Periodismo, pase lo que pase
Publicado: Martes, 21 Febrero, 2017

La Guardia Civil investiga la muerte de un hombre en Beniarbeig por dentelladas de perro

  • El fallecido tenía heridas en piernas, brazos y en la cabeza, con importantes desgarros que pudieron causarle la muerte por pérdida de sangre.
  • Los perros lo derribaron mordiéndole primero las piernas, y todo apunta a que el hombre intentó defenderse hasta su último aliento.
  • El dueño de los canes no tiene documentación ni permiso para poseer razas peligrosas, por lo que podría ser imputado por un delito de homicidio por imprudencia.

La Guardia Civil investiga la muerte de un hombre, de 66 años de edad, en Beniarbeig que se produjo, al parecer, por el ataque de cinco perros de raza peligrosa, propiedad de un vecino de la zona.

El fallecido había salido de casa, como otro sábado cualquiera, para dirigirse a pie a una finca de su propiedad, en la que tenía un pequeño huerto, aunque esta vez no llegó.

Un guardia civil mira a dos de los perros sospechosos del ataque

Tras horas sin tener noticias del fallecido, el hijo se dirigió a la finca siguiendo sus pasos y descubrió a su padre tirado en el suelo y lleno de desgarros producidos por dentelladas de animales. Las piernas y los brazos dejaban entrever la lucha encarnizada que había mantenido el hombre con los animales.

A la llegada de la Guardia Civil, los agentes comprobaron que la muerte podría haber sido causada por el ataque de varios animales a la vez, ya que en el suelo se veían algunas huellas que hacían pensar en una manada de perros.

De esta forma, revisaron las incidencias con perros de la zona, y se dirigieron a una casa cercana. Al llegar la policía, el dueño reconoció tener varios perros, que en ese momento estaban dentro de la casa, y los fue sacando uno a uno. Los agentes comprobaron que se trataba de cinco canes de razas mestizas de pitbull y bullterier, que, aunque no tenían manchas de sangre, uno de ellos estaba empapado, como si lo acabaran de bañar, lo que el dueño justificó alegando que se había caído a la piscina.

Solo uno de los perros tenía chip identificativo, si bien su propietario no tenía documentación de ninguno, autorización para su posesión, ni seguro de responsabilidad civil. Además, según la Policía Local había antecedentes de algún ataque anterior, aunque con menores consecuencias.

Agentes de Policía Judicial de la Guardia Civil de Jávea, tomaron muestras de ADN a cada uno de los perros, siendo depositados en centros de acogida de la zona por miembros del SEPRONA. La noche del domingo al lunes llegaron incluso a morder a uno de los cuidadores, y han destrozado la jaula donde se encontraban pasando la noche.

Si la autopsia del cadáver y los análisis de ADN demuestran que han sido estos perros los causantes de la muerte de este hombre de 66 años, su dueño se enfrentaría a un cargo de homicidio por imprudencia.

La Guardia Civil informa sobre las razas potencialmente peligrosas

La tenencia de perros potencialmente peligrosos está regulada por el Real Decreto 287/2002, de 22 de marzo, por el que se desarrolla la Ley 50/1999, de 23 de diciembre, sobre el régimen jurídico de la tenencia de “perros potencialmente peligrosos”, siendo fundamental obtener una licencia administrativa que certifique que la persona cumple todos los requisitos que impone el Estado.

La licencia debe renovarse cada 5 años. Además, se deberá realizar un examen físico y psicológico que acredite que la persona que va a recibir la licencia tiene la suficiente capacidad visual, auditiva, del sistema locomotor y del sistema neurológico.

La persona que tenga a su cargo un perro potencialmente peligroso deberá poseer la licencia para la tenencia de animales potencialmente peligrosos y deberá inscribirlos en el registro municipal. Los animales deberán utilizar bozal siempre en espacios públicos.

No se pueden pasear perros potencialmente peligrosos con una correa extensible o una correa mayor de 2 metros de longitud, y la misma persona no puede pasear a dos o más perros considerados potencialmente peligrosos a la vez.

Está prohibido que un perro considerado como potencialmente peligroso esté sin atar o fuera de una zona delimitada y cerrada, aunque se trate de una propiedad privada.

La sustracción o pérdida del animal debe ser comunicado al registro municipal en un plazo máximo de 48 desde que se tenga conocimiento de su desaparición.

 

 

 

Etiquetas: , , , , , ,
Te puede interesar...

Pin It on Pinterest

Share This
La Marina Plaza. Noticias. Diario de la Marina Alta.