Visauto Mercedes Dénia Benissa Xàbia Jávea coches
Periodismo, pase lo que pase
Publicado: Jueves, 24 noviembre, 2016

Mabel Lozano, directora: “Los amos de un negocio tan lucrativo como la trata de seres humanos y la prostitución están aquí, en España, Alemania, Holanda…”

Este viernes, 25-N, se celebra el Día Internacional para la eliminación de la Violencia contra las Mujeres. Como cada año, pueblos y ciudades, entidades y vecinos en general se congregarán para recordar a las víctimas y expresar su rechazo a todos los casos de violencia de género. Sin embargo, muchas mujeres sufren también otra violencia que queda al margen a menudo de ese día, que socialmente no tiene el mismo grado de reproche pese a ser muchas veces igual o más dura para las víctimas: la trata de mujeres. Estos días ha venido a Dénia, para ponerlo de manifiesto, Mabel Lozano, la que fuera popular actriz y presentadora de televisión que ahora consagra su vida al mundo del cine más comprometido y, en particular, a denunciar esa situación por la que atraviesan en este país miles de personas obligadas a prostituirse contra su voluntad y en condiciones de absoluta esclavitud.

La directora ha presentado esta semana en Dénia su premiado documental “Chicas nuevas 24 horas”, un valiente trabajo sobre el negocio de compraventa de seres humanos para la explotación sexual. En dos actos organizados por la Associació Matria, uno para los espectadores del Cine-club Pessic y otro para alumnos de los institutos de la ciudad, Mabel Lozano explicó con vehemencia y rigor las características de este lucrativo negocio, así como las terribles condiciones de esclavitud en las que viven sus víctimas. Pero la combativa directora quiso ir más allá y puso el acento en la responsabilidad y posibilidades de actuación que tenemos cada uno de nosotros.

“Aunque las víctimas de trata están captadas en Perú, Colombia o Paraguay, son vendidas aquí, en nuestra sociedad del bienestar y están muy cerca de nosotros”

“Nunca en la historia ha valido tan barata una esclava. Las mujeres se convierten en un material de usar y tirar, cuando no pueden más y están completamente destruidas, se les desecha y se capta a otra mujer”

“Mientras se siga demandando carne fresca para el mercado de la prostitución mundial, siempre se captará a una mujer o una niña en una situación vulnerable”

“La trata nunca ha sido considerada como violencia de género, aunque la trata con fines de explotación sexual mayoritariamente afecta a mujeres y niñas”

-¿Qué plantea “Chicas nuevas 24 horas”?

-Es una película muy novedosa en el tratamiento que hace de la trata. Normalmente, cuando se aborda este tema, se pone el acento en las mujeres principalmente, en cambio “Chicas nuevas 24 horas” habla del negocio tan lucrativo que es la compra venta de seres humanos, son 32 mil millones de dólares anuales, el segundo después de las armas y por delante del narcotráfico.

Mabel Lozano

Mabel Lozano.

El negocio del narcotráfico plantea dificultades: la droga debe salir de los países productores, como Colombia o Bolivia, los entramados para hacerla llegar a Europa son muy complicados, con el problema añadido que todo ese dinero debe volver a esos países, a los grandes carteles de la droga. En cambio, los amos del negocio de la trata de seres humanos y de la prostitución están aquí, en España, Alemania, Holanda… No es un dinero que debe volver, sino que es un dinero se queda. Además, el siglo XXI es un siglo de grandes movimientos migratorios, los billetes son muy baratos, es facilísimo pasar las fronteras. Buena parte de esos movimientos migratorios tienen cara de mujer, y de mujer muy jovencita. Todo esto lo convierte en un negocio muy rentable.

-¿Cómo aborda el documental el negocio de la trata?

