LA MARINA PLAZA

mercedes visauto denia benissa xàbia javea
VOLEM EL TREN
Publicado: Martes, 26 Julio, 2016

‘Dilatando Mentes’, valentía y pasión por los libros en Ondara

 

Ángel y Maite, la pareja propietaria de 'Abriendo Mentes'. Foto: Carla Pons.

Ángel y Maite, la pareja propietaria de ‘Dilatando Mentes’. Foto: Carla Pons.

Ángel de Dios García y Maite Aranda son un matrimonio valiente, una pareja que apuesta día a día por la cultura en todas sus formas, pero más concretamente en la lectura. Creen que es importante “abrir las mentes” y de ahí el nombre de su nuevo proyecto. ‘Dilatando Mentes’ es el nombre de una pequeña editorial levantada en Ondara por estos dos amantes de los libros, que empezó su andadura a principios de este año y que ahora ya tiene tres libros publicados.

Un verdadero reto en los tiempos que corren, delicados para todos los ámbitos en general pero más para el papel en particular. Pero este reto es, aun si cabe, mayor, ya que esta pareja no se conforma con cualquier cosa y su editorial no podía ser como cualquier otra. ‘Dilatando Mentes’ es una editorial con especial querencia por el género fantástico en todas sus vertientes: terror, fantasía, ciencia ficción… y también hace hueco para obras de carácter oscuro, decadente y subversivo.

Es por ello que hemos hablado con la atrevida pareja para que nos expliquen este proyecto tan fantástico y, a la vez, un poco arriesgado.

LOGO LATERAL BLOG CON NOMBRE

Logo de la editorial.

¿Cómo y cuándo surge la idea de Dilatando Mentes?

Maite: Ángel escribe libros desde hace tiempo ya.

Ángel: Hace tiempo, diez años, tenía un blog de cine y luego de ahí empecé a colaborar en webs, revistas de cine digitales… montamos nuestra propia revista digital y de ahí ya escribí un par de libros de ensayos de cine.

Pero tú no te dedicas a ser escritor profesionalmente, ¿no?

A: No, yo soy autodidacta.

M: Al publicar los libros, pues lo típico, empiezas a decir «esto no lo haría yo así, se hubiera quedado mejor de otra forma, no se hace la publicidad que creemos que se debería hacer» y comienzas a verlo desde la otra perspectiva. Y después lo típico: se puso en contacto con ilustradores y se empezó a clavar dentro de ese mundo. Y entonces nos planteamos «¿Y si nosotros montáramos una editorial y la hiciéramos como nosotros creemos?». Porque a nosotros nos gusta leer desde siempre; a mí me gusta leer pero él es un apasionado. No sé los libros que se leerá a la semana.

Y así surgió la idea. De querer hacer un libro como a nosotros nos gustaría hacerlo. Y después de ver otros puntos de vista, ver un poco cómo funcionaba y conocer un poco diversas librerías e ilustradores dijimos «vamos a hacer números y a ver si nosotros podemos hacerlo». Yo en ese momento estaba en casa con mis dos niñas y tuve tempo para poderlo estudiar bien. Además yo soy licenciada en derecho y entonces también era una ventaja por el tema de la burocracia. Yo llevo toda la administración, la contabilidad… y Ángel es más el alma de Dilatando Mentes.

A: Nos partimos el trabajo. Yo me encargo más de las traducciones, de hablar con los autores, y los ilustradores y ella se encarga más de hablar con el público, con las librerías, llevar los albaranes, los envíos, etc.

M: Nosotros somos nuestra propia distribuidora. Lo hacemos todo. Haces números y la única manera de que funcionara era llevándolo todo nosotros. En el momento en que tienes distribuidora y demás es inviable. Al menos en una editorial pequeña como la nuestra.

¿Por qué ese nombre?

