LA MARINA PLAZA

ASESORÍA 3.0 DENIA ASESORÍA LOW COST
Periodismo, pase lo que pase
Publicado: Lunes, 19 Diciembre, 2016

Empresas singulares: Karl Gerrit, jóvenes emprendedores con ganas de conquistar el sector de la relojería en españa

EMPRESAS SINGULARES

Con la sección Empresas Singulares, La Marina Plaza pretende dar visibilidad a aquellos proyectos comarcales que surgen sin un gran apoyo económico y que apuestan por la originalidad, creatividad o el compromiso social, valores con los que comulga este diario.

Una de estas empresas, que aspira a llegar muy lejos es Karl Gerrit. Se trata de una empresa relojera que fue creada hace menos de un año por tres jóvenes emprendedores dianenses. Ellos son Jordi Lluzar, Carlos Heredero y Guillermo Altuna, aunque en la actualidad el último está estudiando en el extranjero y son los otros dos quienes llevan a cabo todas las funciones que exije el negocio.

Nos reunimos con Jordi y Carlos en su pequeño despacho con el objetivo de conocerles a ellos y de conocer más a fondo Karl Gerrit. Ambos han estudiado carreras en la universidad, pero nada tienen que ver con el proyecto en el que están embaucados ahora. Los dos tienen 23 años y para ambos es su primera experiencia empresarial. Jordi es biotecnólogo graduado y Carlos ha estudiado ingeniería industrial. Es por ello que queremos saber porqué empezaron con esto de los relojes y donde llegaron.

“Queremos ser marca española de referencia en relojería. En nuestro país no hay una marca de relojería como tal. Siempre tienes que ir a morir a grandes marcas relojeras que son muy caras”

“Para nosotros, Karl Gerrit no es una marca de moda. Al final la moda tiene el cariz de que es muy consumista […] nosotros no queríamos ser uno más.

“Nos establecimos en Dénia porqué la calidad de vida que tenemos aquí no la tenemos en una capital. Además, como trabajamos por internet, no nos hace falta estar en una gran ciudad”

_mg_6394_1024x683

Carlos Heredero a la izquierda y Jordi Lluzar a la derecha

Pregunta: ¿Quiénes sois a nivel personal?

Jordi: Bueno, yo soy Jordi Lluzar. Y bueno, yo comencé estudiando biotecnología porqué la ciencia me apasiona y además siempre me ha interesado el tema de ayuda humanitaria. Ayudar a quienes más lo necesitan me encanta y creo que la biotecnología es esencial para eso y cada vez más.

Cuando acabé no tenía claro eso de meterme a investigar a un laboratorio y al acabar fue Carlos el que me propuso esto y comenzamos a desarrollarla. Fue el que me metió el germen en el cuerpo [ambos ríen]. Al principio tenía otro aspecto, otro tono, pero poco a poco fuimos haciendo una empresa más seria y hasta llegar convertirnos en lo que somos ahora.

Ahora, a lo que me dedico en esta pequeña empresa es a ser el director de márketing. Pero realmente no tenemos funciones determinadas cada uno sino que hacemos todo entre todos. No hay tareas específicas porqué somos ahora dos y ambos tenemos muchas ganas de aprender y al final tenemos que hacer los dos de todo. Pero sí que lo que más me gusta es el tema del márketing digital que es lo que se encarga de hacer llegar la marca y la web a todo el mundo.

Carlos: Yo soy Carlos Heredero. Estudié industriales pero lo que me apasiona desde pequeño es el mundo empresarial. Después de muchos cursos y proyectos inacabados, decidí relacionar el sector de las empresas que tanto me gusta, con mi pasión por los relojes. Todo nació porqué un día no encontraba un reloj que me gustara a un precio asequible y pensé en crear una empresa propia. Aplicar todo lo aprendido en algo tangible, aunque sin prisa. Yo soy el del gérmen [ríen de nuevo].

_mg_6389_1024x683

P: ¿Qué es Karl Gerrit?

Jordi: Para nosotros no es una marca de moda. Al final la moda tiene el cariz de que es muy consumista y cada año cambia y se hacen cosas nuevas para buscar el consumismo y el consumo rápido. Y nosotros no queríamos ser uno más. Queríamos hacer algo distinto tomando como base nuestra pasión por los relojes. Además queríamos enfocar nuestro producto a un público joven, como nosotros, que comparte los valores de vestir bien, con clase. Esto va dedicado a una persona que cuando acabe de estudiar y tenga las cosas claras pueda permitirse un reloj para el día a día y a su vez, para ocasiones formales. Es por ello que nuestros relojes tienen un estilo clásico, minimalista, que es elegante y adaptado a este tipo de público. Aunque no nos cerramos, puede llevarlo cualquiera.

