LA MARINA PLAZA

Baleària Dénia
Periodismo, pase lo que pase
Publicado: jueves, 9 junio, 2016

Niños y personas mayores, un proyecto intergeneracional del Colegio Vicente Tena de Xàbia

  • “La visita de los martes” de los niños y niñas del Colegio V. Tena al Centro de Día Santa María de Betania se ha convertido en un encuentro imprescindible en la vida de los mayores usuarios del Centro.

A todos nos gusta sentirnos útiles. Y la iniciativa puesta en marcha por el Colegio Vicente Tena de Xàbia hace unos meses ha dado a los mayores del Centro de Día Santa María de Betania, un papel destacado en la enseñanza, un rol trascendente como el que merecen. Niños y mayores conviven cada martes por la mañana y comparten experiencias y aprendizaje.

La-visita-de-los-martes05

La iniciativa partió de la Dirección del Vicente Tena como un proyecto intergeneracional dentro de su plan lector denominado “Encuentros lectores entre el alumnado de segundo curso de Primaria y la gente mayor de nuestro pueblo”. Sin embargo, esta iniciativa se ha convertido en algo más: en unos encuentros imprescindibles de convivencia, con los que se enriquecen tanto unos como otros.

El Centro de Día, dirigido por La Congregación Marta y María, acoge en estos momentos a 35 ancianos que realizan cada vez más actividades que ayudan a sus usuarios a mantener la ilusión además de mejorar su capacidad cognitiva.

La interacción entre los participantes en esta iniciativa permite a los ancianos transmitir todo aquel afecto que reclaman de su entorno, sus ingentes conocimientos sobre la vida, historias, chistes, cuentos que deleitan a los más pequeños, en un entorno de respeto y admiración mutua. Muchos de ellos comparten limitaciones. Unos por falta de conocimiento, incluso de nuestro propio idioma (muchos niños han nacido en otros países), otros por el envejecimiento. A pesar de ello, esas limitaciones parecen menos al compartirlas. Al interactuar con los menores, los recuerdos arrollan y llenan de emoción a los ancianos.

La-visita-de-los-martes08

Los niños llegan al centro con total normalidad. Comparten lecturas, risas y observan, los ancianos, por su parte, dibujan una gran sonrisa de gratitud y ternura en sus rostros. En definitiva, niños y ancianos, juntos en un proyecto para aprender a ser más felices.

Las visitas siempre acaban con un “hasta el próximo martes” de los más mayores y con ganas de repetir, semana tras semana, la experiencia los más pequeños.

Contenido patrocinado
La Marina Plaza. Noticias. Diario de la Marina Alta.