LA MARINA PLAZA

Hidraqua
Periodismo, pase lo que pase

Viaje a las profundidades en busca de agua: entre la epopeya y la necesidad

  • Expertos submarinistas inician la exploración de la cueva del Moraig en busca de recursos hídricos por encargo del Consorcio de Aguas Teulada-Benitatxell
  • En la gruta, también llamada Riu Blanc, han perdido la vida tres espeleólogos desde que fue explorada por primera vez en 1974
  • Estudian taponar la entrada de la cueva para reducir la salinidad de los pozos

La búsqueda de nuevos recursos hídricos, ante las dificultades que algunos municipios han experimentado en estas últimas semanas como consecuencia de la sequía, ha hecho al Consorcio de Aguas Teulada-Benitatxell lanzarse a las profundidades de la comarca. Este martes se iniciaron en El Poble Nou de Benitatxell los trabajos de exploración en la gruta submarina del Moraig, donde la mancomunidad hídrica ha puesto sus ojos para obtener los caudales que podrían solucionar el déficit de sus poblaciones.

La exploración de la cueva por los submarinistas se inició este martes.

La exploración de la cueva por los submarinistas se inició este martes.

Arranca, con la exploración del llamado Riu del Moraig o Riu Blanc, una aventura que aúna necesidad, mito y epopeya. Necesidad, porque viene motivada por el propósito de los pueblos del consorcio de encontrar recursos hídricos que les permitan ser autosuficientes y no depender de trasvases en caso de restricciones. Y mito y epopeya porque adentrarse en las entrañas del Moraig es algo que muy pocos han podido hacer, y no siempre con éxito.

Eso lo sabe bien el grupo de expertos submarinistas que colabora en la investigación del Consorcio. Uno de ellos, Joel Braojos, ha estado topografiando en la mañana del amrtes la galería del lago, mientras que los navarros Eliseo Bezunce y Carmelo Ojuel han llevado a cabo la de la parte profunda de la cueva y los pozos.

Otro, José María Cortés, de la empresa Sidmar Estudios y Servicios Oceanográficos, conoce como nadie la epopeya del Moraig. Fue, junto al malogrado submarinista alemán Bernhard Pack, uno de los pioneros que iniciaron en 1974 las incursiones en el Riu Blanc, adentrándose hasta los 1.125 metros desde la entrada. “Me he dejado la piel en esa cueva, en realidad toda mi vida ha estado condicionada por la cueva, monté mi empresa por la cueva, vivo aquí por la cueva y perdí a mi amigo en la cueva”, señala Jose María Cortés al alemán Pack, que falleció en el interior de la gruta en 1992. Fue uno de los tres espeleólogos que, desde 1974, han perdido allí la vida.

El submarinista José María Cortés: “Me he dejado la piel en esa cueva, en realidad toda mi vida ha estado condicionada por esa cueva”

El submarinista realizaba tan emotiva afirmación el lunes, durante una reunión que mantuvieron los alcaldes del Poble Nou de Benitatxell, Josep Femenia, y de Teulada, Carlos Linares, con los miembros del consorcio, así como con Bruno Ballesteros, del Instituto Geológico y Minero (IGME), Joel Braojos y el propio Cortés. Un encuentro para analizar las posibilidades de actuación para investigar el comportamiento hidrodinámico e hidroquímico de la cueva del Moraig.

Frentes abiertos por tierra y por mar

En esa reunión, Bruno Ballesteros lanzó una propuesta de actuaciones para la investigación científica que incluye distintas fases de exploración, seguimiento, toma de datos con sensores y análisis de resultados. Según el alcalde del Poble Nou de Benitatxell, Josep Femenia, “se trata de seguir trabajando en la búsqueda de recursos propios de manera conjunta y de estimar las posibilidades de aprovechamiento de nuestros propios caudales”.

Los participantes en la reunión en el Ayuntamiento del Poble Nou.

Los participantes en la reunión en el Ayuntamiento del Poble Nou.

En este sentido, los asistentes sacaron en claro “que este trabajo de investigación debe implicar a otras organizaciones como la Diputación Provincial de Alicante y el IGME”, según Femenia. Por su parte, Toni Colomer, concejal de Obras y Servicios y miembro del consorcio, señaló la importancia de que el consorcio siga “trabajando de manera paralela en otros proyectos”, ya que “debemos tener varios frentes abiertos tanto por tierra como por mar, y trabajar sin descanso para garantizar un suministro de calidad”.

Estudian taponar la entrada a la cueva para reducir la salinidad de los pozos

En la reunión se barajó la posibilidad de obturar la entrada de la cueva del Moraig con un apresamiento neumático para valorar si la salinización de los caudales se produce por la entrada de la cueva. “Si obturásemos la entrada con almohadones neumáticos conseguiríamos que no se filtrara tanta agua de mar en el acuífero, con lo que disminuiría la salinización de los pozos, pero todavía estamos barajando hipótesis”, apuntó Bruno Ballesteros.

Deja tu comentario

Contenido patrocinado
La Marina Plaza. Noticias. Diario de la Marina Alta.