Hidraqua
Con el deporte, pase lo que pase
Publicado: viernes, 20 enero, 2017

Raül Oliver, el atleta de los retos inhumanos, vuelve a la carga

  • El deportista de Beniarbeig afronta “El Desafío de los Castillos”, prueba que consiste en correr 220 kilómetros en menos de 48 horas

El atleta de Benirabeig, Raül Oliver ya demostró hace unos meses no tener límites. Y es que logró completar el Spartan Race Agoge 003 Pekín (China), una carrera de obstáculos de más de 60 horas ininterrumpidas. Solo 40 personas de todo el mundo lo lograron. Sin embargo, por si eso fuera poco, cuando parecía que era imposible hacer algo más duro e impactante, Oliver se ha marcado un nuevo desafío que llevará su cuerpo al extremo.

El de Beniarbeig pretende completar una carrera de unos 220 kilómetros en menos de dos días. Se está preparando para una prueba que él mismo se ha marcado y que le llevará a recorrer desde Torre de Horadada (pedanía de Pilar de la Horadada) hasta Dénia. Pero esta carrera tiene algo de especial: Oliver pretende hacerla uniendo todos los castillos y fortificaciones que hay desde la localidad del sur de Alicante hasta la capital de la Marina Alta.

Su intención es salir la madrugada del viernes 27 al sábado 28 de enero, a eso de las 00:00 horas y recorrer el total de 29 edificaciones antiguas para llegar al Castillo de Dénia el domingo 29 de enero a las 21:00 horas. Como no podía ser de otra forma, ha llamado a su reto “El Desafio de los Castillos”.

Y lo más interesante, y también lo más complicado, es que pretende lograrlo sin descanso y sin dormir. Además, su intención es hacerlo solo, aunque, por seguridad, irá acompañado en todo momento por un coche de apoyo. Oliver ha expresado a este periódico que se encuentra con ganas de realizar este desafío en el que “busco, de nuevo, mi límite y llevar al extremo mi propio cuerpo”.

Además, quiere el apoyo del mayor número posible de personas. De hecho, habilitará en su página web una aplicación para poder seguirle en cada momento. Aparecerá en ella la ubicación exacta en la que se encuentre el atleta, para poder ir a animarle en cualquier momento. Un punto interesante será la meta, en el castillo de Dénia, y que probablemente se llene de amigos y vecinos para animarle en su final.

 

 

Contenido patrocinado
La Marina Plaza. Noticias. Diario de la Marina Alta.