A: Esto es porque en la revista digital que teníamos, ‘La caja de Pandora’, había un apartado que se llamaba ‘Dilatando Mentes’ y ahí es donde hacíamos reseñas de libros. Y ese nombre nos había gustado siempre porque pensábamos que con nuestros libros lo que queríamos era que la gente trabajara la mente y que saliera un poco del ocio sedentario que tenemos. Es decir, que con nuestros libros, como los acompañamos con un poco de extras, con música, ensayos, ilustraciones… pues que fuera una experiencia completa, trabajando con la mente.

¿Cómo es el proceso de montar una editorial? ¿Qué pasos habéis seguido? ¿Y el día a día? Porque supongo que no será solo imprimir libros y ya está…

M: Es una locura. Primero la cantidad que tienes que leer. Porque una cosa bastante sorprendente es que cuando decidimos montar la editorial nos llegaron una cantidad de manuscritos inmensa, a pesar de ser una editorial pequeña y nueva, que aun no había lanzado ningún libro. Por lo tanto, hay que leer mucho. Nosotros nos los leemos todos para ver cuál puede gustar y cuál no. Solo el trabajo de leer ya es una barbaridad.

Después está la parte burocrática, que tienes que darte de alta de autónomo, hacienda, etc. La creación del libro, porque todos tienen un ISBN y tienes que darte de alta en ISBN. Tienes también que solicitar un depósito legal a la conselleria, buscar una imprenta de calidad que esté dentro del presupuesto que tú estás buscando…Hemos encontrado una de Valencia. Intentamos trabajar siempre con gente de la zona para colaborar en su economía.

Y después la otra parte es buscar librerías. Ese trabajo lo he hecho yo y es ir llamando a mogollón de librerías. Además éramos unos auténticos desconocidos, que no teníamos ningún libro y por lo tanto era muy complicado que dijeran que sí. Al principio las primeras me costaron mucho y ahora, sin embargo, ya estamos en más de 40 librerías de toda España. Y la gran alegría es que en el segundo libro ya era la gente la que nos llamaba. El primer libro lo vendimos casi todo por nuestra web y en el segundo ya ha sido un 50% nosotros y el otro en librerías. Entonces las librerías ya se ponían en contacto con nosotros y la alegría de ver que son ellos los que te llaman y te dicen que habían oído hablar muy bien de los libros y que querían tenerlos…

A: Luego también la parte creativa y la traducción. Lo que sí que hacemos es tener contacto con el autor constantemente, porque a veces hay algún párrafo o alguna frase que no cuadra y para que me explique exactamente qué quiere decir para que todo sea más coherente.

13590269_598088327038889_8717749047219527332_n

‘Dilatando Mentes’ es una editorial básicamente de libros con tintes fantásticos, ya sean de terror, fantasía o ciencia ficción, etc. ¿Por qué este género tan específico? ¿Sois aficionados a él?

A: Yo desde pequeño siempre he visto películas de miedo y he leído libros de ciencia ficción, de fantasía… es con lo que me he criado.

M: Yo no era lectora al principio de este tipo de género. Bueno, el terror sí, siempre me ha encantado. Pero lo que es la ciencia ficción nada. Y ahora estoy leyendo a tope y te das cuenta de que la concepción que hay de la ciencia ficción y del terror está desvirtuada. La gente se piensa que la ciencia ficción y el terror es sangre, un poco gore… y el terror, en el libro de Tony Jiménez, es todo psicológico. Va creando tensión, va jugando… Y la ciencia ficción la lees y ves que no era lo que pensabas, que no todo es la imagen que tenemos de los marcianos. Ciencia ficción abarca muchas cosas, es muy amplia

A: Lo bueno de la fantasía y la ciencia ficción es que utilizan la imaginación para hablar de cosas que son totalmente vigentes en la actualidad.

¿Cómo está el mercado de libros fantásticos y de ciencia ficción? En el caso de las películas es un género bastante aclamado, ¿en los libros también?

A: En el caso de la ciencia ficción menos. Fantasía vende muchísimo más a nivel general, terror y luego lo último sería ciencia ficción. Pero vamos, que sí que tiene su público. La ciencia ficción está un poquito más denostada, un poquito más dejada de lado y tiene su público fiel, su grupo de gente que sí que la sigue pero es bastante más limitado. A no ser que sea un libro que hayan sacado una película de él.

