LA MARINA PLAZA

Teulada-Morira. Turismo
Periodismo, pase lo que pase
Publicado: Jueves, 26 Noviembre, 2015

Irene Ballester: “No se debería votar a los partidos que no se comprometan a erradicar la violencia de género”

El movimiento feminista en la Marina Alta vive una etapa álgida. Ya son nueve las asociaciones existentes en la comarca, algunas de ellas creadas recientemente, y cada vez se escucha con más fuerza su voz en nuestras calles, gracias sin duda al compromiso de un cada vez mayor número de mujeres, y también de hombres. Irene Ballester es un buen ejemplo de este nuevo activismo que defiende un feminismo plural, reflexivo y firme. Nacida en Pedreguer, es Doctora en Historia del Arte y profesora en la Universitat de València, ha desarrollado ya una sólida trayectoria como investigadora, sobre todo en torno al arte realizado por mujeres, es comisaria de exposiciones y forma parte activa de asociaciones como Feminicidio.net, Femme Força de Pedreguer o Mujeres en las Artes Visuales (MAV). LA MARINA PLAZA ha entrevistado a Irene Ballester para conocer su visión sobre la violencia de género, el feminismo actual, la situación de la mujer en el mundo del arte, así como la actividad del movimiento feminista en la comarca.

  • “Alicante es la segunda provincia con más feminicios de toda España en 2015 con 10 feminicidios, de los que 4 se han producido en la Marina Alta, pero no se ha impulsado ningún pacto contra la violencia de género ni en la provincia ni en la Marina Alta”
  • “Vivimos un momento de cambio, las mujeres estamos adquiriendo cada vez un mayor protagonismo con nuestra propia voz”
  • “La educación es un pilar fundamental en la lucha contra la violencia de género. Hoy en día, la presencia de la mujer es inexistente en los manuales de historia, de literatura, de filosofía o de ciencia”
  • “En estos momentos en la Marina tenemos un feminismo plural y muy activo”
  • “Los coleccionistas de arte todavía consideran que es más beneficioso invertir en obras de artistas hombres”

En la última década han fallecido, según datos oficiales, más de 700 mujeres en España

Son cifras que superan los datos de asesinados y asesinadas por ETA. Siempre que había un atentado de ETA, el Estado Español se paralizaba, había manifestaciones en contra de los asesinatos, en apoyo de las víctimas… ¿Qué manifestaciones hay en la actualidad contra la violencia de género y contra la violencia feminicida? Hace unos días vivimos la manifestación del 7N, pero aparte de ésta, sólo las que se realizan a través de coordinadoras feministas. Por eso, lo que exigimos en el 7N es un pacto de estado contra la violencia de género y feminicida, de la misma manera que sí existía este pacto de estado contra la violencia de ETA.

Irene Ballester

¿Qué pasaría si en vez de 700 mujeres asesinadas fueran 700 jugadores de fútbol? De fondo está la cuestión de qué vidas merecen ser recordadas, lloradas y denunciadas. La sociedad patriarcal, desgraciadamente, ha instaurado que las mujeres somos inferiores y todavía se tolera este tipo de violencia.

¿Por qué no hay igualdad en el tratamiento de todos los terrorismos? Después de los trágicos sucesos de París se habla mucho de libertad, igualdad y fraternidad ¿Por qué se ve de una manera diferente el terrorismo yihadista cuando golpea Europa que cuando lo hace dentro del mismo mundo islámico? ¿Por qué el terrorismo machista no se condena de la misma manera? Es decir, no hay igualdad a la hora de la visibilización y denuncia de los feminicidios. Desde el 7 N hasta hoy ocho mujeres han sido asesinadas por el terrorismo machista en España, y no ha habido ninguna alerta.

Alicante es la segunda provincia con más feminicios de toda España en 2015, con 10 hasta el momento, de los que 4 se han producido en la Marina Alta, en Orba, Dénia, Xàbia y Xaló. A pesar de estas cifras,  no se ha establecido ningún pacto contra la violencia de género ni en la provincia ni en la Marina Alta

En 2015 llevamos 48 víctimas mortales oficiales, 93 según Feminicidio.net. En 2014, oficialmente 53, según Feminicidio.net, 103 ¿A qué se debe esta diferencia?

