LA MARINA PLAZA

ASESORÍA 3.0 DENIA ASESORÍA LOW COST
Periodismo, pase lo que pase
Publicado: Jueves, 2 Marzo, 2017

Calp readmite a los trabajadores despedidos… y les da vacaciones mientras el edil de Personal «está esquiando»

  • El gobierno del PP incorpora a la plantilla municipal después de cinco años a los funcionarios tal como ha ordenado el Supremo, pero los manda para casa y no les aclara su destino
  • A los perplejos funcionarios no les recibió ni el concejal de Recursos Humanos ni el jefe de ese departamento: tan sólo un auxiliar
  • Las arcas municipales también deberán pagar esas vacaciones, cuyo coste se une a los casi dos millones que deberán abonar en sueldos atrasados debido a que el despido fue ilegal

En el ayuntamiento de Calp se vivió ayer miércoles una jornada de tintes surrealistas. El gobierno local (PP y dos grupos independientes) readmitió al fin a los trabajadores que despidió de forma ilegal hace cinco años tal y como le ha ordenado en una famosa sentencia el Tribunal Supremo. Pero inmediatamente y ese mismo día, después de haberles cursado el alta en la Seguridad Social y sin que hayan podido realizar aún labor alguna,… les dio vacaciones retribuidas hasta el próximo 8 de marzo. Ese día, deberán volver a comparecer a las doce de la mañana.

Los 13 trabajadores implicados –el Supremo ordenó readmitir a 14, pero una de estas personas ha fallecido mientras duraba tan largo proceso judicial– no podían creérselo. Ellos querían dos cosas: trabajar al fin tras un lustro de espera y saber cuál será su futuro más inmediato, ya que  el edil de Recursos Humanos, Manuel Cabrera (PP), anunció hace unos días a los grupos de la oposición que volverían a ser despedidos al encontrarse sus plazas amortizadas.

Sin embargo, ayer Cabrera no se encontraba en las dependencias municipales: «está esquiando», afirmó uno de los asistentes a esa reunión. En la misma, tampoco estaba el funcionario que ejerce las labores de Jefe de Personal. A los trabajadores les atendió un auxiliar que tuvo que limitarse a transmitirle las órdenes recibidas.

Así pues, y como si cinco años no hubiera sido tiempo suficiente, los trabajadores deberán esperar al menos una semana más para saber su destino final. De forma oficiosa, les han dicho ahora que hay cuatro o cinco plazas que sí podrían ahora ocupar, pero de las que podrían ser desalojados en cualquier momento ya que se trata de plazas de promoción interna a las que también podrían aspirar los funcionarios que sí trabajan con normalidad en el ayuntamiento calpino.

Sumando aún más dinero público

Más allá del extraño trato que recibieron los trabajos readmitidos, la cuestión tiene una segunda arista: los perjuicios que todo este asunto le están causando a las sufridas arcas públicas de Calp. Hay que tener en cuenta que el Supremo no sólo ha ordenado readmitir a estas 13 personas sino también pagarles todos los sueldos que deberían haber percibido desde 2012, cuando se oficializó su despido. Esto ya le costará al ayuntamiento entre 1,5 y 2 millones de euros según los cálculos de la oposición.

Pues bien, ahora el departamento de Cabrera les da vacaciones pagadas mientras estos trabajadores siguen sin poder realizar ninguna labor para el pueblo de Calp –como ellos querrían– a pesar de que están percibiendo un sueldo público que habrá que añadir a esa indemnización millonaria. Esto es, que el desembolso por esta cuestión en dinero del ayuntamiento sigue creciendo.

Durante todo este tiempo sí se han creado algunos nuevos puestos laborales en el ayuntamiento, incluidos dos de la máxima categoría –funcionarios de grupo A– y por lo tanto de máxima retribución. Por si fuera poco, este mismo verano el Ayuntamiento de Calp volverá a necesitar refuerzos en su plantilla, como siempre pasa en cualquier localidad que vive del turismo.

La oportuna ausencia de Cabrera

El gabinete que preside el popular César Sánchez quiere pasar de puntillas sobre este engorroso problema para que el mismo se desvanezca con el tiempo: ningún miembro del gobierno local ha dado aún explicación alguna al respecto.  Para lo único que los ediles del PP han abierto la boca es para rechazar que los concejales que en un lejano pleno de 2011 aprobaron esos despidos tengan ahora que pagar de su bolsillo los salarios atrasados tal y como han exigido PSPV y Compromís.

Es más, ayer Cabrera ni siquiera quiso cruzarse con estas personas por los pasillos del ayuntamiento. Que la readmisión de estas últimas haya coincidido con las vacaciones del concejal puede tratarse de una casualidad, pero lo cierto los trabajadores podían haber sido readmitidos por el consistorio cualquier día en que Cabrera sí se encontrara en su puesto de trabajo. En realidad, el plazo máximo para hacerlo finalizó el pasado 12 de febrero

Deja tu comentario

Contenido patrocinado
La Marina Plaza. Noticias. Diario de la Marina Alta.