LA MARINA PLAZA

visauto mercedes denia xàbia javea benissa
Periodismo, pase lo que pase
Publicado: Jueves, 23 Febrero, 2017

Romanticismo y patriarcado capitalista

Opinión. JULIO MONFORT. 

En un reciente debate radiofónico, en RNE, con motivo del muy comercialmente productivo día de San Valentín, la doctora en Humanidades y Comunicación Coral Herrera, especializada en “amor romántico”  relacionó directamente romanticismo con machismo al afirmar que lo romántico es político y que es un producto del patriarcado capitalista o neoliberal. Francamente, no sé yo.

Como la mayoría sabemos, el Romanticismo fue un movimiento europeo que se manifestó en las artes y las letras en el sgilo XVIII y que se caracterizó por los principios de libertad y subjetividad contra las reglas clásicas y el reacionalismo filosófico, marcado entre otros por Adam Smith, el precursor del capitalismo. En España, sus máximos exponentes literarios fueron Larra, con sus ensayos periodísticos  (“periodismo romántico”) y Bécquer con sus famosas rimas poéticas.

Me disculpo por esta aclaración tan colegial, pero quizás resulta conveniente a la hora de opinar sobre las muchas vueltas que últimamente le estamos dando al concepto de romanticismo, vinculándolo, casi por sistema, al machismo. Y no creo que eso sea así. Es cierto que sigue habiendo un tipo de romanticismo dominante y posesivo cargado de testosterona. Un botón de muestra es la muy exitosa canción de Alejandro Sanz “A que no me dejas”, cuya letra no tiene desperdicio. Pero lo triste no es tanto que este tipo de canciones existan (tampoco creo que se deban prohibir). Lo lamentable es la enorme promoción que de ellas hacen las secciones musicales de los medios de comunicación y su consiguiente repercusión en millones de adolescentes. Es algo contradictorio en una sociedad que de forma mayoritaria apuesta por la igualdad real entre ambos géneros. Pero al igual que en la “telebasura” y en casi todo, lo que prima sobre cualquier otra cosideración es la rentabilidad económica. Aún así, resulta erróneo meter cualquier expresión romántica en el mismo saco. Y aquí se podría citar el ejemplo contrario del muy romántico y veterano cantante francés Charles Aznavour, en cuyas composiciones resulta difícil encontrar evidencias de machismo. El romanticismo es en parte una cuestión de gustos. Todo el respeto para quien lo considere una tontería, pero también para quien lo aplique en cualquier expresión artísica o en una relación amorosa.

Por cierto, mientras parece que los pilares de la sociedad patriarcal  se van lentamente deconstruyedo en este país (pese a que aún queda largo recorrido), lo del “capitalismo salvaje” se afianzan cada vez más. Hasta la neoliberal Comisión Europea nos acaba de decir que en materia de desigualdad y exclusión social estamos a la cabeza de la Unión. Mucha alerta verbal y mucha regañina, pero en esta cuestión vamos como los cangrejos. Si es cierto que el 30 por ciento de la población se encuentra hoy en riesgo de pobreza o exclusión social (población con unos ingresos inferiores al 60 por ciento de la media), estamos ante una burrada que nos debería avergonzar a todos, especialmente a los gobernantes.

Mostrando 3 Comentarios
Danos tu opinión
  1. Fernando dice:

    Gracias a tí y en general a todos los que escribís, habituales o no. Fundamentalmente, por la implicita generosidad en el hàbito de escribir no siempre valorada o entendida.Que sigan los aportes y los intentos, más y de más gente.Salut i ànim.
    Tener razon puede llegar a ser un objetivo más que secundario :D.

  2. Julio dice:

    Gracias por tu muy atinado comentario Fernando. Es un estímulo para seguir intentando, aportando cada uno lo que puede, ese cambio de paradigma, aunque suene un poco romñantico. Un saludo

  3. Fernando dice:

    Sí, a vueltas con las categorías.Sin duda, en esta del Romanticismo, y en algunos de sus representantes adscritos de motu propio o por sus estudiosos, se pueden encontrar rasgos intensos de machismo y del patriarcado imperante.Lo cual, no parece suficiente para manejar juicios absolutos sobre el Romanticismo. Recuerdo también de aquella época estudiantil a Rosa Butler, Josefa Massanés Dalmau, entre otras.
    Y,sí.Aún no siendo el 30, el porcentaje de población que nos encontramos en la pobreza y en la exclusión social, inmersos ya en el daño, no solo el riesgo.. ” estamos ante una burrada que nos debería avergonzar a todos, especialmente a los gobernantes”.Hace falta un cambio de paradigma. Un saludo.

Deja tu comentario

Etiquetas: , , ,
Contenido patrocinado
La Marina Plaza. Noticias. Diario de la Marina Alta.

Pin It on Pinterest