A la Ley Contra la Violencia de Género de 2004 impulsada por el gobierno de Zapatero, que significó un paso importante, pero tiene carencias. Por ejemplo, sólo reconoce como víctimas a aquellas mujeres que mantenían o mantuvieron una relación sentimental con el feminicida. Hace dos semanas ocurrió un caso brutal en Llíria en el que un feminicida asesinó a su expareja y a su madre delante de su hijo, pues bien, la ley sólo contabiliza un caso por violencia feminicida, el de la mujer que había mantenido una relación sentimental con él, pero el asesinato de la madre no se incluye como tal.

Por eso existe un desfase entre las cifras. En plataformas como Feminicidio.net sí que consideramos los dos asesinatos dentro de la violencia feminicida. Además incluimos a los niños y niñas asesinados, al feminicidio transfóbico,  al relacionado por prostitución…

Feminicidio.net es una plataforma virtual on line con sede en Madrid que está realizando un gran trabajo, pretende denunciar, documentar y visibilizar cualquier tipo de denuncia contra las mujeres y de la violencia feminicida.  Además se realizan análisis, cursos de formación… en diversas materias relacionadas con estas cuestiones.

¿En estos 40 años de democracia cómo ha evolucionado nuestra sociedad en la lucha contra la violencia de género?

Creo que hemos vivido una evolución lenta, pero positiva. La violencia contra las mujeres es tan antigua como el patriarcado, ya se ve reflejada en la Biblia.

En la actualidad vivimos un momento de cambio, las mujeres estamos adquiriendo cada vez un mayor protagonismo con nuestra propia voz, vamos dejando de ser las invisibilizadas por la sociedad patriarcal, que no las invisibles, porque nunca lo hemos sido. Estamos entrando en una dinámica de cambio, con muchísimas dificultades porque el patriarcado está arraigado desde tiempos inmemoriales.

Pero aún debe haber una mayor implicación del gobierno, de los medios de comunicación, del sistema educativo, de la ley, de la judicatura…, en fin de toda la sociedad. La cúpula de poder en España es absolutamente patriarcal y se requiere aire nuevo, es necesario que las mujeres entremos en esas esferas y tomemos decisiones, que haya paridad. El feminismo no pretende  sustituir a los hombres, se trata de que trabajemos unidos, necesitamos a los hombres para que esta lacra desaparezca.

Graciela Atencio, directora de la plataforma de Feminicidio.net, sostiene que en España se podría erradicar la violencia de género. A pesar de que tenemos cifras altas, están por debajo de la de los países latinomericanos, del resto de los países mediterráneos, incluso de Francia y de países nórdicos.

El CIS sitúa a las víctimas de la violencia machista en el puesto 16 de la lista de preocupaciones de los españoles en octubre de 2015.

Sobran las palabras. Preocupa el paro, la corrupción, pero el terrorismo machista se “asume” como algo “normal”, porque la sociedad patriarcal “tolera” y “acepta” esta violencia contra las mujeres. Falta concienciación, debemos entender que estamos ante una lacra social en la que todos y todas debemos trabajar y ser activos en el día a día.

Según datos oficiales, el 12,5% de las mujeres mayores de 16 años que viven en España ha sufrido violencia física o sexual de sus parejas o exparejas.

Según un estudio de 2013 de la Delegación del Gobierno para la Violencia de Género el  28,8% de las adolescentes se sienten excesivamente controladas por sus novios y  el 22% reconoce que su pareja le ha insultado y le ha querido aislar de sus amistades.

Crees que, más allá de los gestos, hay una voluntad política firme para acabar con la violencia de género

Desgraciadamente creo que muchas veces se trabaja de forma aislada, con poca continuidad y coordinación entre las instituciones. Incluso de forma oportunista por parte de los políticos, como se ha visto en el 7N.

Por ejemplo, las declaraciones que realizaba Andrea Levy, diputada del PP en el Parlament de Catalunya, sobre que en estos años de crisis no había habido recortes en materia de violencia de género y en ayudas a las víctimas del maltrato. Es falso, sí que ha habido recortes. Además se ha suprimido un Ministerio como el de Igualdad, que se reubica dentro de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, también se ha eliminado el Instituto de la Mujer, que se ha convertido en el de Igualdad de Oportunidades.

Podemos tener leyes y programas avanzados, pero si no se les dota del presupuesto adecuado, progresaremos muy poco. Un gobierno conservador, y no hablo sólo del PP, creo que con Ciudadanos estaremos en la misma situación, tiene otras prioridades. Por ejemplo, en València teníamos el Centre Reina Sofia, un organismo puntero contra las violencias, que el gobierno del PP en la Generalitat lo suprimió.

