LA MARINA PLAZA

Bodegas Xaló vinos vins 2017
Periodismo, pase lo que pase
Publicado: Viernes, 12 Agosto, 2016

Los trabajadores de Marina Salud aceptan la rebaja salarial a cambio de que no haya despidos

  • La plantilla aprueba la última oferta de modificación de las condiciones salariales planteada por la concesionaria
  • Todos los sindicatos respaldan el acuerdo a excepción de Intersindical Salut

Después de una «negociación muy dura», la presión de los sindicatos y de los trabajadores del departamento sanitario de Dénia ha dado sus frutos. No habrá despidos en el área, como en un principio pretendía la concesionaria del servicio, Marina Salud, cuando hace ya unos días planteó su controvertida Modificación Sustancial de las Condiciones de Trabajo (MSCT). Así se incluye en el acuerdo alcanzado durante la tarde de este viernes entre la empresa y la plantilla, según informó el presidente del comité de empresa, Miguel Burguera.

Imagen de archivo de una asamblea de trabajadores de Marina Salud.

Imagen de archivo de una asamblea de trabajadores de Marina Salud.

De ese modo, no sólo se evita que haya profesionales de la salud que pierdan su puesto laboral, sino que también se cierra la vía a la nueva merma en la atención sanitaria a los usuarios que habría supuesto otro recorte a los recursos humanos del departamento de la Marina Alta.

Previamente a estampar esa rúbrica con la concesionaria, el personal del hospital y de la atención primaria celebró dos asambleas para realizar una votación –consultiva y no vinculante– sobre ese acuerdo. El mismo fue ratificado en una mayoría de dos a uno por la plantilla, según añadió Burguera.

Los tres puntos del acuerdo

El acuerdo contempla tres puntos: en primer lugar la prolongación del convenio colectivo hasta diciembre de 2017, frenando así los despidos, que podrían haber llegado a 50 según las previsiones que manejaba Marina Salud.

En segundo lugar, la vinculación del 50% de los activos de la plantilla a los resultados económicos de la empresa. La oferta inicial de la empresa era vincular el cobro del 100% de los complementos a esos resultados, por lo que finalmente los trabajadores cobrarán al menos la mitad si son negativos, y podrían conservar la totalidad si son positivos.

Para hacerse una idea del impacto de esta medida sobre la nómina de los trabajadores, éstos cobran -en función de su puesto- entre un 5% y un 20% de su sueldo en complementos.

Y por fin, la tercera medida pactada es la aplicación de la carrera profesional con efectos económicos a 1 de enero de 2018 si la mercantil obtiene beneficios, con parámetros similares a los que cuentan los profesionales que trabajan directamente para la Conselleria de Sanidad.

Que parte de los emolumentos futuros de los trabajadores se asociaran a una mejora de los dividendos que en los próximos meses obtenga Marina Salud, era algo en lo que tenía mucho interés la propia empresa, que insiste en que ahora mismo sufre importantes pérdidas económicas.

Intersindical se desmarca

El acuerdo ha sido suscrito por casi todos los sindicatos. Solo Intersindical Salut ha optado por votar en contra. Lo han respaldado, en cambio, CC OO, UGT, SAE, CEMSATSE, CSIF y SIMAP.

El hecho de que uno de los sindicatos se haya negado a firmar el acuerdo ni tiene repercusión en los trabajadores. Pero permite al sindicato en cuestión -en este caso Intersindical- si lo estima oportuno denunciar el acuerdo. En cuanto a la plantilla, la intención de Marina Salud es empezar a aplicar en septiembre las nuevas condiciones, que regirán para la totalidad de la plantilla. Si algún trabajador no las acepta, se le brinda la posibilidad de dejar la empresa con una indemnización de 20 días por año trabajado.

La razón fundamental por la que Intersindical no apoya el acuerdo es porque desconfía de la empresa. Sostiene que no ahuyenta definitivamente las posibilidades de despidos, y que en cuanto a la aplicación de la carrera profesional el actual convenio colectivo ya preveía que se pusiera en marcha en 2015, y la empresa no lo hizo.

