LA MARINA PLAZA

Baleària Dénia
NO + VIOLENCIA DE GÉNERO

Personajes de la Rectoria – Tormos (VIII): José Perelló Torrens, primer alcalde democrático de Tormos. Capítulo I: “De 1885 a 1939: esfuerzo y honradez”

Carlos Cardona Doménech (Sagra) -autor de un blog sobre la Rectoria– y Joaquín Riera Ginestar (Tormos).

 

PERSONAJES DE LA RECTORIA – Tormos (VIII)

José Perelló Torrens
Primer  alcalde democrático de Tormos
(Tormos, 1885– Tormos, 1955)

Es de destacar en la población de Tormos durante los años treinta del siglo XX, la persona de José Perelló Torrens como persona, político republicano de izquierdas y alcalde de Tormos. Su figura, a partir de su actuación durante la Guerra Civil española, se sitúa dentro de la órbita de la Tercera España (1). Hijo de José Andrés Perelló Bañuls y de Patrocinio Torrens Lull, nace en Tormos el 17 de abril de 1885 y fallece en el mismo municipio el 1 de agosto de 1955.

José Perelló

José Perelló

En el Quinque Llibri de los años 1860-1929 de Tormos, pág. 94 Sección Bautismos, en su bautizo oficiado por el párroco D. Salvador Mut es descrito como José Andrés Perelló Torrens, y cuyo texto literal es:

            “En la Iglesia parroquial de San Luis Beltrán el lugar de Tormos, filial de la parroquia de San Francisco de Paula de Ráfol de Almunia, provincia de Alicante, diócesis de Valencia, el día 18 de abril de mil ochocientos ochenta y cinco, yo Salvador Mut coadjutor de la misma, bautizo a un niño que nació ayer a las ocho de la noche hijo legitimo de José Andrés Perello Bañuls, jornalero y de Patrocinio Torrens Lull, naturales casados y  vecinos de esta. Siendo sus abuelos paternos José Andrés Perelló labrador natural de Tormos y Joaquina Bañuls de Pego, vecinos de esta y los abuelos maternos Bartolomé Torrens natural de Tormos, ya difunto, y Josefa Maria Llull de Rafol, viuda vecina de Tormos…”

José Perelló Torrens, casado el 14 de febrero 1912 con Francisca Ballester Torrens (1886-1949), tuvo tres hijos: José (1913-1938), Bartolomé (1916-1927) y Francisca (1920-2015). De familia humilde, desde joven tuvo como oficio el de labrador como la mayoría de las personas del pueblo, ya que a principios del siglo XIX, en Tormos y los pueblos de la Marina Alta contaban con una población eminentemente agraria que tenían como principal fuente de riqueza la agricultura, con tendencia al minifundio y a la dispersión parcelaria, lo que suponía un obstáculo para un correcto desarrollo.

En Tormos había muchos jornaleros aptos para realizar los trabajos agrícolas, pero debido a las crisis agrarias propiciadas por fenómenos climatológicos adversos, con largas sequías y otras causas en el levante español, y la plaga de la filoxera del viñedo entre los años 1884 y 1914, creó una falta de trabajo para estos jornaleros. Esta incertidumbre en la agricultura, propició el inicio de una emigración hacia Argelia, Nueva York en los Estados Unidos de América y otros países buscando una de las posibles soluciones para la mano de obra de la juventud.

Buque Antonio López

Buque Antonio López

En 1917 debido a sus escasos recursos económicos personales del momento, José Perelló deja su familia en Tormos y emigra a los Estados Unidos de América, al igual que lo había hecho su hermano Bartolomé el 13 de mayo de 1913. José Perelló llega a Nueva York procedente del puerto de Valencia, el 14 de febrero de 1917 a bordo del buque Antonio López de la flota de la Compañía Trasatlántica Española. Antes de tocar tierra en Manhattan, los barcos atracaban en el cercano islote de Ellis, donde a los emigrantes les esperaba un gran centro de recepción y examen.

En el archivo de Ellis Island se puede buscar el rastro de los emigrantes que pasaron por allí, saber cómo se llamaban, qué edad tenían, de dónde llegaron, quién les pagó el viaje, adónde iban, incluso si tenían algún problema de salud, si eran polígamos o anarquistas.