¿Qué ha de tener un libro para que aceptéis editarlo?

A: Sobre todo que nos guste. Que nos agrade, que nos diga algo, que no sean solo simplemente cosas sin sustancia. Que tenga algo detrás y que esté bien escrito. Para los manuscritos que nos mandan nosotros siempre pedimos que haya una sinopsis, que hable un poco del autor, sus inquietudes, qué ha hecho… Y luego que cuando cojas el libro te atrape. Ha habido algún manuscrito que hemos cogido que hemos dicho «madre mía», que no tenía revisión.

M: Ha llegado de todo. Desde manuscritos impecables como el de Bonilla, que lo publicaremos en octubre. Ha sido impecable desde el principio al final, intentas buscar una falta y no la encuentras. Es una cosa increíble. Creo que es el único que nos ha llegado así, también hay que decirlo. Hasta auténticos desastres. Nos ha llegado un poco de todo, pero de todas maneras nosotros lo leemos todo. Si no nos acaba desde el principio le damos una segunda oportunidad, porque a lo mejor al principio es flojo pero después mejora y siempre puedes ponerte en contacto con el autor y si te gusta en general decirle si se puede cambiar lo del principio. Pero siempre leemos todo, porque la persona que te lo ha enviado merece por lo menos eso.

A: Nosotros somos una editorial minúscula pero la cantidad de manuscritos que nos llegan es exagerada, así que no me quiero ni imaginar a las editoriales grandes lo que les llegará. La gente no lee, pero escribir escribe todo el mundo. Es increíble.

Supongo que habréis oído a alguien decir que es una locura montar una editorial ahora, con los tiempos que corren y con la baja cifra de lectores que tiene este país…

M: Hay de todo. Hay gente que te dice que es un proyecto súper chulo. Y hay otra que te mira con cara de sorpresa, porque mucha gente cuando les dices una editorial no sabe exactamente a qué te refieres, sobre todo la gente de tu entorno, de la zona. A esta gente le dices una editorial y te dice « pero, ¿qué es lo que hacéis exactamente?».

A: No saben si vendes libros a librerías, si los escribes tú… Y luego cuando se lo explicas pues ya sí que lo entienden.

M: Nosotros hicimos una presentación del libro de Tony Jiménez en Ondara, él es de Málaga y vino, y la verdad es que estuvimos contentos, al final se reunieron más de 40 personas. Todos salieron  con una buena sensación. Y eso, como todo. La gente que te da la oportunidad de que se lo expliques le gusta el proyecto y hay otra gente que lógicamente piensa que estamos locos. Pero es lo que comentamos: ahora abres un negocio súper típico como una peluquería, por ejemplo, y ¿cuántas peluquerías hay? Todo está inventado y hecho pero se trata de hacer algo que te guste y que sea un poco diferente y que puedas llegar al público de ese algo que haces. Además, nosotros hacemos unas tiradas dentro de la lógica, entre 100 y 400, algunos sacaremos 500… Hacemos unas tiradas ajustadas a lo que nosotros creemos que podemos vender.

¿Os han puesto muchas trabas administrativas? ¿Habéis recibido algún tipo de ayuda pública?

A: Ayuda ninguna. Este año entre que no hay gobierno y nadie sabe lo que va a haber pues no hay subvenciones. Todos los años hay y este no. De hecho, hay festivales a los que nos habían invitado y siempre dan premios en metálico, y querían nominar la novela de Tony Jiménez como mejor obra de este año. Lo van a hacer pero no van a dar premio en metálico porque no han recibido ellos subvención en Madrid.

M: En lo que sí hemos tenido apoyo es cuando, por ejemplo, se lo hemos dicho a la casa de la cultura de Ondara y nos han abierto las puertas. También bibliotecas como Benissa, Gata, Dénia…Y las librerías de la zona en general, como Públics.

