LA MARINA PLAZA

Periodismo, pase lo que pase

La cultura de la Marina Alta pide más protección para el patrimonio histórico rural

Taller Dénia&Marina Alta Tastinglife en Benissa

  • Asociaciones e investigadores creen que los elementos ligados a la producción de la pansa o a la técnica de la piedra seca «no tienen garantizada su conservación»
  • Piden a la Generalitat y los ayuntamientos «políticas efectivas de preservación»
  • Abogan por la recuperación de la asignatura del Conocimiento del Medio en los colegios

Uno de los momentos del debate celebrado en Benissa.

La gastronomía de la Marina Alta posee un destacado legado cultural que va más allá de las tradiciones culinarias y que ha dejado también un patrimonio histórico rural de una extrema riqueza «que está catalogado e identificado, pero que no tiene garantía de conservación».

Esta fue una de las principales conclusiones alcanzadas por por representantes de instituciones y asociaciones culturales de toda la Marina Alta  reunidos esta semana en Benissa dentro del tercer taller del proyecto Dénia&Marina Alta Tastinglife de la Ciudad Creativa de la Gastronomía. En el mismo participaron el Macma, el Institut d’Estudis Comarcals, técnicos municipales de cultura, investigadores locales, cocineros e impulsores de distintas iniciativas culturales y culinarias de la comarca.

En el encuentro se destacó también que todos los municipios tienen un inventario de bienes materiales de notable valor histórico, monumental o etnográfico ligado en gran parte a la actividad agroalimentaria. El listado es en este sentido enorme: infraestructuras agrarias ligadas a la técnica de la piedra seca –márgenes, casetes, sistemas de recogida de agua– o al mundo de la producción de la pansa y los cultivos autóctonos: riuraus, almacenes, hornos, estufas de secar pansas…

Y aún más: molinos, hornos de cal, almàsseres, neveras, lonjas, cups de xafar vino, eras para batir el trigo y una larga lista de construcciones repartidas por todos los pueblos de la Marina Alta.

Los asistentes pidieron tanto a los ayuntamientos como a la Generalitat que no se limiten a catalogar en inventarios todos estos bienes sino que «apliquen políticas efectivas de conservación tanto de los bienes públicos como de los privados».

«Enamorarse del territorio»

Consideraron además que la actuación en los colegios es esencial «para promocionar la estima por las tradiciones y el entorno». «Hay que enamorarse del territorio y del patrimonio para consolidar una cultura de protección».

Por eso pidieron la recuperación de la asignatura del Conocimiento del medio, retirada en 2014 por la Conselleria de Educación gestionada aún por el PP, y que tenía unidades didácticas que reflejaban el entorno físico, económico, histórico y cultural de cada pueblo concreto, con sus respectivas particularidades en el lenguaje culinario o los cultivos autóctonos.

Por fin, el carácter de vertebración comarcal del proyecto de la Unesco fue otro de los ejes vertebradores del debate. La Marina Alta tiene al respecto «historia y recursos» que aún están por explotar y muchas veces son los visitantes o los residentes foráneos los que perciben esas potencialidades antes que los vecinos. Por eso «se nota a faltar un sentimiento más profundo de pertenencia y confianza en los propios recursos».

No obstante, «se reconoce que la Marina Alta tiene una imagen de comarca que se reconoce fuera de sus propias fronteras, muchas veces envidiada por otros territorios».

Deja tu comentario

Etiquetas: , , , , ,
Contenido patrocinado
La Marina Plaza. Noticias. Diario de la Marina Alta.