Fonda “La valenciana”

Fonda “La valenciana”

Ya en Nueva York, José Perelló se alojó en el establecimiento hotelero situado en el nº 98 de Roosevelt Street llamado “Fonda española valenciana: los dos hermanos”, regentado por Juan Pons, vecino de Orba, y Manuel Ivars Sala, natural de Benissa. Posteriormente, se hospedó en el mismo hotel, el cual había sido trasladado a otra parte de la ciudad, había pasado a manos de Francisco Sendra, también natural de Orba, y había cambiado de nombre denominándose “La valenciana” a secas. Esta fonda estaba situada en el nº 45 de Cherry Street, en uno de los enclaves españoles en la ciudad de Nueva York, en la parte baja del “Lower East Side” de la isla de Manhattan, junto al anclaje del Puente Manhattan. Allí los emigrantes de España convivían con inmigrantes de otras partes del mundo hispanohablante, principalmente Cuba y Puerto Rico. En este hotel compartió alojamiento con Leopoldo Ginestar Riera (1898-1974), también vecino de Tormos y futuro suegro de su único nieto: Joaquín Riera Perelló (1945-1995). En Nueva York, José Perelló trabajó en la construcción de carreteras y residió intermitentemente hasta 1925, año en que regresa a su pueblo natal de Tormos.(2)

Pocos años después de su regreso a Tormos, se proclama la Segunda República Española y los acontecimientos políticos provocan que se convierta en el primer alcalde democrático de Tormos (Alicante) del siglo XX antes de la recuperación de la democracia en 1978. Lo fue en representación de los partidos fundados por Manuel Azaña Díaz (1880-1940), Acción Republicana e Izquierda Republicana, desde abril de 1931 hasta abril de 1939.

Sin recibir ninguna remuneración económica durante el transcurso de su gestión al frente del gobierno municipal,  José Perelló impulsó medidas para la mejora del bienestar de la gente de Tormos, entre otras muchas acciones: la construcción de la Escuela primaria municipal en 1932-1933 aún en uso en la actualidad; la Casa del maestro hoy reconvertida en Farmacia; la instalación de un teléfono público;  la perforación de un pozo y la correspondiente conducción de agua desde la fuente de “La Bolata” hasta el pueblo para su abastecimiento, así como la mejora de la red de caminos vecinales rurales y de las calles del casco urbano en cuanto a la evacuación de aguas pluviales.

Al poco tiempo de iniciarse el conflicto armado de 1936, según declaración del escolapio el Padre Luis Ripoll Ginestar, que manifestó en declaración ante Juzgado de Pego el 14 de octubre de 1939:

“que si bien era Alcalde de la expresada Villa pretendió dejar el mando, pero, ante los ruegos de algunos amigos de derechas siguió en el cargo para evitar con ello que ocupara el puesto otro que perjudicara por sus ideas más avanzadas la paz y los intereses de aquel pueblo…”

Y en múltiples declaraciones, recogidas en el sumario del proceso judicial contra José Perelló Torrens, el religioso escolapio de Tormos califica el proceder del alcalde durante la Guerra Civil como el de un “buen cristiano y perfecto caballero” y remarca que:

“durante el tiempo que estuvo refugiado en el pueblo junto con otro religioso de la misma orden [el hermano Pascual] el alcalde hizo cuanto estuvo de su parte para que no le pasara nada, habiendo hecho esta misma labor con otras personas de derechas allí refugiadas, de las que incluso tenía a alguna refugiada en su casa [se trataba de Fabián Lull Estela]”.

Durante los espinosos tiempos de la Guerra Civil, José Perelló al frente de la alcaldía tuvo una actuación ejemplar, honrosa y humanitaria, no permitiendo la muerte violenta de ninguna persona en el término municipal de Tormos. Ofreció protección en Tormos durante toda la Guerra Civil a la monja carmelita Margarita Ballester Lloret, hermana de D. Joaquín Ballester Lloret (Cofundador de Fontilles) con otras tres monjas miembros de la comunidad del Convento de Carmelitas de Dénia (Salvadora Gasset Muñoz, Rosalía Díez y Avelina León González), que se instalaron en la casa de D. Joaquin Ballester durante la contienda. También dió refugio en Tormos a dos padres escolapios, uno de ellos, el padre Luis Ripoll Ginestar (1869-1956), natural de Tormos, a un gran propietario y ex alcalde del municipio de Benimeli (Fabián Lull Estela [1894-1967]) y otros terratenientes del pueblo de Tormos (Vicente Ballester Ballester [1867-1945] y  su hijo Vicente Ballester Tur [1895-1960]), a los que con la ayuda de su hijo mayor, el teniente del Ejército Popular Republicano José Perelló Ballester (1913-1938), protegió frente a quienes querían acabar con sus vidas en octubre de 1936. Esto es, un camión de sicarios anarquistas proveniente de Pego capitaneado por el pegolino Salvador Vedilla Sendra (1893-1940) y enviado al pueblo de Tormos por el cenetista y vecino de Orba Joaquín Ballester Torrens (1903-1940), ambos implicados, según la documentación judicial, en asesinatos a sangre fría de varias personas en los términos municipales de Gandía y Sagra, respectivamente.

