan dinámicas de colaboración que fomentan el trabajo en red entre organismos públicos y privados, análisis, mesas de empleo, coordinadoras, informes de expertos (esperamos necesitados el próximo de la UNED), coworkings dallonses… todo un despliegue de estrategias que ya se va traduciendo en pequeñas acciones concretas y que necesitamos dé frutos más pronto que tarde.

Pero va pasando el tiempo y sobre algunos temas empiezan a sobrar palabras y a faltar acentos. Verán. Junto a la sensata optimización del modelo turístico vía desestacionalización y sostenibilidad, no estaría de más profundizar en otros sectores ya existentes y explorar procesos compatibles y complementarios.

Así que les propongo dos hilos para reflexionar, de entre otros, que me acompañan cada día en esta procesión del santo desvelo.

A lo largo de los años ha habido empleos que por diversos factores se han desarrollado, en mayor o menor medida, sin regulación, al margen de la ley o incluso contra ella, en todo el Estado, y en la comarca, con sus particularidades propias. Sería interesante hacerlos emerger, integrarlos en una participación legal, favoreciendo su contribución a la economía y dotándolos de la cobertura asimilada por el Estado Social de Derecho.

Uno de ellos, a modo de ejemplo: el trabajo de limpieza y asistencia doméstica en La Marina Alta. Hablamos de la emergencia de una situación inasumible. Hablamos de un sector de trabajadoras, casi en su totalidad mujeres, que están siendo el sostén fundamental de cientos de hogares en la comarca sin opción a coberturas sociales ni presentes ni futuras. Infrasistema en estado puro. Este asunto no debería sonrojarnos, más bien debería teñirnos la cara de rojo indeleble de vergüenza. Resulta escalofriante la dejadez y tolerancia social con esta situación.

Es cierto que hablar de este asunto sin considerar las vinculaciones con otras categorías generales que lo engloban puede resultar infructuoso. Pero para tecnicismos y análisis de factores ya están los expertos y deberían estar las administraciones. Deshagan el lio. Este juntaletras sólo puede aportar su artículo para visibilizarlo.

Un segundo hilo de reflexión habla de la poca presencia y consideración del sector industrial en el ideario mediático y programático de las instituciones locales. Otro tema complejo, imposible de analizar, igual que el anterior, sin ponderar ámbitos y fenómenos de globalización. Por ejemplo: La industria del reciclaje no está agotada. Al contrario, es incipiente. Y la reutilización de materiales reciclados en nuevos procesos productivos es una vía de futuro. Hay más ejemplos. Se deben explorar con mayor rotundidad.

En fin, ahí quedan. Probablemente no son más que desvaríos, mareos de tantas vueltas buscando lo que no hay, o tal vez sólo digo lo que todo el mundo sabe y propongo intentos que se desvanecen al alba.

P.S. Aquellas buenas palabras dichas “a cau d’orella” sobre integrar personas en exclusión o riesgo de exclusión social (maldita categorización) en proyectos empresariales recientemente implantados, de momento se han quedado en poco o nada. Es necesario materializar estas buenas intenciones con la firma de convenios vinculantes.

Demasiada cronificación (maldita baremología).

Mostrando 3 Comentarios
Danos tu opinión
  1. Antonio dice:

    Hola Fer, me alegra un montón leerte de nuevo…
    Dices que “La industria del reciclaje no está agotada”. Estoy de acuerdo.
    Creo que reciclar además de ser una fuente importante de creación de empleo no es menos importante desde la perspectiva de regeneración de la tierra, el mar y el aire.
    Creo que ambos aspectos son de vital importancia económica y social…Saludos.

  2. Fernando Lujan dice:

    Bueno,ánimo Isabel.Gracias por leer. Estoy convencido que esa hipocresía de la que hablas,en ocasiones, no es más que una falta de sensibilización y cultura en la que muchos de los empleadores(rentistas extranjeros o nacionales, y profesionales con muchos recursos)no quieren verse reflejados. Un poco de concienciación y ayuda de la administración seguro que traería buenos resultados.

  3. Isabel dice:

    Ya era hora de que alguien se acordara. En realidad estamos con la espada contra la pared. Si no trabajamos en negro, en casa no se come, porque si alguna vez nos ofrecen contrato son de risa: nos reduce el sueldo, no abarca la jornada,y nos estropean las prestaciones.
    Mucha hipocresía veo yo. A la gente que me contrata no le falta el dinero no, eso seguro. Hace falta ganas de solucionarlo y de que se nos considere.

Deja tu comentario

urbanizacion Mar Jonica denia viviendas
Dénia Urbaser deniaviva 2017
Festes Tarbena fiestas Hotel Villa Casa Lemhy




Etiquetas: , , , ,
Contenido patrocinado
La Marina Plaza. Noticias. Diario de la Marina Alta.