-Haciendo un paralelismo entre cualquier negocio que se quiera montar y el negocio de la compra venta de seres humanos, que es un cheque en blanco, un negocio impresionante. Contamos todo el recorrido, desde que una mujer es captada, trasladada, publicitada, como cualquier producto que se quiera vender en la era del marketing, tratamos cómo se vende –en el caso de las mujeres en calles, plazas, clubes, saunas, carreteras  o pisos- y como, si el producto sale defectuoso, sin más se desecha y tira.

Nunca en la historia ha valido tan barata una esclava. Las mujeres se convierten en un material de usar y tirar, vemos cada día cómo son explotadas y cómo, cuando las mujeres no pueden más y están completamente destruidas, se les desecha y se capta de nuevo a otra mujer. La esclavitud es baratísima. De todo esto habla el documental, del negocio de la compra venta de seres humanos para la explotación sexual.

matria-mabel-lozano-1

Mabel Lozano con componentes de la Associació Matria

-No sólo tratáis el tema de este gran negocio globalizado, además ponéis el foco en la primera persona, mostrando 4 casos concretos de víctimas de tratas.

-Eso es importantísimo. Llevo once años trabajando este tema, tanto en los países de origen como en los de destino, conozco la trata desde casi todos los ámbitos, además colaboro mucho con fiscalía, con policía… Pero yo no soy una víctima de la trata y era fundamental en este documental contar en primera persona, que aparecieran las voces de las víctimas, porque no las vemos nunca. Las víctimas de trata están doblemente victimizadas, son víctimas de exclusión social, del miedo, del silencio y no empatizamos con mujeres que no vemos.

Siempre escuchamos a mujeres que dicen que ejercen la prostitución con voluntariedad, pero nunca a las que la ejercen en régimen de esclavitud, explotación sexual, abuso y violencia. Hay quien dice que la prostitución y la trata son cosas diferentes, pero a unas en cautiverio se les explota y a las otras se les exprime igualmente. Es muy importante escuchar a estas mujeres, ver su rostro, sentir que son mujeres como nosotras y que quieren lo mismo que cualquier ser humano, una oportunidad, un presente, un futuro para ellas y sus familias.

Al prestar su testimonio en el documental mostrando su rostro, Estela, Ana Ramona, Sandi y  Sofía han sido muy valientes, han puesto en riesgo su vida. Además, están los prejuicios de la sociedad, hay muy poca gente que ve detrás de la trata, la prostitución y la explotación sexual lo que es en realidad, un delito que vulnera todos los derechos humanos.

Es importantísimo escuchar su voz para empatizar y darnos además cuenta de que, aunque estas mujeres están captadas en Perú, Colombia o Paraguay, son  vendidas aquí en España, en nuestra sociedad del bienestar, en el primer mundo y están muy cerca de nosotros, detrás de los neones que vemos en la carretera y normalizamos. Además está el sufrimiento que viven y del cual no se habla, las víctimas de trata padecen unas secuelas sicológicas comparables con las que sufrieron las víctimas de los campos de concentración nazis.

-En tus intervenciones públicas, incides en la necesidad de que el documental llegue a los más jóvenes

-Es básico, por eso la película tiene dos cortes, uno para cine y otro precisamente para llevarlo a los jóvenes, un grupo con el que hay que trabajar mucho, primero para informales, porque desconocen la trata y lo cerca que está de ellos. También para sensibilizarles, los jóvenes de 14 años serán los futuros demandantes de servicios sexuales, deben saber lo que hay detrás, que eso no les va a hacer ni más hombres ni mejores, al contrario, lo que están es colaborando con un gravísimo delito que vulnera los derechos humanos.

No sólo hemos querido llegar a los chavales de aquí, la película está doblada al guaraní, porque estamos haciendo el mismo trabajo en el interior de Paraguay, donde son captadas las mujeres y las niñas, estamos proyectando en su idioma en colegios e institutos para empoderarlas, para que puedan decir “no” a esa mentira del sueño migratorio.