José Perelló Torrens tampoco delató a aquellos vecinos tormenses que se habían escondido para no ir al frente, entre ellos el futuro alcalde franquista José Peretó Arbona (1912-1994), ante el capitán de Recuperación del Servicio de Información Militar (SIM) cuando en la primavera de 1938 visitó Tormos en busca de encubiertos, ni permitió que los delincuentes infiltrados en los comités revolucionarios (“Pepas”) de Denia y (El) Vergel, pertenecientes a la Confederación Nacional del Trabajo (CNT) y la Federación Anarquista Ibérica (FAI), asesinaran a la gente de derechas de Tormos ni a los curas y monjas allí refugiados.

Con relación a los bienes civiles (tierras e inmuebles particulares y archivo municipal) y eclesiásticos (iglesia, patrimonio artístico, archivo parroquial y objetos de culto y liturgia) su integridad fue preservada por el alcalde. Así, ni permitió la colectivización de las tierras del término municipal ni consintió que los delincuentes de la CNT-FAI quemaran la iglesia del pueblo, la única del valle de la Rectoría que conserva un retablo del siglo XVIII. Los objetos litúrgicos y las imágenes más valiosas fueron escondidos, con la ayuda del alcalde republicano, por el sacerdote escolapio Luis Ripoll Ginestar  en varias casas del pueblo.

Padre Ernesto Camps Ginestar

Padre Ernesto Camps Ginestar

Con respecto a lo descrito, en nuestras conversaciones con el padre escolapio Ernesto Camps Ginestar (1927- 2013), hijo de Tormos, nos confirmó lo declarado por otras fuentes coetáneas de carácter oral (Francisca Perelló Ballester, 1920-2015) y escrito (Archivo Histórico de la Defensa), relatándonos que siendo un adolescente Ernesto Camps, durante los años 1936-1939 de la Guerra Civil Española, se refugiaron en el pueblo de Tormos algunos religiosos/as. Y que entre ellos destacaba el escolapio tormense Luis Ripoll Ginestar, con el cual mantuvo una fructífera relación.

De la presencia de religiosos/as en Tormos, también precisó el Padre Ernesto, que sus padres Enrique y Carmen eran trabajadores y caseros del domicilio particular de D. Joaquín Ballester Lloret que este poseía en Tormos, y que en este domicilio también se refugiaron durante los años que duró la Guerra Civil Española, la monja carmelita Margarita Ballester Lloret hermana de D. Joaquín, con las tres monjas antes mencionadas del mismo convento de Dénia y otros dos religiosos escolapios. A todas estas personas, el alcalde de Tormos, José Perelló Torrens los tuvo a buen recaudo, salvaguardándolos de los crímenes que se perpetraban en esas fechas contra los religiosos, evitándoles una muerte cruel. Pero su actuación intachable al frente de la alcaldía no le sirvió para evitar la represión franquista de posguerra.

 

Más información en el blog:
http://cardonan7.blogspot.com.es/2015/08/jose-perello-torrens-1-alcalde.html

 

Continuará en el Capitulo 2º de 1939 a 1955.

 

                (1) El profesor Joaquín Riera Ginestar defiende la tesis de que la Guerra Civil Española (1936-1939) no fue una guerra civil entre dos  Españas sino el fruto de la determinación de dos Españas minoritarias y extremas de acabar con la otra, la mayoritaria Tercera España. En esta España intermedia o central, podían haberse integrado gentes de toda condición, edad, clase e ideología, excluyendo de ella a aquellas otras dos Españas, la fascista por una parte, y la anarquista, comunista, trotskista y socialista radical por otra; dos Españas que querían ensayar por encima de todo revoluciones totalitarias que ya habían triunfado en la Unión Soviética,  en  Alemania  o  en  Italia,  en  un  clima  de  violencia  y anulación  de  las  libertades. La frustrada Tercera España la formaban, como decía el gran periodista Manuel Chaves Nogales (1897-1944), “ciudadanos de una república democrática y parlamentaria que solo querían ganarse su pan y su libertad en paz y justicia”.

                (2) Fuente: The Statue of Liberty-Ellis Island Foundation.

 

Personajes de la Rectoria  -Ver toda la serie-

-I Joaquín Ballester Lloret, Mecenas y Cofundador de Fontilles y Alcalde de Gandia. Capítulo I

-II Joaquín Ballester Lloret, Mecenas y Cofundador de Fontilles y Alcalde de Gandia. Capítulo II

-III José Albiñana Rubio. Fotógrafo de cámara de la Reina Isabel II y pionero en el uso del daguerrotipo en España

-IV Fernando García Sendra de Pego, Párroco de Sagra y Beato

-V Escolapio P. Ernesto Camps Ginestar

-VI Aurelio Naya Ferrer, Alcalde

-VII Doctor Tomás Mut Mut

Contenido patrocinado
La Marina Plaza. Noticias. Diario de la Marina Alta.