LA MARINA PLAZA

Corts Valencianes Actes del 9 d'Octubre
Periodismo, pase lo que pase
Publicado: Viernes, 19 Junio, 2015

Racó del Sord, el turismo más rural posible

Hay una casa rural en La Marina Baixa que, más allá de su ubicación y estilo, transmite otras connotaciones que la convierten en la más rural de todas las que se pueden visitar en la comarca. Se trata del establecimiento llamado Racó del Sord, ubicado a 1,5 kilómetros de la pedanía de Confrides conocida como L’Abdet, a los pies de La Serrella y pegada al Barranc del Sord que le da nombre, en el vértice norte de La Vall de Guadalest. Tal es así que el suministro eléctrico proviene de la autogeneración con energía fotovoltaica y el agua que utiliza sale de un aljibe propio que recoge la de lluvia. En un entorno montañoso y a unos 800 metros de altitud, esta casa rural que se alquila entera reúne todas las condiciones necesarias para el viajero que quiera desconectar. 

Aspecto exterior de la casa

Aspecto exterior de la casa

La casa es del matrimonio formado por Cristina y Alejandro, ella de València y él de Madrid, que llegaron allí hace más de dos décadas, aunque como centro de turismo rural funciona desde 2003. Su historia es la de tantas parejas que un día decidieron buscar otra forma de vida en un entorno rural, así que cuando llegaron optaron por dedicarse a criar un rebaño de cabras y, con su leche, fabricar queso artesanal, algo nada fácil porque, para su comercialización, por entonces ni siquiera podían contar con internet.

Finalmente, tras una “decisión meditada”, optaron por acondicionar una parte de la casa, restaurada con el debido respeto a todos los elementos constructivos originales para enfocarla hacia el turismo rural. Ellos viven en una de las zonas y la otra es la que esconde los aposentos para 8-10 personas, con estancias tradicionales de piedra y viguería de madera y ventanas en todas ellas con extraordinarias vistas a las zonas boscosas del entorno. Un inspirador lugar que tiene en el silencio y la naturaleza el principal aliado del visitante que busca un descanso activo, ya que puede encontrar en cualquier dirección sendas y caminos que seguir en plena naturaleza.

Una de las habitaciones de la casa rural

Una de las habitaciones de la casa rural

Racó del Sord2

Cristina y Alejandro no solo criaron allí a su hijo, sino que con el tiempo han conseguido moldear su estilo de vida al mismo tiempo que generaban su propia forma de autoempleo. Una envidia para muchos en los tiempos que corren. Y ahora ofrecen un trato personalizado que incluye el servicio de restauración al gusto del cliente, si es que quienes se alojan no desean utilizar la cocina de la casa. 

Hasta hace un par de años habían podido cultivar un pequeño huerto con todo tipo de verduras, pero ahora también están sufriendo la sequía que azota a la comarca y necesitan guardar el agua del aljibe para el consumo humano, lamenta Cristina. No obstante, la misma naturaleza ofrece frutas y hierbas como base de la alimentación de la zona. La propietaria nos comenta que el perfil de sus clientes es mayoritariamente español, aunque en verano ya han empezado a llegar grupos de alemanes e ingleses.

La chimenea del salón del alojamiento

La chimenea del salón del alojamiento

Desde que abrieron, estos meses de mayo y junio son inexplicablemente los más flojos para el establecimiento, probablemente porque el inicio de la llegada del buen tiempo incita a buscar la playa, pero los precios del alquiler también ayudan a buscar el remanso de paz de Racó del Sord. Hasta ocho personas, salen a 20 euros, hasta seis a 25 y hasta tres a 30, aunque como admiten mascota, también le cobrarán 10 euros adicionales si se la lleva.

La casa tiene todos los servicios necesarios, incluso una pequeña piscina para el verano, aunque el atractivo de este alojamiento no es difícil imaginarlo en en invierno al ver en la estancia su gran chimenea.

 

Deja tu comentario

Contenido patrocinado
La Marina Plaza. Noticias. Diario de la Marina Alta.