LA MARINA PLAZA

Corts Valencianes Actes del 9 d'Octubre
Periodismo, pase lo que pase

De Finestrat a Sella, tierra de castillos y torres

Adentrarse en la Marina Baixa siguiendo el cauce del río Amadorio es encontrarse con cuatro pequeños municipios que guardan en sus tierras pequeños fragmentos de historia recogidas en castillo y torres que guardan toda la esencia de los antiguos pobladores. Coger el coche para realizar una ruta por estas localidades de montaña es descubrir Bienes de Interés Cultural (BIC) pero también disfrutar de parajes de montaña bajo las faldas del Puig Campana o los alrededores del pantano Amadorio, ahora prácticamente sin agua debido a la sequía.

finestrat-castell Mirador-FinestratSaliendo desde La Vila o incluso desde Benidorm hay varios caminos para llegar a las localidades de Finestrat, Orxeta, Relleu y Sella. A la primera de ellas, Finestrat, se puede acceder desde La Vila por la CV-759 o desde la nacional 332 por la CV-767. Este municipio cuenta con un BIC en su casco antiguo, el castillo, aunque es cierto que actualmente poco se puede ver de este trozo de historia.

Este castillo del siglo XIII era de época alnohade y ejercía como una fortificación en la parte más alta del pueblo. Fue conquistado por Jaume I pero en la actualidad no se puede observar ningún resto de esta edificación islámica. En su lugar se alza ahora el recinto denominado ‘Castell’, una amplia plaza y jardín desde el que se ve toda la zona hasta el mar e, incluso, hasta la ciudad de Alicante.

Los restos se mantienen en el subsuelo pero no son visibles. El BIC sin embargo, aunque no hayan restos, sirve para proteger la zona que forma parte de la historia de Finestrat.

Desde esta localidad, y siguiendo por la CV 758, se llega a Sella (unos 10 kilómetros de recorrido). Al llegar a la población puede verse el Castillo de Santa Bárbara, en el que se incluye la ermita del mismo nombre. Está declarado BIC desde 2001 y se encuentra en un pequeño cerro que domina la población.

castillo sellaSe puede llegar hasta la entrada prácticamente en coche. Hasta él se extiende un camino en zigzag lleno de cipreses y pinos además de los casilicios de las estaciones del vía crucis. Los orígenes de este castillo están también en una alquería islámica, una de las más importantes de la comarca y dataría del siglo XI o XII.

Jaume I también conquistó esta fortaleza y la población morisca permaneció en el lugar hasta 1609 cuando se decretó la expulsión. Tras esos acontecimientos pasó a manos del marqués de Sella.

De aquella fortaleza apenas quedan restos, unas pocas murallas, y lo poco que se ve son de épocas posteriores, es decir, el castillo está prácticamente en ruinas aunque las vistas desde esa zona siguen siendo impresionantes. Hay una pequeña ermita dedicada a Santa Bárbara que ha sido restaurada durante los últimos años.

sella torreYa en el interior del pueblo, en la plaza Mayor, encontramos otro de los BIC declarado en 1997: la torre de Sella. En la actualidad se encuentra anexionada al antiguo palacio de la Baronía de Sella construido con posterioridad sobre el siglo XVI, ya que la torre sería del XIII, y sirve para enmarcar el palacio y la iglesia parroquial que comparten medianera. Tras hacerse la Baronía de Sella con ella fue transformada en vivienda y se cambió para adaptarse a las necesidades de la época.

Es una torre prismática de planta casi cuadrada de poco más de seis metros de lado. El acceso está situado en la fachada de levante pero en la actualidad está tabicado y fuera de uso. La fachada a la plaza es lo que ha recibido mayores transformaciones. La vinculación al palacio contiguo enmascara la solución original del interior.

castillo de relleuDejando Sella, el camino sigue hasta Relleu por la CV 770, situado a unos 11 kilómetros. Esta pequeña localidad cuenta en su territorio con 4 BICs. El primero de ellos, el castillo de Relleu, está ubicado en un cerro cerca del casco urbano y a unos 400 metros de altura. Es también de época musulmana y, al igual que el de Sella, fue consquistado por Jaume I. Pasó a ser propiedad de Bernat de Sarrià dependiendo de la parroquia de Finestrat hasta el 1535. A finales del siglo XVI se encontraba en manos del Duque de Osuna.