Carlos: En definitiva, queremos ser marca española de referencia en relojería. En nuestro país no hay una marca de relojería como tal. Siempre tienes que ir a morir a grandes marcas relojeras que son muy caras y que un público medio no se puede permitir. Lo único accesible es un abanico de marcas de moda, que no solo tienen relojes sino que tienen todo tipo de ropa.

Karl Gerrit surge para meterse en este nicho que queda entre estas dos opciones. Queremos ser una startup relojera, no una startup de moda. No vendemos relojes para mañana vender camisas como hacen la mayoría de startups que se crean hoy en día. Salen cada día marcas de todo tipo que no tienen esta filosofía por un producto solo, como lo que tenemos nosotros. Queremos entrar en ese mundo de la relojería pero no buscamos ese consumismo de masas porqué es demasiado competitivo y hay empresas  que invierten cantidades a las que nosotros no podemos llegar.

Queremos ser relojeros e ir cubriendo poco a poco distintas gamas. Una baja, más asequible, una gama media y una gama alta más cara. Queremos poder llegar a todas las franjas de la sociedad. La gente que acaba de estudiar y le apetece verse bien sabe que tiene una marca relojera, española en la que apoyarse, con precios asequibles, pero luego si le gustamos sabe que en un futuro puede tener un reloj de gama más alta a un precio mayor. Es decir, queremos dar a elegir.

Ahora mismo aún no tenemos esas gamas porqué no éramos quien para empezar a un nivel tan alto. Queríamos un tiempo para estudiar el mercado, porqué somos jóvenes y es nuestra primera experiencia empresarial. O sea que ahora estamos aún en proceso de adaptación y por eso solo tenemos la gama baja, standard.

P: ¿Qué caracteriza vuestra marca y vuestros relojes?

Carlos: El diseño es nuestro y lo mandamos a la fábrica y algo que queremos y que intentamos es aportarle mucho valor a lo que es la marca. Y la marca Karl Gerrit es lo más importante para nosotros. No es una marca como cualquiera, sino que queremos aportarle mucho valor a esa marca, para que la gente nos conozca ahora y dentro de algún tiempo y nos vea diferentes al resto. De hecho Karl Gerrit tiene su propia historia, como si fuera una persona propia.

P: ¿Cuando nace Karl Gerrit?

Jordi: La idea empezamos a desarrollarla a mediados del año 2015.

Carlos: El germen, como lo llamamos, nació un 2 de abril cuando fui a comprarme un reloj para mi cumpleaños y veía muchas marcas buenas pero no me podía permitir ninguna y me dije: ¿por qué no hacer una propia?

La idea se asentó en el septiembre del 2015, y desde ese mes hasta marzo 2016 establecimos todo, la marca, los fabricantes, la fórmula, como lo queríamos vender, a quién, los precios, etc. Y en marzo sacamos la primera hornada de relojes. La primera colección, limitada, de 250 unidades. Limitamos la producción para darle un poco de exclusividad, para presentarnos al público y decir que acabábamos de nacer, y que éramos algo diferente a todo. Este primer año ha sido como para estudiar nuestras posibilidades y el mercado, y no nos ha ido mal.

P: ¿A qué se debe el nombre?

Carlos: Todo tiene una explicación. Las nuevas tecnologías nos facilitan mucho los negocios de hoy en día. Cada vez estamos más comunicados con todo el mundo, pero a la vez estamos más distantes de los demás. Nosotros no queríamos que la gente viera una empresa detrás de esto, sino que queríamos que vieran personas y por eso le pusimos un nombre humano. Quisimos personificar la marca, crear a un alguien, para dejar claro que no somos una empresa sino que somos personas que hacemos cosas para vendérselo a otras personas. Son nuestros valores y queríamos que la gente se reflejara en esto. El nombre es extranjero porqué la relojería nace en Suiza y en Alemania hay muchas, y muy buenas marcas de relojes allí, y el nombre preferimos ponerlo entendible para la gente de toda Europa. Es algo que a nosotros nos puede costar pronunciarlo pero para el resto del continente es más fácil esto que no un nombre español como Alberto Martínez. Pensando siempre en si algún día podemos dar el salto fuera.

P: ¿Como os definís como empresa y como pensáis en el futuro que seréis?

Jordi: Ahora somos autónomos. Como somos jóvenes emprendedores pagamos menos por ser autónomos y queremos aprovechar eso y cuando vayamos creciendo veremos que hacemos, pero la idea es crear una Sociedad Limitada.