¿Qué partido tiene como prioridad erradicar la violencia de género? Ninguno. En el cara a cara del programa Salvados, ¿Pablo Iglesias y Rivera trataron de la situación de las mujeres?, ¿hablaron en lenguaje inclusivo? No. Deberíamos plantarnos y no votar a aquellos partidos políticos, sea el que sea, que no consideren prioritario erradicar la violencia de género y el feminicidio.

Irene Ballester

Tres de cada cuatro mujeres siguen sin denunciar que sufren violencia de género

Ése es un agujero negro que tenemos en nuestra sociedad, en el que el feminismo debe trabajar muchísimo. Partimos del hecho de que una sociedad patriarcal invisibiliza a las mujeres.

Por ejemplo, no puede ser que todavía nos encontremos a jueces que no ofrezcan la posibilidad de un apoyo sicológico a las víctimas, o que algunas de ellas no sean reconocidas como víctimas de la violencia de género. Una mujer, cuando llega el momento de denunciar, ha sufrido muchísimo, incluso palizas, y no puede ser que no sienta la empatía de los jueces y el apoyo de la sociedad.

Desde que se inició la crisis hasta 2014, en el que hubo un ligero incremento, el número de denuncias por violencia de género fue descendiendo.

Cuando hay bonanza económica, la sociedad patriarcal permite que las mujeres trabajen. Pero en el momento en que llega una crisis, intencionadamente, pero de forma sutil, se nos dice que volvamos a casa, que, como no hay bastante dinero, conviene que nos dediquemos a cuidar el hogar y a nuestros hijos e hijas, pero también de nuestros padres, madres y suegros.

La sociedad patriarcal nos ha enseñado que es el hombre quien verdaderamente trae el sueldo a casa, y la aportación de la mujer es complementaria. Aquí en Pedreguer, y en toda la Marina Alta, se nota la feminización de la pobreza. Vivimos en una comarca con mucho trabajo precario o en negro, lo que supone un trabajo invisibilizado, que frecuentemente ha sido realizado por las mujeres, incluso en empresas importantes.

Además cuando no hay dinero, llega el silencio, la mujer tiene que callar porque muchas veces se ve en la calle. ¿Qué pasa cuando hay una hipoteca? ¿Qué pasa cuando es él quien aporta el sueldo? La mujer no tiene más remedio que callarse porque si no, a dónde va. Hace unas semanas, hubo una huelga de hambre de tres mujeres que estaban en la Puerta del Sol. Una de ellas realizó unas declaraciones que me impactaron: “¿Por qué, si nosotras somos las maltratadas, debemos irnos de nuestra casa?”. A la mujer, ante un caso de maltrato le toca acudir a casas refugio. No debería ser así, que sean ellos los que se vayan y que dejen a las mujeres vivir en su hogar y ambiente. Por supuesto que la mujer es víctima, pero no debemos victimizarla, el feminicida es el que debería ser castigado.

Esa desigualdad se observa en el campo laboral, económico y político. Un ejemplo de nuestra  comarca, entre las 25 poblaciones más importantes de la Marina Alta y la Marina Baixa sólo hay una alcaldesa, la de Gata.

En las listas electorales se ha conseguido que se tienda a la paridad, pero los lugares importantes los continúan ostentando los hombres y casi siempre las mujeres ocupan los puestos inferiores. ¿Cuántas mujeres encabezan las listas de los diferentes partidos en las próximas elecciones generales? Ninguna.

Si lo miramos con perspectiva histórica, pueblos importantes de la comarca como Xàbia, Teulada, Pego, Ondara, El Verger o Benissa no han tenido hasta ahora alcaldesa; Pedreguer tres,  Dénia y Gata dos, Xaló y Calp sólo una. Son datos que delatan cómo es nuestra sociedad.

Pero esto no ocurre sólo aquí, en las imágenes  que hemos podido ver durante estos días de Holland y su gobierno tras los atentados de Paris, ¿dónde están las mujeres?

Según datos de la Comisión Europea, las mujeres españolas cobran un 19,3 % menos que los hombres por hacer el mismo trabajo, la media en la Europa de los 27 es de 16, 4%. España es el país europeo en el que más ha crecido la diferencia de salarios entre hombres y mujeres desde que se inició la crisis en 2008.