¿Qué técnica habéis seguido para expandiros y dar a conocer las publicaciones?

M: Las redes sociales. Facebook es una herramienta fundamental y además nosotros no comenzábamos desde cero, porque Ángel tenía a mucha gente que lo conocía por el tema de la revista y por los libros escritos. Cuando dimos la noticia fue como un boom. Y después, muchas entrevistas y artículos en medios de comunicación.

A: Tocamos a todas las puertas y el que quiera abrir abre y el que no pues no pasa nada.

Ondara no es, ni mucho menos Madrid o Barcelona… ¿Creéis que el hecho de que la editorial esté situada en un pueblo pequeño os puede limitar de alguna manera a la hora de daros a conocer o de llevar vuestras ediciones a otros lugares del país?

M: No. Si fuera una librería, lógicamente sí. Pero el contacto por vía Internet da igual dónde estés. Ellos lo piden y tú se lo envías. Teniendo una oficina de corres en Ondara… Además, los gastos de envío son gratis, corren por nuestra cuenta. De hecho, hemos hecho envíos a Italia, a Argentina, a México, a Inglaterra. Imagínate. A Italia un montón, porque hay muchos seguidores de Miguel Ángel Martín, que es el ilustrador. Y ahora desde México comienzan a pedirnos mucho el libro de Tony, porque allí les gusta mucho el terror.

'Los cantos de Maldoror'. Foto: Dilatando Mentes (Facebook).

‘Los cantos de Maldoror’. Foto: Dilatando Mentes (Facebook).

Han salido a la luz ya tres libros de la mano de vuestra editorial… Cuéntanos un poco de qué va cada uno.

A: El primero, el de ‘Los cantos de Maldoror’, es un libro que no es de terror pero sí podría pasar por terror por lo que cuenta. Es más que nada literatura decadente. Es nihilismo, critica al ser humano, a la religión, la ciencia… es una especie de descenso a los infiernos del protagonista y a través de sus ojos vemos cómo de perverso es el mundo.

M: El de Maldoror es muy curioso porque está escrito por una persona que murió a los 24 años. El escritor tendría 23 años cuando lo escribió y es una cosa alucinante el hecho de que una persona de 23 años tenga esa visión del mundo. Y hace tanto tiempo. Decidimos que este fuera el primero para marcar un poco cómo sería nuestra editorial, para enfocarnos al tipo de público que nosotros queremos. Eso no quiere decir que todos vayan a ser así, porque el segundo, el de Tony Jiménez, a él le gusta mucho Stephen King, está muy influenciado, y por lo tanto, a quien le guste Stephen King le gustará Tony Jiménez.

'El que se esconde'. Foto: Dilatando Mentes (Facebook).

‘El que se esconde’. Foto: Dilatando Mentes (Facebook).

‘El que se esconde’ está ambientado en San Francisco y  bueno, es más fácil de leer en el sentido de que no tiene tanto detrás, es más el placer de leer. Realmente consigue que lo pases mal, crea esa tensión.

A: Y después, ‘Babilonia’ es un poco más complejo. No es un libro para ir a la playa a relajarte, requiere que estés tranquilo en tu casa, leyendo sin que nadie te moleste para coger bien la esencia de todo. Es un libro que transcurre en Londres en la época de Jack el Destripador, pero no es un Londres normal, es un Londres alternativo que tiene una serie de portales interdimensionales que comunican con un planeta que es el planeta Babilonia, que es como una réplica de la Mesopotamia original y ahí solo hay mujeres, es un culto a la Diosa Ishtar. Hay una chica que es Madeleine, la protagonista, que lo que quiere es ser sierva de Ishtar y pasar a otro mundo. Richard Calder se basa en eso para contar un poquito la adolescencia, el paso a de la adolescencia a la madurez, la confusión que uno tiene cuando es adolescente.

'Babilonia'. Foto: Dilatando Mentes (Facebook).

‘Babilonia’. Foto: Dilatando Mentes (Facebook).

