LA MARINA PLAZA

Baleària Dénia
Periodismo, pase lo que pase
Publicado: jueves, 9 febrero, 2017

Calp da la bienvenida al municipio como «Calpe», pese a que el topónimo castellano dejó de ser oficial en 2008

  • El ayuntamiento del PP coloca grandes carteles turísticos para señalizar los principales accesos al municipio con la designación en castellano, pese a que en la actualidad la única denominación oficial de la localidad es en valenciano tal y como marca la propia normativa municipal

El Ayuntamiento de Calp continua con sus particulares dificultades para cumplir con toda normativa vinculada a la lengua autóctona. Aunque sea la suya propia. Ahora, ha colocado grandes carteles turísticos en las principales entradas al municipio, los accesos norte y sur desde la N-332, con los que da a los visitantes la bienvenida a «Calpe», con el nombre escrito en gruesas y llamativas letras. También se encuentra la designación de la población en valenciano, Calp, aunque a menor tamaño.

La controversia de la cuestión reside en que el consistorio pregona con esos carteles un nombre que desde diciembre de 2008 no existe. Al menos de forma literal. Entonces, bajo el gobierno de Ximo Tur (Bloc) quedó suprimida la terminología de la villa del Penyal en castellano y la población pasó a llamarse oficialmente «Calp», sólo en valenciano. Así que el gabinete que ahora dirige el popular César Sánchez incumple la normativa del propio consistorio que gestiona.

En realidad, el actual gobierno local siempre ha sido reacio a renunciar al término Calpe. Especialmente en lo que se refiere a la materia turística. Cree que la denominación Calp es poco conocida y que puede llevar a confusión, hasta el punto de sospechar que sus turistas y residentes no sabrán identificar ese nombre con el municipio, pese a tratarse de una simple e. De hecho, en numerosas acciones de promoción turística, el ayuntamiento ha pasado a utilizar de forma oficiosa -oficial no puede ser-  también la marca Calpe.

Todo ello a pesar de que los propios datos municipales indican que más del 80% de los turistas que viajan a Calp pertenecen al mercado nacional y que por lo tanto parecen estar capacitados para reconocer perfectamente a poblaciones en cualquiera de las lenguas oficiales del Estado, incluida el valenciano.  Así, muy cerca de Calp, Xàbia utiliza su nombre en valenciano para promocionarse en bastantes casos, a pesar de que en este caso el topónimo en castellano, Jávea, también es cooficial.  Otros destinos ya no sólo de la Comunitat Valenciana sino de otras autonomías que cuentan con idioma propio, caso de Cataluña, País Vasco o Galicia, tampoco han tenido esos problemas.

Una «e» con mucha cola y el divorcio de Sánchez con el valenciano

Bien es cierto que de que esa simple e ha levantado siempre ampollas, como siempre pasa en cualquier cuestión identitaria. En su día, la decisión de Tur de optar sólo por el nombre en valenciano, que vino avalada por un informe del historiador Francesc Monjo, no estuvo exenta de polémica. Pero la normativa es la que es. Y por el momento, al gabinete de Sánchez no se le ha ocurrido abrir la lata de plantear cambiarla, lo que volvería a arrojar un intenso debate.

Pero lo que sí es cierto es que el divorcio entre su gobierno  y el valenciano se ha extendido a otros ámbitos y ha provocado incluso un rapapolvo del Síndic de Greugues, que cree que el ayuntamiento calpino en realidad está incumpliendo sistemáticamente marcos legales como el Estatut d’Autonomia. Eso estaría pasando por ejemplo en la llamativa ausencia de documentos municipales en valenciano –incluidas las actas de los plenos– o en que la mayor parte de la señalética del municipio sólo está en castellano. PSPV y Compromís han denunciado estas situaciones en varias ocasiones.

Contenido patrocinado
La Marina Plaza. Noticias. Diario de la Marina Alta.