Según un informe de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), la brecha laboral tardará todavía 71 años en desaparecer. Por otra parte, la mujeres que tienen hijos cobran un 5 % menos que las que no los tienen.

Más allá de los dramas brutales de los asesinatos, existen otras violencias de género,  algunas de ellas de baja intensidad, pero cotidianas y muchas veces asumidas.

Son violencias invisibilizadas y asumidas por el sistema patriarcal, que en muchas ocasiones no son fáciles de percibir. En las relaciones, por ejemplo, más allá de la violencia física, hay otras violencias, la económica, la de “no te doy dinero”; el chillarte o el no hablarte y hacerte el vacío; la imposición de llevar la casa… Debemos tener en cuenta que el feminicidio es la cima de la violencia de género, pero que antes de llegar a ese punto extremo, o sin llegar a él, hay víctimas que han sufrido lo que no está escrito durante años.

Pero fuera de las relaciones sentimentales, también hay otras violencias, por ejemplo que la sociedad te imponga ser madre, en vez de asumir la maternidad en libertad. Está también la violencia implícita en la publicidad, que siempre nos muestra unas mujeres con unas medidas que debemos cumplir. Nuestro cuerpo continuamente debe ser perfecto, desde que somos pequeñas sabemos que debemos hacer régimen, depilarnos, teñirnos las canas, en cambio en el cuerpo de un hombre las canas y la barba es sinónimo de sabiduría. Hay que ser críticos con esas medidas de 60-90-60 con las que debemos cumplir,  y si no las tienes la sociedad te invisibiliza.

El piropo es una violencia muy asentada en nuestra sociedad, en cuanto es un insulto a las mujeres y es intolerable. Si los aceptamos, seguimos tolerando los celos, algo con lo que nuestra sociedad ha sido muy permisiva. “Si es celoso es porque te quiere”, pues no, debemos cambiar.

Hay miradas que pretenden ser seductoras que invaden tu espacio vital y que son violentas, sobre todo si se producen en espacios cerrados. Por no hablar del roce, es una agresión, a las mujeres se nos ha visto como un objeto que no tiene espacio privado.

El lenguaje es un reflejo de esta mentalidad

El lenguaje universal no existe, porque no incluye a las mujeres, para mí es muy importante el lenguaje inclusivo, ya que si no nos nombran, no existimos. Por ejemplo un partido como Ciudadanos, y ahora no hablo de su ideología, a mí no me puede representar porque yo soy una ciudadana y ese nombre no me incluye. A la hora de crear este partido, que es tan reciente, ni pensaron en el lenguaje inclusivo. Desde el feminismo debemos subvertir el lenguaje y dar cabida a aquellas personas que han estado en los márgenes.

Además, debemos pensar de dónde vienen las palabras, cómo se usan. El lenguaje ha sido y sigue siendo muy negativo con las mujeres, lo vemos, por ejemplo, en los términos de animales referidos a las mujeres: no es lo mismo hablar de perro como amigo fiel, que de perra, despectivamente promiscua; cuando se habla en Historia del Arte de las tres edades del hombre, que no de la mujer, porque la mujer es invisible, el lobo representa la serenidad, sabiduría, tranquilidad… La loba tiene connotaciones completamente negativas para las mujeres, es promiscua y astuta, una buscona. Flaco favor nos hace una famosa como Shakira, referente para mucha gente, cantando “soy una loba”.

Por ejemplo, no se debe tratar el cuerpo de la mujer como un objeto, o como un alimento como cuando se dice “que buena está”…  Las partes del cuerpo de una mujer siempre han sido equiparadas con los alimentos, pechos como melones, siempre se ha dicho que nuestra vagina huele a pescado…

Sensibilización, educación y prensa

Háblanos de las campañas de sensibilización que se están realizando

Son muy importantes, pero las actuales son claramente insuficientes. Si analizamos el uso que hace la publicidad del cuerpo femenino, vemos cómo se denigra continuamente a la mujer, y la sociedad no es todavía consciente de ello. Las campañas de sensibilización que se realizan son demasiado pequeñas para combatir esta mentalidad.

Las campañas que realiza la Dirección General de Tráfico para reducir el número de accidentes son campañas duras y continuadas que llegan a la sociedad.  De la misma manera deberían ser las campañas contra la violencia de género, tendrían que ser más intensas y visibles que las que de la actualidad.