“Al ciudadano hay que decirle que es un problema que está en nuestras plazas o clubes y que estas mujeres son víctimas de que no las miramos”

“Es muy importante llegar a los colegios e institutos, a los chavales que están iniciándose en la sexualidad y no conocen estos temas, hay que contarles la verdad de lo que está ocurriendo”

-“Chicas nuvas 24 horas” va más allá del documental, es un proyecto que tiene ramificaciones

-Sí es un proyecto de arte de acción social. Como soñar es gratis, pensé que era muy importante sensibilizar a través del arte. Así que también es una exposición itinerante y gratuita, que la lleva la Fundación CEPAIM. Empezamos con una sola exposición y ahora hay dos, está siendo un éxito arrollador, hasta el punto de que no hay fechas libres hasta 2018, se está exhibiendo constantemente por toda España, en centros educativos, diputaciones…

Se trata de una exposición muy interactiva con mucho material audiovisual que pone el foco en el “Actúa”, en el “¿Y, tú qué puedes hacer?”. Ya sabemos lo que puede hacer el estado y los cuerpos de seguridad, pero cada uno de nosotros, como ciudadanos, qué podemos hacer.

También es una novela y, además, el proyecto tiene una pata digital, algo que es fundamental, porque los chavales son nativos digitales, es su medio, su ventana. Tenemos una web, doce canales de Youtube, redes sociales, en las que tenemos mucha incidencia.

-¿Cómo fue la preproducción y el rodaje?

-El rodaje fue muy duro y, por momentos, peligroso. La preproducción fue muy difícil. En estos momentos mucha gente apuesta por este proyecto, porque “Chicas nuvas 24 horas” se ha convertido en un documental grande que ha recorrido el mundo entero, ha logrado nominaturas a grandes premios cinematográficos, como los Goya o el Platino, y ha recibido innumerables premios sociales. Pero fue muy complicado levantar una película que se centra en un tema como la trata, que no es ni comercial ni políticamente correcto. Me costó cuatro años enteros conseguir la financiación. Afortunadamente encontré coproductores en los países de origen que han sido unos compañeros de viaje maravillosos.

-¿Trata, prostitución, feminicidio, violencia de género son distintas caras de una misma realidad?

-Es todo violencia de género, violencia que se ejerce hacia las mujeres, en muchas ocasiones solo por el hecho de serlo. La trata nunca ha sido considerada como violencia de género, aunque la trata con fines de explotación sexual mayoritariamente afecta a mujeres y niñas, por tanto es violencia de género, además de un delito que vulnera los derechos humanos.

-Institucionalmente, ¿cómo se está abordando el problema?

-En España estamos en el Segundo Plan contra la Trata, pero el gobierno debería hacer una Ley Integral contra la Trata, igual que hay una Ley Integral contra la Violencia de Género, una ley muy completa que ha sido copiada en numerosos países, aunque por desgracia siguen habiendo mujeres asesinadas,

 -¿Cómo ciudadanos y como consumidores tenemos responsabilidad en esto?

-Toda, la ley que realmente rige la trata es la de la oferta y la demanda. Si se necesitan niñas, se captan niñas, las más guapas, las más pobres, las más vulnerables. Mientras sigamos demandando carne fresca para el mercado de la prostitución mundial, siempre se captará a una mujer o una niña en una situación vulnerable, con falta de recursos, de herramientas, con pobreza, desigualdad o violencia de género.  Esto pasa en muchos países, en Paraguay, Nigeria, Rumanía… Esa máxima vulnerabilidad es lo que aprovechan los proxenetas.

Es muy importante que el ciudadano conozca realmente la dimensión del delito y, después sensibilizar a la sociedad. Cuando se habla de regularizar, irregularizar, legalizar o abolir hay muchas voces que no saben argumentar por qué. Se sabe muy poco de la trata, nos sigue pareciendo algo ajeno que no tiene que ver con nuestra sociedad del bienestar. Al ciudadano hay que decirle que es un problema que está aquí y ahora, en nuestras plazas o clubes y que estas mujeres son víctimas de que no las miramos, son invisibles porque miramos hacia otro lado.