P: ¿ Que planes de futuro tenéis?

Carlos: Bueno, ahora estamos a punto de agotar los primeros modelos que sacamos. Hemos vendido alrededor de 650 relojes desde que salimos al mercado, lo cual para nuestra inversión inicial, que fue de 4.500 euros, no es negativo. Es positivo porqué otras marcas venden más pero tienen muchos recursos para el márketing. Hay competencia que empieza con 16.000 euros, así que no podemos competir contra estos y aun así hemos vendido mucho y estamos contentos.

Jordi: También hemos aprendido mucho de las cosas que hemos vivido y sabemos lo que no tenemos que volver a hacer. También tenemos claro lo que vamos a hacer a partir de marzo. Habremos cumplido un año y pensamos cambiar muchas cosas, desde el logo hasta la tipología de relojes. Será en marzo cuando proclamemos nuestro nacimiento. Este primer año ha sido una especia de prueba y ahora ya queremos ir en serio. Será el inicio real de Karl Gerrit.

Carlos: Más allá también miramos, porqué no perdemos de vista nuestro objetivo, que es el de ser marca relojera española de referencia. Queremos, en dos años, haber controlado más o menos el territorio nacional y a partir de ahí comenzar a darnos a conocer fuera y a internacionalizarnos y establecernos en el exterior.

Vamos a ir poco a poco sin ser estáticos, renovándonos siempre, siendo dinámicos en todo, tanto en nuestros relojes y sus diseños como en las acciones que hagamos aparte de esto. Porqué además, vamos a realizar acciones benéficas y nos apoyaremos en los relojes para ello. Tenemos la idea de, algún día, sacar ediciones limitadas que dedicaremos a diversas causas, para recaudar fondos y apoyar acciones solidarias.

_mg_6391_1024x683

P: ¿Cómo vendéis los relojes?

Carlos: De momento solo vendemos por internet. El tema es que si vas a una relojería o una joyería, un alto porcentaje de lo que pagas se va a gastos comerciales. Nosotros hemos querido cortar con este coste comercial, no tener intermediarios y poder vender estos relojes por mucho menos dinero porqué nos evitamos la distribución. Facilitamos el hecho de compraventa directa con el cliente.

Además con este rango de precio  de nuestra gama actual, que es la baja, los clientes no sienten la necesidad de tocar el reloj antes de comprarlo. Somos conscientes de que cuando hagamos las gamas más altas, que valen más dinero, el cliente sí que querrá probarse el reloj, testearlo y entonces nos plantearemos si ponerlo en tienda.

P: ¿Se han cumplido las expectativas? 

Jordi: Teníamos unas expectativas de vender un poco más rápido, pero debimos poner los pies en el suelo y ser realistas porqué nosotros no teníamos una estrategia de márketing como la que tiene otra empresa con más dinero. Aun así, viendo lo que nos ha faltado y viendo que hemos vendido muchos relojes, las expectativas están más que cumplidas. Podríamos haber invertido más y habernos dado un golpe de frente. Nos ha ido bien hasta el momento y ahora vamos a aplicar las cosas que hemos ido aprendiendo y creemos que con esto nos irá un poco mejor. Estamos en positivo, toda la inversión está en relojes y hemos recuperado lo que tuvimos que poner al principio.

P: ¿Ampliareis mercado a otros productos?

Carlos: En un futuro quizás sí, pero no a ropa. Lo normal es que una marca de relojes también haga bolis, plumas, gemelos, pulseras y eso sí que nos lo planteamos. Lo que no queremos hacer es ropa. Asentaremos los relojes y haremos otras cosas relacionadas con los relojes, nada de moda.

P: ¿Por qué en Dénia?

Carlos: Lo bueno de las nuevas tecnologías e internet es que te permite hacer lo que quieras desde tu casa. Te permite hacer algo local global, esto es, la llamada glocalización. No tienes por qué estar en una capital para acceder a las posibilidades y recursos. Si estás allí quizás tengas más opciones, pero internet hace que desde aquí tengamos prácticamente las mismas oportunidades. Además aquí el coste es mucho menor de lo que es en una capital, y por otro lado está la calidad de vida que tenemos aquí, que no tendríamos en Madrid o Valencia.

Más información:

Página web: https://www.karlgerrit.com/

Página de facebook: https://www.facebook.com/karlgerritofficial/

Instagram: https://www.instagram.com/karlgerritofficial/

Correo electrónico: info@karlgerrit.com

Contenido patrocinado
La Marina Plaza. Noticias. Diario de la Marina Alta.