M: Sin embargo, el de Tony, que no he explicado yo en qué consistía….

A: Tony escribe de una manera que aunque parece que es sencillo es super jugoso todo lo que escribe. Habla de un grupo de estos como los de alcohólicos anónimos pero lo que hacen entre ellos es hablar de experiencias paranormales que han tenido. Es gente que ha quedado traumatizada porque su vida se ha visto totalmente alterada porque han tenido un encuentro con un ente del más allá. Eso mezclado con un periodista de una revista del estilo de ‘Año cero’ o ‘Más allá’ que está investigando un caso y ahí todo se mezcla. Hay escenas verdaderamente terroríficas. Bien una u otra te va a dar miedo.

Y sobre los próximos… ¿nos puedes adelantar algo?

A: Sí, en Facebook ya hemos adelantado algo. Hemos adelantado los dos de este año y los tres del primer semestre del año que viene.  Este año estará en octubre el de José Bonilla, que es más juvenil. Bueno, juvenil y para adultos. Es lo que se llama la literatura crossroads, que vale tanto para jóenes como para adultos. Y es un tipo de libro de esos que te atrapan.

M: Digamos que es juvenil porque la aventura la protagonizan jóvenes de 17 años, que van al instituto. Pero realmente, es juvenil y no, porque hay cosas que son más duras. Está muy chula, a mí es una novela que me gustó desde el primer momento y está muy muy bien escrita. A parte, el lector juvenil va a aprender mucho sin darse cuenta, y el adulto también. Van a aprender mucho de la Revolución Industrial y de todo en general.

A: Este libro fue uno de los finalistas en el Concurso de Literatura de Terror de Utrera del año pasado. Luego en noviembre sale uno de fantasía épica, ‘La leyenda de Kell’, porque lo que queremos es tocar un poco todas las ramas de la ficción y en función de lo que más guste pues ya tirar por un lado u otro. Es una fantasía épica de un escritor británico, Andy Remic, que es un poco estilo ‘Conan el Bárbaro’, con el ‘El Señor de los Anillos’ con tintes de vampiros que nos son vampiros normales, sino que llevan mecanismos de relojería. Y el libro está lleno de conspiraciones, batallas… es súper entretenido también.

Luego el año que viene en febrero saldrá ‘Los que están muertos te saludan’, que es de Hernán Migolla, un autor español conocido. Es una mezcla de terror con aventura, con road movie, con búsqueda personal… que transcurre en Ecuador y te atrapa de principio a fin.

Después vendrá una fantasía urbana de un escritor británico, de Peter McLean, ‘Drake’, que es una fantasía urbana de una especie de mago urbano que trata contra demonios, ángeles caídos, magia extraña… Y luego vendrá un libro de un escritor norteamericano, de Michael Wehunt, que es ‘Pastos más verdes’ su nombre original pero metafóricamente es ‘Un lugar mejor’. Es una serie de cuentos de terror weird, que es un terror un poco más extraño, que transcurre en las montañas, que habla de deidades perdidas, analiza las relaciones humanas desde una perspectiva un poco más tétrica, más oscura y más tenebrosa… Eso es lo que teneos hasta ahora, este año y hasta el verano del año que viene.

Para que los lectores lo sepan… ¿Dónde se pueden adquirir vuestros libros?

M: En la página web y después en las librerías. Dentro de la página web pone los puntos de venta. Si nos lo piden a nosotros no cobramos los gastos de envío y, por lo tanto, es el precio del libro.

En vuestra web mencionáis que uno de vuestros propósitos es dejarles a vuestras hijas una “herencia cultural de la que se puedan sentir orgullosas”. ¿De qué modo les inculcáis la lectura?

M: Es una pregunta que nos hacen mogollón. Ellas se han criado siempre entre libros. Lo que más le gustaba a la mayor cuando tenía la edad de la pequeña, y ahora lo hace también la pequeña, era hacer montañas de libros. Ellas cogen los libros de las estanterías y comienzan a hacer montañas.