Cada uno de nosotros puede hacer muchas cosas. Los hombres son los demandantes y las mujeres somos educadoras, de hijos e hijas, que también deben comprometerse.

No son otras mujeres, una mujer víctima de estos delitos en nuestro país es nuestra mujer, hay que vestirla de derechos. Además hay casos como el que salió a la luz hace unas semanas en Murcia, donde había una red que captaba a través de Facebook  a chavalas jovencitas españolas poniendo anuncios para cuidar, supuestamente, a personas mayores o niños.

-Incides en la necesidad de llegar a los más jóvenes ¿Cómo crees que aborda estos temas la educación?

-Es fundamental, pero no se habla en el entorno familiar ni de trata de blancas, ni de prostitución, pornografía, ni de relaciones afectivo sexuales sanas, hay un grave desconocimiento, el sexo sigue siendo tabú en nuestras familias, educación y cultura.

A los chavales a menudo les llegan la prostitución o la pornografía como opciones de ocio y eso es peligrosísimo. Además están los tópicos, como que las prostitutas son mujeres de vida alegre que ganan mucho dinero y les gusta el sexo. Todo eso es mentira, son clichés que se dicen para legitimar el sexo de pago y mirar para otro lado.

Es muy importante llegar a los colegios e institutos, a los chavales que están iniciándose en la sexualidad y no conocen estos temas, hay que contarles la verdad de lo que está ocurriendo.

p1320207

-¿Qué medidas se deberían tomar para solucionar el problema de la trata?

-Europa tiene el problema que la legislación es muy dispar. Los proxenetas que no pueden trabajar en Suecia, porque allí la prostitución está prohibida, se van a Holanda, es decir, nos vamos pasando la pelota. Es fundamental que Europa tenga una única legislación sobre el tema.

En España es fundamental la Ley Integral contra la Trata y necesitamos, además, que jueces, fiscales y cuerpos de seguridad del estado se sigan formando para la identificación de víctimas. Por otra parte, es clave que el ciudadano mire de frente este problema, que vea que es un problema que está aquí. Una amiga mía, que ha sido víctima de trata, comenta que se cree que la prostitución es el oficio más antiguo del mundo, pero lo más antiguo del mundo es mirar hacia otro lado.

-“Chicas nuevas 24 horas” tiene una parte de documental ficcionado, ¿por qué utilizaste este recurso?

-Era un mecanismo para hacerlo más entendible y llegar mejor a los chavales. Además nos permitía hacer un paralelismo, de una forma muy directa, entre el negocio de la trata y cualquier otro negocio. Aunque suene muy duro, la verdad es que la trata es como cualquier otro negocio, pretende hacer el máximo dinero posible dinero, como quien vende guisantes o patatas.

-¿Cómo ha funcionado el documental?

-Ha funcionado muy bien. Lo hemos vendido a muchísimas televisiones latinoamericanas, ha estado en muchos festivales, ha recibido premios, inaugurado jornadas mundiales contra la trata, hemos visitado centenares de ciudades y, sobre todo, un montón de colegios e institutos. El documental ha cumplido con creces las expectativas que tenía.

Mostrando 1 Comentario
Danos tu opinión
  1. Diana dice:

    Buenos dias!
    Pertenezco a una Asociación que prevenimos sobre la trata de personas especialmente a adolescentes y jóvenes, nos interesa mucho ver el documental, de que manera podríamos tener acceso a el?
    Algun link que pudieran enviarme?
    Muchas gracias y estoy en espera de su respuesta.

Deja tu comentario

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.

Te puede interesar...

Pin It on Pinterest

Share This
La Marina Plaza. Noticias. Diario de la Marina Alta.