LA MARINA PLAZA

Hidraqua
Periodismo, pase lo que pase
Publicado: Domingo, 27 Septiembre, 2015

La villa de Guadalest y la polémica del castillo de Alfofra, entre Benifato y Confrides

El otoño ha llegado y es una buena estación para recorrer el interior de la Marina Baixa. En esta ocasión la ruta parte de Benidorm y se extiende hasta la frontera con la comarca de L’Alcoià, en la que Confrides es el último municipio, al que algunos consideran incluso de esa comarca. Es la subcomarca que se conoce como La Vall de Guadalest.

guadalest3Cuatro son las localidades en esta parte de la Marina Baixa que cuentan con Bienes de Interés Cultural (BIC), esos restos de historia que se han protegido para perpetuar sus murallas o simplemente para evitar que se acabe con ellos.

Partiendo desde Benidorm, el primer municipio es el Castell de Guadalest. A él se llega por la CV-70 después de unos 23 kilómetros de recorrido. Esta localidad, de apenas 226 habitantes, impresiona nada más llegar. Además su fama la ha convertido en la capital de las excursiones para visitantes de toda la comarca en las que el reclamo de sus museos (tiene el récord por habitante) es una buena baza para llamar la atención de los turistas.

En ella se puede encontrar uno de los 38 BICs de la Marina Baixa. De hecho, todo su conjunto histórico, es decir, la Villa de Guadalest en sí, está protegida por esta figura. La ciudad fue musulmana y su emplazamiento, en una peña situada entre la Sierra de Aitana y la Serrella, se debe a la búsqueda de conexión entre los valles de interior con el mar. El castillo de Guadalest está conectado con el de la sierra de Ponoch y el fuerte de Bèrnia.

guadalest2En el municipio destacan dos partes: la Villa fortificada y el Arrabal, en el valle. Alrededor de la primera se pueden ver las murallas del siglo XVI, aunque con restos medievales. En esta zona se puede encontrar la Casa Señorial, la Parroquia y el Ayuntamiento, mientras en lo alto destaca el propio Castillo de San José, que sufrió en 1606 los efectos de un terremoto que lo dejó arruinado.

El Arrabal está en la parte baja de la localidad donde destaca el trazado de calles irregulares que determina manzanas de varias formas. Actualmente está muy renovado pero aún se pueden ver restos del siglo XIII. Sobre todo, en Guadalest impresiona como el casco urbano está integrado en las rocas sobre la que se asienta la localidad.

Tras visitar esta pequeña localidad que no deja indiferente, y siguiendo la CV-755, a apenas 2 kilómetros se llega a Benimantell, de unos 600 habitantes.

castillo de benimantellEs de origen musulmán y pasó a depender de la anterior tras la conquista cristiana a mediados del siglo XIII. Fue repoblada por los cristianos tras la expulsión de los moriscos en 1609. En su término municipal está el castillo de Benimantell, situado en un montículo de 580 metros y del que apenas quedan unas ruinas.

Esta edificación servía de enlace entre los vecinos de la vecina Guadalest y Alfofra. El acceso es por una de las laderas rodeada de paredes escarpadas por la que se llega a este castillo que era de pequeñas dimensiones. En el interior quedan restos de los muros pero está lleno de matorrales que apenas dejan ver su construcción.

La polémica sobre de quién es el castillo de Alfofra

Siguiendo la ruta de la Vall de Guadalest se llega a Benifato y un poco más adelante está Confrides. Entre los BIC de la Marina Baixa aparece el castillo de Alfofra, pero el problema está en que, a estas alturas, es prácticamente imposible saber en realidad a qué municipio de los dos pertenece.

castillo de alfofraLa polémica sobre su titularidad lleva sobre la mesa desde hace décadas y esa misma disputa provoca que no se pueda llevar a cabo una restauración que conserve una de las mayores fortalezas y la más alta de la Comunitat por el cerro donde se sitúa.

Lo cierto es que el nombre de la edificación deriva del de la alquería musulmana del rey Al-Azrac, origen del actual Confrides. El lugar es visitado por cientos de excursionistas que siguen la ruta por la montaña. Aún se puede apreciar una torre cuadrada y otra circular, ambas soportadas en los riscos de una cumbre ubicada a 1.100 metros sobre el nivel del mar. La fortaleza y su recinto interior tras una muralla almenada está rematada con otras dos torres.

Tras ser conquistado por Jaume I en 1264, el castillo fue donado a Vidal de Sarrià como un enclave fundamental en la salvaguarda de las comunicaciones entre La Marina y la Foia d’Alcoi, aunque a partir de entonces sufrió una profunda reforma. Tuvo un destacado papel durante las revueltas de moriscos, que opusieron una fuerte resistencia armada al decreto de expulsión de 1609, refugiándose en las montañas de la Vall de Laguart.

Se distinguió por su apoyo al bando borbónico durante la guerra de la Sucesión. Se encuentra sobre la peña denominada ‘Del Castillo’ y en las proximidades del antiguo caserío morisco de Alfofra.

Tras conocer este peculiar castillo se puede regresar a Benidorm, o bien dirigirse a Sella para conocer otros de los BIC de la comarca, como los de Finestrat, Relleu u Orxeta y seguir hacia La Vila, una ciudad amurallada y con el primer BIC subacuático.

Fuente: Generalitat Valenciana, ayuntamientos y guiacastillosdealicante.blogspot.es

Deja tu comentario

Contenido patrocinado
La Marina Plaza. Noticias. Diario de la Marina Alta.