Por otra parte, las campañas no deberían centrarse en las víctimas, mostrando su rostro, el efecto de la violencia, el ojo morado… Quiero que me muestren al feminicida, al culpable, ya está bien de vernos a nosotras mismas como las víctimas. Lo mismo ocurre cuando en las noticias se trata el desmantelamiento de una red de proxenetas, se muestran imágenes de las mujeres prostituidas por la sociedad patriarcal escondiendo su rostro. Pues no, se debería mostrar los rostros de los hombres que consumen el cuerpo de las mujeres.

Creo que el cambio en torno a la violencia feminicida pasa por modificar nuestra mirada, por subvertir nuestra forma de mirar. En mis clases estudiamos mucho los anuncios, por ejemplo los de perfumes, en ellos los hombre son los poderosos, los invictos, hay una colonia masculina que se llama Invictus, otra Egoist, son valores para los hombres. En cambio, a una mujer que no quiere tener hijos, hay quien la considera egoísta, mala, incluso perversa porque no cumple con su destino tal como está marcado. A una mujer independiente, aún se le considera como una mujer amargada, solitaria, incompleta.

En educación todavía queda mucho por hacer en cuestión de igualdad y lucha contra violencia de género

La educación es un pilar fundamental en la lucha contra la violencia de género. Hay que educar en igualdad, pero también hay que revisar los manuales escolares. Soy licenciada en Historia del Arte y en los cinco años de carrera prácticamente no estudié a ninguna mujer artista. Hoy en día, la presencia de la mujer es inexistente en los manuales de historia, de literatura, de filosofía o de ciencia. Si no se trata el papel de la mujer en estas disciplinas, nos convierten en invisibles, ciudadanas de segunda categoría y vacías de conocimiento. Si nosotras no aparecemos también como protagonistas de la historia, siempre seremos vulnerables, por eso es muy importante que la educación nos reconozca nuestro papel en la Historia.

Esta educación en igualdad debe iniciarse en la guardería. En un programa como Master Chef Junior escuchamos a un niño de 10 años diciendo que las que debían limpiar eran las mujeres. Cuando llegan a los 15 años, ya es tarde para empezar a educar en igualdad. Se encuentran, por ejemplo, con estilos musicales de moda completamente machistas como el reggaeton, con grupos como Maná o cantantes como Shakira que tienen letras en las que ellos son los protagonistas y nosotras las traicioneras o infieles, ellos son los que eligen y nosotras las que esperamos.

Una cuestión que nunca he entendido es cómo en una oposición a educación se valora mucho más tener un título en inglés que un master en igualdad. Creo que la igualdad es imprescindible, por lo que todos los docentes del sistema educativo deberían tener formación en igualdad para aplicarla en sus clases. Es fundamental que se estudie el arte, la historia, la literatura también desde la perspectiva de género.

¿Cómo están abordando los medios de comunicación los casos de violencia de género?

Los medios de comunicación todavía no utilizan el término feminicidio para referirse a la violencia de género, es más, hasta hace poco hablaban de violencia doméstica, como si únicamente pasara dentro de casa, como si esa violencia tuviera que permanecer todavía invisibilizada.

¿Le dedicamos los mismos minutos en las noticias a la violencia feminicida que a otros temas? La semana previa a la manifestación de 7N miraba las noticias y únicamente se hablaba de la patada de Rossi a Márquez, del Mundial de Motociclismo… El domingo siguiente al 7N estábamos contentas, empoderadas, con la ilusión de tener una repercusión mediática y, cuando bajo al quiosco a comprar la prensa, descubres que únicamente El País le dedica la portada y en el interior destina al 7N menos de una página. Se trató como un tema menor.

En general, los medios no tratan estos temas de forma adecuada desde un punto de vista feminista, falta un lenguaje inclusivo y correcto, sobre todo a la hora de denunciar: no nos matan, no morimos, nos asesinan. Y no se debe centrar el interés en cómo ha sido asesinada, si degollada, con una pistola…. Se trata la noticia como una información de sucesos, incluso de prensa amarilla, como si fuesen crímenes pasionales, se exalta la pasión, el arrebato del asesino que justifica esa muerte. Por otra parte, las noticias de violencia de género no ocupan los lugares destacados de telediarios o la prensa escrita, a no ser que sean dramáticos.