A: Y preguntar. «¿Ese de qué es? ¿Es de miedo? ¿De qué va?»

M: Para ellas es un juguete más. Yo pienso que obligar a los niños a leer… no. La mayor, por ejemplo, coge un libro y lee dos hojas. Pero claro, como ellas están en casa y estamos hablando continuamente del tema para ellas es súper familiar. A veces dicen «Vamos a Públics a ver libros» y vamos. Un día vamos a Públics, otro al parque, otro a la biblioteca… es súper obligado porque les gusta mogollón y hacen otras actividades a parte de la lectura. Vamos a la biblioteca no porque las obliguemos, sino porque ellas quieren ir. Ellas están dentro del ambiente y para ellas un libro resulta un juguete más. Nosotros pensamos que no hay que obligarlas, que ya llegará un punto que cogerán un libro y se despertarán.

A: Nosotros creemos que es necesario que la gente lea, por todo. Por tener cultura y por tener un hobbie que te ayude a sobrellevar el día a día. Leer para mí es una cosa vital, donde voy llevo un libro siempre. Por eso también vamos a publicar juvenil, porque creemos que hay que sentar una base. Alimentar a los que son lectores consumados pero también sentar una base para nuevos lectores.

¿Qué balance hacéis de estos primeros meses?

M: Yo hago un balance muy positivo, porque hemos tenido la suerte de que, de momento, los tres están funcionando muy bien. El primero, ya te digo, si hubiéramos hecho una edición más grande los hubiéramos vendido. Y la verdad es que positivo. Eso sí, de trabajo no nos imaginábamos nunca que fuera tanto. No se acaba nunca y además tienes que estar las 24 horas conectado.  De momento el balance es bueno. Supongo que llegará el momento en que tendremos una crítica negativa y no nos gustará tanto. Pero de momento está rodando todo bastante bien.

Hace unos años se decía que el papel pronto moriría, pero hemos comprobado que no ha sido así de momento ¿Qué futuro vaticináis para el papel en general?

A: Se supone que dicen que irá a más, pero es que nuestros libros van para otro tipo de público, gente que pensamos que es como nosotros, que le gusta tener los libros, coleccionarlos, verlos, palparlos.

M: Para nosotros los libros son un elemento de decoración más. Tenemos una especie de biblioteca en casa, una habitación con estanterías, y para nosotros es un elemento más de decoración que utilizamos. No molesta, no ocupa lugar. Y toda la gente consumidora de nuestros libros considera lo mismo. Les encanta el libro porque ven los pequeños detalles. Pensamos que el futuro está en los libros cuidados.

A: O lectura de verano con papel malo que te llevas a la playa para leer y va después a la basura directamente o con papel bueno que salen en tomos más cuidados. Nosotros somos de esos tomos más cuidados, que sea un libro para que perdure en el tiempo.

¿Algún mensaje para nuestros lectores?

M: Primero que la gente lea, porque hay gente que no ha leído nunca y estoy segura de que si comenzara a leer le gustaría. El libro es una terapia. Mientras estás leyendo estás tan enfrascado en la lectura que te olvidas de la realidad. Y además, las cosas que aprendes. Actualmente digamos que lo que ha sustituido la lectura ha sido la tele. Si de las cuatro horas de media que ve la gente la televisión dos las emplearan en leer estoy segura que, además de relajarse mucho más, aprendería mucho más y sería todo mucho mejor.

A: El mensaje también dar las gracias a todo el mundo por la acogida, los comentarios de la gente…

M: Ese tipo de ayuda no monetaria, sino ayuda psicológica es muy de agradecer. Después también la gente que nos ha abierto las puertas, como la casa de la cultura, como las librerías para hacer presentaciones, como vosotros para hacernos alguna entrevista para darnos a conocer. Nos hemos sentido súper apoyados.

Deja tu comentario

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.

Contenido patrocinado

Pin It on Pinterest

La Marina Plaza. Noticias. Diario de la Marina Alta.