Por otra parte, que el resto de sindicatos hayan firmado el acuerdo no quiere decir que no lo hayan hecho a regañadientes. Buena prueba de ello es lo que señala el sindicato médico SIMAP, que reconoce que “la firma de este acuerdo no nos satisface”. Desde ese punto de vista, “lo aceptamos como un mal menor” aun a sabiendas de que “seguimos retrocediendo” en las condiciones laborales. “En todo caso, pensamos que hemos conseguido el menos malo de los acuerdos” teniendo en cuenta que “la empresa tiene sus armas y la reforma laboral le da la municipión”, concluye el SIMAP.

La empresa se congratula del pacto

Para quien parece ser una buena noticia el acuerdo es para Marina Salud, que ha emitido un comunicado en el que se congratula por él. Servirá, dice “para dar viabilidad al proyecto”. Hay que recordar que la concesionaria había venido defendiendo la necesidad de la MSCT en sus malos resultados económicos y la necesidad de poder dar continuidad a su proyecto sanitario. Ahora, concluye, queda garantizada esa “viabilidad económica del proyecto empresarial”, al tiempo que se “asegura la estabilidad laboral de los más de 1.200 puestos de trabajo”.

Las contradicciones de Marina Salud

Ahora bien, los sindicatos dudan, y mucho, de las continúas quejas de la mercantil sobre su situación económica y creen que en realidad la posición de Marina Salud al respecto es «contradictoria» ya que a la vez que habla de pérdidas espera contar con beneficios en un futuro inmediato, con una tasa de rentabilidad interna positiva de un 1,5%, según reveló Burguera.

En este sentido, el comité de empresa recordó que la misión de Marina Salud cuando se presentó al concurso que obtuvo bajo el Consell del PP no era obtener beneficios sino gestionar el área sanitaria y que no puede seguir redactando nuevos planes de ajuste escudándose en el decreto de libre elección de médico, que no deja de ser «un derecho del paciente».

Lógicamente, a medio plazo todo este paquete de medidas está condicionado por las negociaciones que el Consell de Ximo Puig y Mònica Oltra mantiene con los accionistas de Marina Salud para lograr que estas participaciones pasen a ser controladas por la administración autonómica con el fin de revertir la sanidad de la comarca a la gestión pública.

Pero aquí viene una segunda paradoja: mientras las empresas que integran la concesionaria piden cuantiosas cantidades de dinero por sus acciones, la propia mercantil se ha encargado de devaluar su imagen al intentar forzar nuevos recortes amparándose en esas pérdidas de 3,5 millones de euros.

En el plano político, la Generalitat se mostró muy enfadada con Marina Salud por impulsar la controvertida modificación sustancial sin rendir aviso a la conselleria que dirige Carmen Montón. Bien es cierto que esta última no se ha pronunciado públicamente al respecto, aunque sí lo han hecho los partidos que dan sustento al Consell, PSPV, Compromís y Podemos, que han expresado su solidaridad con los trabajadores.

De cualquier manera, según los sindicatos, para conocer la verdadera situación económica de Marina Salud es clave la información que maneja la administración autonómica, que para eso está realizando auditorías a la compañía.

Mostrando 2 Comentarios
Danos tu opinión
  1. Los incumplimientos en política deberían ser demandables y ser considerados como estafa

  2. Que pena!!! Estando en el gobierno los defensores de los trabajadores y de la Sanidad Universal y Pública y se permitan estas aberraciones, tanto para usuarios cómo para trabajadores. La pena es que nos tenemos que continuar tragando una Sanidad privada impuesta ya que si al menos fuera libre tendrían que competir. Denia continua siendo territorio bananero dentro de la comunidad, pagamos los mismos impuestos y no tenemos los mismos derechos ni en Sanidad ni en transporte ni en un sinfín de cosas que están en sus manos señores políticos del cambio

Deja tu comentario

Contenido patrocinado
La Marina Plaza. Noticias. Diario de la Marina Alta.