Además, los medios hablan de dos muertes por violencia de género  en los casos en los que el feminicida, después de matar a la víctima, se ha suicidado. Pues no, aquí hay dos errores garrafales, por un lado ella no ha muerto, ha sido asesinada por un feminicida que se ha suicidado, y este “personaje” no debe ser incluido en las cifras de feminicidio, se ha suicidado porque ha querido, y esto es otra cuestión que se debe tratar de otra manera. Este error lo hemos visto en prensa como El País, El Mundo… que acaban considerando a la mujer y al feminicida como víctimas de la violencia de género, y no debería ser así.

La Universidad de California calculó que las mujeres estadounidenses llegan a pagar al año 1.300 dólares más que los hombres por productos similares,y en ocasiones  las mujeres llegan a pagar hasta un 75 % más por el mismo producto, es la llamada tasa rosa.

-¿Por qué está, en algunos sectores de la sociedad, tan denostado el feminismo en general?

Irene BallesterCreo que la palabra feminista hoy en día es tan controvertida porque al utilizar el prefijo fem-, que sólo hace referencia a las mujeres, muchos hombres, incluso muchas mujeres, entienden el feminismo no como igualdad, sino como la superioridad de las mujeres, y esto les provoca rechazo, que sin duda está ocasionado por desconocer la definición de feminismo. Yo ya no discuto sobre esta cuestión,  invito a la gente con esas ideas retrógradas a que acuda a la Wikipedia y lea su definición y cómo el feminismo lucha por una igualdad. La palabra feminista no es ni mucho menos el antónimo de machismo, en todo caso lo sería un término como hembrismo, algo que no existe. El patriarcado también ha creado una imagen distorsionada de las feministas, se nos etiqueta de lesbianas, amargadas, solitarias…

Por otra parte, es importante entender el feminismo actual como una pluralidad, porque no es la misma nuestra sociedad que la de una mujer de Chiapas, o la de una mujer negra en EEUU, por ejemplo.

Estamos en un momento en el que las mujeres y los hombres feministas, porque también hay muchos hombres feministas, sabemos que es muy importante el movimiento social, salir a la calle. Lo hemos visto, por ejemplo en el  7N. Había tanta gente que no pudimos escuchar ni el manifiesto de apertura ni el del final de la marcha, pero no poderlo ver fue un placer porque implicaba que había muchísima gente. Lo que no me gustó fue que los partidos políticos estuvieran allí, que se aprovecharan del acto, cuando ningún partido tiene como punto número uno el erradicar la violencia contra las mujeres.

El feminismo en la Marina Alta

¿Cuál es el estado del feminismo en nuestra comarca?

En la Marina Alta estamos en una situación muy positiva en cuanto a movimientos feministas y sobre todo de visibilización. Tenemos numerosos colectivos muy activos, cosa que no ocurre en otras comarcas.

Debemos reconocer el trabajo de la Xarxa de Dones de la Marina, fueron las pioneras y han realizado una gran labor. Ahora ha entrado gente joven, se han creado más colectivos y en estos momentos en la Marina hay un feminismo plural, se habla de la performatividad del lenguaje, de la teoría queer, de otros feminismos, tenemos  una variedad muy interesante.

La Marina es una comarca muy concienciada en cuanto a violencia de género. Todo esto se nota, por ejemplo, en las numerosas actividades que se están realizando en torno al 25 de noviembre, Día Mundial contra la Violencia de Género.

Según datos de la Mesa de Coordinación Contra la Violencia de Género de Xàbia , en esta localidad hay 43 casos que exigen seguimiento. También se realizan labores de vigilancia para garantizar el cumplimiento de las 22 órdenes de alejamiento en vigor.

Más allá de los actos en fechas señaladas como las de marzo y noviembre ¿qué actividades realizáis?

Nosotras, en el colectivo Femme Força de Pedreguer, y el resto de los colectivos lo hacen de forma similar, nos reunimos una vez por semana. Tenemos grupos de What’s up, nos intercambiamos bibliografía, prensa, difundimos ideas y denuncias en  las redes sociales, que son muy importantes para empoderarnos. En definitiva, estamos en comunicación. A partir de ahí vamos realizando acciones como por ejemplo una performance colectiva, manifestaciones, vacunaciones contra la violencia de género…

Asociaciones feministas en la Marina Alta:
Xarxa de Dones de la Marina Alta, Matria en Dénia, Dones Cabal de Pego, Femme Força de Pedreguer, Dones d’Orba, la Col·lectivA de Benissa y la Vall de Pop, No+ de El Verger, Dones Teulada, Associació Dones per la Igualtat de Calp.

