Periodismo, pase lo que pase
Publicado: Miércoles, 14 Octubre, 2015

Un estudio científico en Dénia demuestra la relación directa entre el uso de fertilizantes en agricultura y la proliferación de medusas en el mar

  • La investigación constata que el vertido de fósforo y nitratos por las depuradoras está favoreciendo la reproducción masiva de los molestos invertebrados e insta a tomar medidas
  • Los resultados han servido para impulsar un proyecto europeo para atajar la presencia creciente de medusas en el Mediterráneo, en el que participan las universidades valencianas, el CSIC y la Conselleria de Agricultura, con la colaboración del Ayuntamiento de Dénia, Aehtma, Jovempa y los sindicatos agrarios

Un estudio científico realizado en Dénia, aunque con la participación de la Unión Europea e instituciones científicas como la Universitat d’Alacant, el CSIC, el Instituto de Ciencias del Mar o el Instituto Ramon Margalef, ha servido para arrojar luz sobre la problemática de la proliferación de las medusas no sólo en nuestras costas, sino en todo el Mediterráneo. De ello da fe ahora la prestigiosa revista científica Plos One, que ha publicado en su número de septiembre un artículo (descargar AQUÍ) basado en una parte de esos estudios, que abordan la dinámica poblacional de estos invertebrados y que pueden ayudar a luchar contra la proliferación que se ha constatado en los últimos años. La presencia, cada vez más masiva, de medusas en nuestras costas no es un problema menor, y no sólo por las molestias que pueden ocasionar a los bañistas. Son más devastadores sus efectos, por ejemplo, sobre la pesca.

Vean, si no, el siguiente vídeo. Está grabado en el pasado mes de mayo sobre la cubierta de una barca de arrastre de  la flota de Dénia.

Fishing jellyfish (Pelagia noctiluca). May 2015. W Mediterranean. Jellyfish in a trawler net (Pelagia noctiluca). May 2015, 50m depth. SE Spain (in front of Denia).

Posted by Cesar Bordehore on diumenge, 21 / juny / 2015

Sobran las palabras. Cuando la tripulación de la barca abre las redes con la captura del día, se encuentra con centenares de medusas y apenas unos pocos peces.

“No es algo exclusivo de Dénia, sucede cada vez con más frecuencia en todo el Mediterráneo”, explica el biólogo César Bordehore. De hecho, en el Mediterráneo oriental hay flotas que han tenido que abandonar ya caladeros porque están literalmente tomados por las medusas.

Los investigadores del proyecto LIVE Cubomed, durante una de las jornadas de estudio en Dénia.

Investigadores y colaboradores del proyecto LIFE Cubomed, durante una de las jornadas de estudio en Dénia.

Y es que esa es una de las problemáticas de las que alerta la investigación. Un alto número de medusas no sólo puede generar un incremento de las picaduras en bañistas, sino también impactar sobre la pesca por vía doble: porque las medusas comen lo mismo que los peces pequeños (zooplancton), y porque las medusas a su vez se comen las larvas y juveniles de los peces. A ésto se le suma que cada vez aparecen grandes masas de medusas en las redes de las barcas de arrastre, según explica el biólogo dianense y profesor de la Universitat d’Alacant (UA), que ha liderado la investigación realizada en el marco del proyecto europeo LIFE Cubomed, y que se llevó a cabo en parte en la Estación Científica Montgó en Dénia que gestionan el Instituto de Ciencias del Mar de Barcelona y la UA.

Imagen submarina de los trabajos de investigación en la costa de Dénia.

Imagen submarina de los trabajos de investigación en la costa de Dénia.

No obstante, el objeto de esta parte del estudio no es tanto constatar esa problemática como identificar sus posibles soluciones. Y ahí está precisamente la contribución principal del mismo. A partir de los datos de campo y de la aplicación de un modelo matemático inédito, “demostramos que reduciendo en torno a un 30% la disponibilidad de alimento (zooplancton), se pude rebajar hasta un 70% la población real” de medusas, según explica Bordehore.

El combate se libra desde tierra

¿Y eso cómo? Principalmente reduciendo los vertidos de nitrógeno y fósforo al mar, los cuales proceden en su gran mayoría de la agricultura y de las aguas residuales urbanas. Es decir, que para combatir la proliferación de medusas en el mar hay que actuar sobre tierra, en el litoral, por dos vías esenciales: reducir el uso de fertilizantes en la agricultura e implantar sistemas de reducción de fósforo en aquellas depuradoras que carecen de él, como la que comparten Dénia y El Verger.

“Todos ganamos”

Precisamente para poder atajar la proliferación de medusas en base a las determinaciones de la investigación, se está gestando un nuevo proyecto, también con financiación europea, al que se han sumado ya instituciones y organizaciones de todo tipo. Y es que “todos ganamos” si se toman las medidas necesarias para reducir la población de este tipo de invertebrados marinos, según destaca Bordehore.

El experto señala, en este sentido, que con la puesta en marcha de las medidas para reducir la llegada por arrastre o vertido de fertilizantes agrícolas, nitratos y fósforo, no sólo se atajaría la presencia de medusas, sino que eso reportaría también otros beneficios:

  • En el caso de la agricultura, se trataría de aplicar los conocimientos exitentes que permiten mantener los niveles de producción reduciendo los fertilizantes, lo que se traduciría en un abaratamiento de los costes para el agricultor. Buena prueba de ello es que los principales sindicatos agrarios han expresado ya su apoyo a la iniciativa.
  • En el caso de la implantación de sistemas para limitar el vertido de fósforos o nitratos en las depuradoras, supondría una inversión moderada que, a la larga, reduciría los costes de mantenimiento de estas infraestructuras.
  • Al contribuir todo ello a la reducción de la población de medusas, eso iría a su vez en beneficio del sector pesquero y del medio marino.

Para desarrollar el proyecto se han involucrado ya varias instituciones en la petición de un nuevo programa pionero a la Comisión Europea, LIFE Nutridis, que cuenta con la participación de la Universitat d’Alacant, la Universidad Miguel Hernández, la Universitat Politècnica de València, el CSIC y la Conselleria de Agricultura, Medio Ambiente, Cambio Climático y Desarrollo Rural. Respaldan el proyecto el Ayuntamiento de Dénia, la patronal joven Jovempa, la Asociación de Empresarios de Hostelería y Turismo de la Marina Alta (Aehtma) y los sindicatos agrarios Asaja y la Unió de Llauradors.

Mostrando 1 Comentario
Danos tu opinión
  1. […] Un estudio científico en Dénia demuestra la relación directa entre el uso de fertilizantes en agr… […]

Deja tu comentario

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.

Pin It on Pinterest

Share This
La Marina Plaza. Noticias. Diario de la Marina Alta.