Actualmente solo se conservan algunos restos de la torre mayor, las murallas y aljibes de lo que fue un recinto fortificado de grandes dimensiones. El acceso al mismo conlleva alguna dificultad.

casa de la garrofera relleuEn Relleu también se puede encontrar la Casa Fortificada de la Garrofera, situada en medio de la huerta al este del pueblo, perteneció al sistema defensivo de la población ante el ataque de los piratas berberiscos que se adentraban en la comarca. No se sabe la fecha exacta de construcción pero sí por qué se convirtió en fortificación. Y es que, tras la expulsión de los moriscos, entre los siglos XVI y XVII algunas propiedades tuvieron esta necesidad para defenderse.

En su fachada se pueden ver algunos de los restos como garitones para vigía en sus esquinas que se conservan en buen estado aunque el estado general de esta masía no es demasiado bueno ya que se utiliza para actividades agrícolas.

Torre casa Balde.

Torre casa Balde.

En este municipio existen otros dos BICs localizados en la zona conocida como la sierra del Cabezó d’Or. Allí se pueden encontrar la torre de la Vallonga y la de Casa Balde. La primera de ellas, a la que se accede a pie, está en ruinas y habría servido como torre vigía al servicio del castillo de Relleu. Esta adosada a una zona rocosa del cerro.

En cuanto a la de Casa Balde, la torre está adosada a la masía con ese nombre y dataría del siglo XVII también para la misma función, vigilar la incursión de los moriscos, aunque en ese momento era un edificio sol e independiente. La propiedad es privada y los propietarios restauraron la torre y el inmueble hace unos años.

Tras visitar los bienes protegidos de Relleu, el camino sigue a Orxeta, situado a unos 10 kilómetros del primero por la misma carretera, donde también hay un BIC en su territorio. En concreto, la Generalitat protegió en el 2010 su castillo.

castellet orxetaEs de época almohade y se le conoce por el ‘Castellet del Moro’. Se halla situado en el margen izquierdo del río Sella, sobre un pequeño promontorio, al pie de las estribaciones de la Sierra de Orxeta, y a unos 3,5 kilómetros del casco urbano, aunque su acceso actual se hace por la urbanización la Bella Orxeta. Sus restos son de planta cuadrangular en dos alzados que aprovechan la fuerte pendiente. Conserva parte de su albacana semiderruida.

El Castellet es nombrado en un texto, depositado en el Archivo Histórico Nacional, donde se cita lo siguiente: “In dey nomine. Amen. Conoscida cosa sea a todos quantos esta carta vieren, como yo rey Zeyt Abuzeyt, nieto de Almiramamom, fago carta de vendición e de firmidade por siempre mas a vos Don Pelay Perez, Maestre de la Orden de Caballería de Santiago e a vuestrea Orden de suno de los mios castiellos que ay en Aragón, TI Orcheta e Torres, vendévolos e otorgóvoslos libres e quitos…”

Por esta escritura, el señor almohade de Orxeta Zeyt Abu Zeyt, dona el Castillo a la Orden de Santiago. El texto, del que se tiene copia en el Archivo Municipal de Orxeta, fue confirmado por Jaime I en 1257, si bien durante un corto espacio de tiempo fue donado a Tevecino y a su hijo Zahat antes de pasar a la administración de Don Pedro Ferrandis de Hixar.

Por la misma carretera, se puede volver al punto inicial, La Vila, donde también se pueden visitar sus 12 BICs.

Fuente: Generalitat Valenciana, ayuntamientos y guiacastillosdealicante.blogspot.es

Deja tu comentario

Contenido patrocinado
La Marina Plaza. Noticias. Diario de la Marina Alta.