En las últimas semanas se han celebrado dos actos significativos para el feminismo en la Marina, el I Aplec de la Marina y la manifestación del 7N

Fue muy importante el I Aplec de la Marina celebrado el pasado octubre en la Fustera, pues sirvió para conocernos  y plantear iniciativas conjuntas. Ahora estamos en contacto todos los colectivos de la Marina, al tiempo que lo estamos también con la coordinadora feminista del País Valencià.

Además el Aplec nos sirvió para preparar la marcha del 7N y propusimos que todos los ayuntamientos apoyaran la marcha. Así lo hicieron todos los ayuntamientos menos el de Calp desgraciadamente.

Las mujeres en el mundo del arte

Has sido una de las organizadoras de una experiencia pionera, el Festival Miradas de Mujeres, que se realizó este año en todo el estado, y en nuestra comarca tuvo como sedes salas de Xàbia, Pedreguer y Teulada

En 2016 lo volveremos a realizar, pero de diferente manera. Hay una convocatoria abierta, que finaliza el 6 de enero, para presentar proyectos, siempre desde una perspectiva feminista. En este festival pretendemos, por una vez, no ser las miradas, sino las miradas plurales de las mujeres que sean las protagonistas.

La mirada masculina es la que se impone porque es la del poder. Visitas El Prado y todas las obras que se contemplan están mayoritariamente realizadas por hombres. ¿Cómo muestran a la mujer y su cuerpo? Por ejemplo, La maja desnuda de Goya ¿cómo se exhibe ese cuerpo desnudo como objeto de placer para la mirada? Nuestros cuerpos siempre han servido para los otros.

Un grupo activista estadounidense como son las Guerrilla Girls nos invita a la reflexión a través de unas preguntas muy interesantes. ¿Tenemos que entrar las mujeres desnudas a los museos?,  ¿no podemos colgar nuestras obras en los museos si somos mujeres artistas?

¿Cuál es la situación de la mujer en el mundo del arte?

A pesar de que las mujeres somos mayoría en cuanto a licenciadas en Historia del Arte o Bellas Artes,  los coleccionistas de arte todavía consideran que es más beneficioso invertir en obras de artistas hombres, porque creen que la firma masculina alcanzará a lo largo de su trayectoria un valor mayor que la femenina. Consideran que la artista mujer tendrá parones por maternidad, la conciliación familiar…

Por otro lado, es cierto que muchas galerías están dirigidas por mujeres, pero hay que tener en cuenta que una galería es una iniciativa individual. Pero cuando examinamos quien ocupa los altos cargos en el mundo del arte, siempre están los hombres por encima de las mujeres.

En una feria como  ARCO la presencia de las artistas mujeres es escasa. Según las estadísticas realizadas por una asociación a la que pertenezco, Mujeres en las Artes Visuales, MAV, el número actual de mujeres artistas en ARCO está al nivel de1985, su presencia no ha subido.

Con todo esto, dentro del mundo del arte se sigue considerando que ellos son los genios y nosotras continuamos o siendo las musas o artistas de segunda clase.

Artistas mujeres y feminismo: recomendaciones de Irene Ballester

  • Frida Kahlo, Lorena Wolffer, Regina José Galindo, Yolanda Domínguez, Leonor Fini, Mercè Galán, Carmen Calvo, Maribel Domènech, Pilar Albarracín, Cristina Lucas, Ángeles Santos
  • Fotografía: Joe Spence, Hanna Wilke, Myriam Negre

Algunas obras de Irene Ballester:

  • “El cuerpo abierto, representaciones extremas de la mujer en el arte contemporáneo”, una investigación que realiza una revisión del arte realizado por mujeres en el que el cuerpo femenino ha sido el vehículo principal de conocimiento.
  • “Feminicidio”. Autora del capítulo “Diálogos de resistencia: artistas de España, México y Guatemala en la denuncia del feminicidio”.

 

Otros artículos en torno a Irene Ballester en LA MARINA PLAZA:

Contenido patrocinado

Pin It on Pinterest

Share This
La Marina Plaza. Noticias. Diario de la Marina Alta.